Altas horas de la noche (+18)


ahdln

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: SHINee (grupo k-pop)

Pairing: 2min, Jongkey, minkey, jongtae, ontae, … 

ADVERTENCIA: Orgía 

De noche, a oscuras, los gemidos llenaban ya la habitación y los amantes se acariciaban apasionadamente, casi con desesperación. Tumbados desnudos en la pequeña cama individual, muy juntos, entre besos y otras caricias ambos sentían solo la necesidad de estar aún más cerca del otro. Para ellos solo existían ellos dos, y el resto del mundo pasaba a segundo plano. Tan ocupados estaban con el cuerpo del otro que no oían los repetidos golpes en la pared de la habitación ordenándoles dejar lo que hacían e irse a dormir “¡de una maldita vez!”.

– Ah… hyung… mas… – gemía el maknae

– Oh… Minnie…

Las manos del rapero reseguían con avidez el cuerpo del menor, el pequeño tampoco se quedaba corto y se arrimaba todo lo posible a su novio con su delgado cuerpo de bailarín. Se contorneaba con facilidad para adaptarse a su cuerpo musculado, quería sentirle más cerca, más fuerte, más profundo.

Su espalda se arqueó por el placer al sentir la intrusión, y lágrimas de dolor nublaron sus ojos, pero no tardó en acostumbrarse a él y ambos se fundieron en un largo y apasionado beso mientras empezaban a moverse sincronizadamente.

El ritmo iba aumentando a medida que se excitaban aún más, hasta que ambos hubieron llegado al orgasmo.

El mayor aún se recuperaba de los espasmos que el menor ya le pedía más.

– Minnie… déjalo… es tarde… – su voz salía entrecortada de sentir al menor jugueteando con su cuello – mañana tenemos que levantarnos temprano y… – los labios del menor sobre los suyos le silenciaron.

Ya no necesitó más estímulos, su cuerpo simplemente seguía los movimientos del maknae, su consciencia, acallada por sus besos, no podía hacer nada contra eso.

En pocos minutos la profunda oscuridad de la habitación se llenaba de nuevo con sus gemidos. El ritmo volvía a subir.

“BLAM”

– ¡NIÑOS, A DORMIR! ¡¡¡YA!!!

Ambos se sobresaltaron al oír el portazo y los gritos de su Umma que les miraba furioso des del umbral de la puerta.

Disimular no servía de nada en la situación en la que se encontraban.

Taemin, completamente sonrojado, se zambulló bajo las sabanas y se escondió detrás del cuerpo de su novio mientras murmuraba incoherencias “no Umma, yo no quería, ya íbamos a dormir…” Minho miraba alternativamente a Key y a Taemin, intentando decidirse si debía o no sucumbir bajo los mandatos de la Diva.

– En serio chicos, mañana hay que levantarnos temprano y ya es suficientemente difícil intentar rechazar al salido de Jjong como para que encima le pongáis aún más cachondo con vuestros gemiditos…

– Vamos Keyssi… déjales a lo suyo y hazme caso de una vez…

– ¿Que parte del “NO” no entendiste??? – siguió enojado el rubio mirando ahora a su novio – te dije que estoy cansado.

– Vamos, ¿por qué no admites que simplemente no eres bueno? – le retó Minho con una sonrisa de superioridad.

– ¿Dis-cul-pa? – le respondió Key articulando mucho las silabas. – ¿insinúas algo?

– No insinuó, afirmo – siguió este riendo- vamos Key, no nos culpes de tu impotencia, es algo completamente normal tener sexo con tu novio por las noches, si no quieres hacerlo con Jjong es porque tienes miedo de decepcionarle…

– Así que crees que no soy bueno en la cama ¿eh keroro? – respondió este mientras se alejaba de su novio, mirando al rapero retadoramente.

Se acercó hasta quedar a pocos milímetros de su rostro, con una media sonrisa y esa seductora mirada felina… Y sin dejarle apenas tiempo de reaccionar llevó su mano derecha a la entrepierna de él, agarrándolo y masturbándole con fiereza, mientras sus dientes mordían su pecho y dejaban marcas rojas alrededor de sus pezones…

En apenas instantes Minho ya no podía resistir el placer que su hyung le causaba, los gemidos escapaban inevitablemente de sus labios y su cuerpo se arqueaba por el placer. Jamás habría imaginado k esa diva amante del color rosa pudiese ser tan excitante…

Taemin había levantado la cabeza de debajo de las sabanas y miraba atónito el espectáculo, le excitaba a la vez que le ponía celoso. Porque Key estaba tocando a SU novio y por la forma en que este gemía en respuesta, con el nunca era tan rápido.

– Joder Yeobo, en serio, llevo pidiéndote sexo toda la noche y pasas de mi ¿y ahora se lo haces a él? – refunfuñaba Jjong más divertido que enfadado, la escena le ponía demasiado. Sabía que por fin había conseguido desatar a la bestia encerrada dentro de Key.

Iba acercándose desde el umbral de la puerta cuando sintió que Taemin le saltaba encima, arrapando su cuerpo desnudo al de el mientras le lanzaba a su umma una mirada furiosa.

Jonghyun miraba divertido los infructuosos intentos del maknae de seducirle. Aun estando totalmente sonrojado y avergonzado por la repentina situación, estaba totalmente decidido de vengarse de su umma quitándole a su novio y acariciaba seductoramente el pecho desnudo del más bajo. Quien no parecía reaccionar a estos estímulos.

Pero Key si reaccionó a los intentos del Maknae de ponerle celoso. Dejó lo que tenía entre manos, recibiendo las quejas y maldiciones de un Minho demasiado excitado y, haciéndose el indignado, se dirigió hacia ellos y le aparto las manos a Taemin, agarrándole desde la espalda.

– No sin mi permiso – le susurró mientras le mordía el lóbulo de la oreja, haciendo que el menor se excitara aun mas – que ganas de jugar tiene mi niño… qué tal si le enseñamos juegos de mayores, eh Jjong?

Este no respondió con palabras y simplemente le agarró el rostro para besarle apasionadamente. Des de allí ya paso directamente al cuerpo del bailarín y siguió bajando dejando a su paso un rastro de saliva que se juntaba con el sudor del menor, hasta llegar a su entrepierna, ya completamente despierta.

Key por su parte, dividía su atención entre el cuello, el cual mordía salvajemente, y los pezones del menor, ya completamente duros y enrojecidos. A los pocos segundos los tres se encontraban tumbados sobre la vieja alfombra y los gemidos del maknae llenaban la habitación.

Cuando la diva levantó la cabeza para tomar aire vio como Minho les observaba sentado en el borde de la cama, masturbándose ante tal escena.

– ¿Qué Minho? ¿No te unes a nosotros? – le sugirió este con una mirada lasciva.

– No… yo… esto no tendría que estar pasando…

– Vamos, vamos, nos estamos divirtiendo mucho con tu novio…

Ante esta última provocación el rapero se levantó y, sin una palabra, se unió a ellos.

Se sentó sobre el pecho sudoroso del maknae, introduciendo su miembro en su boca, abierta por la excitación y la falta de aire.

El ruido de la habitación pareció desaparecer al ser silenciados los ruidosos gemidos de Taemin, lo que hizo que pudieran escucharse los lametones y succiones, que pronto fueron cubiertos por unos gemidos mas graves provenientes del musculado pecho del rapero.

– Yo aquí vigilando la alimentación de mi niño y vas tú y le metes cualquier porquería en la boca…

Minho levanto la mirada desconcertado al oír el comentario de la Diva para encontrarse con su mirada felina y desafiante.

– ¿Qué pasa? ¿mmm… Te la quieres… comer tu? – le respondió entre gemidos, esbozando una sonrisa lasciva

– Yo no me la metería precisamente en la boca…

– ¿Ah no? ¿Y qué harías…aah… tú con ella?

– Ven aquí y te lo enseño…

El rapero finalmente se separo de su novio y se acercó a la umma para seguirle el juego. Mientras esta le esperaba con los brazos cruzados y una media sonrisa. Cuando estuvo suficientemente cerca le empujo haciéndole chocar contra la pared y aprisionándole con su cuerpo desnudo.

Key le cogió por las muñecas apartando las manos de el de sus hombros, por donde lo cogía, para colarlas debajo de la camiseta de su pijama, animándole a quitarle la ropa.

Sentir la piel de la diva, casi tan suave como la de su Minnie hizo que Minho se encendiese. La situación el general cohibía bastante. Estar haciéndolo con Jongkey… nunca se lo habría imaginado, pero todo había surgido tan natural que no había podido negarse.

Se deshizo de la camiseta rosa que la diva llevaba para dormir y extasiado ante la visión de ese cuerpo pálido se acercó aún más, buscando con sus labios los de él.

Se detuvo a apenas unos centímetros de su rostro pues el rubio le había detenido con un dedo sobre sus labios. No dijo nada, solo segó con la cabeza y se dirigió a su cuello para empezar a lamerlo y morderlo con fuerza.

A Minho no le hicieron falta más señales para entender las reglas del juego “nada de besos en la boca fuera de tu pareja” al fin y al cabo eso era solo un juego. Pues bien, una vez se saben las reglas no es tan difícil jugar.

Agarró a Key por el trasero, juntándolo a su cuerpo y levantándole en el aire, para dejarlo sentado sobre el mueble de la habitación. Fue bajando, poco a poco, mordiendo y lamiendo el torso del mayor, dejando un reguero de saliva por todo su pecho.

– Keyssi… vuelve a hacer lo de antes… – le pidió mientras tomaba sus manos y las dirigía a su entrepierna.

El mayor bajó del mueble y empujó al otro atrapándole contra la pared.

– Vicioso… – le susurró al oído mientras se arrodillaba frente a él y tomaba su miembro entre sus manos, para pronto llevárselo a la boca.

Las piernas de Minho se doblaron y este cayó al suelo inevitablemente, quedando recostado contra la pared y con la umma ente sus piernas no podía resistir el placer que este le estaba dando. En apenas segundos estaba demasiado excitado. Enredó sus dedos entre los cabellos rubios del mayor, jadeando de placer, sin poder contener ya sus gemidos.

– Aaahhh…, hmmmm… – se escuchaba al moreno ya sin control -Taemin… Más…

Key levantó la cabeza de entre sus piernas, mirándole burlón.

– No puedes estar 10 minutos sin tu novio ¿eh…?

Se levantó y antes de que el más alto dijera nada le cogió de la mano y le llevó de regreso con los otros dos, cuyas manos estaba ocupadas cada una en la entrepierna del otro, mientras sus cabezas reposaban en sus hombros, ambos abrumados por el placer.

Minho tomó a Taemin por la espalda, abrazandole por detrás y susurrándole su nombre en la oreja, llamándole con voz grave y sensual.

El pequeño respondió con un un profundo gemido que casi parecía imitar el nombre del rapero, echó los brazos atrás para tomar entre sus manos su rostro y unir sus labios en un húmedo beso, recostando la cabeza contra el hombro del mayor, sintiendo todo su cuerpo desnudo y excitado contra su espalda, queriendo sentirle aun más cerca…

Jjong dejó de acariciar al menor a la que este dejó de prestarle atención, todos los sentidos vueltos hacia su novio.

Sonrió al sentir las manos de Key abrazando por detrás, acariciando su pecho. Los suaves dedos de su princesa no podían ni compararse con el tacto del cuerpo del bailarín.

Tiró de sus brazos para darle la vuelta y hacer que quedase en frente suyo, sentado entre sus piernas abiertas.

El rubio enredó los dedos entre los cabellos oscuros del mayor, aproximando su rostro al de él que le esperaba jadeante con los ojos cerrados, los labios entreabiertos, curvados en una suave sonrisa, las mejillas rojas, ardientes.

Rozó sus labios con suavidad, tomándose su tiempo. Luego los lamió lentamente, saboreándolos. Hasta que ya no pudo aguantar más e introdujo su lengua en la cavidad del mayor, chocando con la suya en una lucha excitantemente apasionada.

Sus cuerpos rozándose. Sus lenguas luchando. Sus gemidos resonando en la habitación, juntándose con los agudos quejidos del maknae y los graves jadeos del rapero que le embestían rítmicamente.

Ambas parejas disfrutando del otro en extraña cercanía, todo escrupulo ya dejado atrás, simplemente entregados a la lujuria y el placer. el calor aumentando por momentos, igual que los sonidos que los jóvenes emitían por el placer.

La cabeza del más joven bajó lentamente, impulsado por la mano del cantante principal, hasta que sus labios rozaban el miembro desatendido de la diva rubia, ocupada en dar placer a su novio con sus dedos.

El bailarín pareció dudar un instante, pero luego sus labios engulleron el pálido miembro, duro y rígido, lamiéndolo al ritmo de las embestidas de Minho en su entrada.

Key, sorprendido por el menor y absorto por el placer que este le causaba soltó el miembro de su novio, quedando completamente recostado contra él, su espalda contra su pecho, su cabeza contra su hombro, sus dedos clavados en sus muslos, tensos por el placer.

Pero al mayor no pareció importarle quedarse desatendido, embelesado por las expresiones del rubio simplemente le miraba, acariciando la piel de su pecho y vientre lisos y guiando la cabeza del pequeño maknae en sus lamidas, hasta que el menor ya no necesitó de la guía del cantante en sus movimientos, se dejaba llevar por la excitación y la lujuria y su instinto le impulsaba a seguir. Pronto su cuerpo no pudo soportar el intenso placer. Las embestidas del rapero, juntándose con los gemidos de la diva y las manos del cantante entre sus cabellos eran una combinación explosiva.

Sintió los ya familiares espasmos recorrer su cuerpo y supo que había llegado a su límite, viniéndose en la mano de su novio, viéndose obligado a liberar el miembro de la Diva de entre sus labios para jadear en busca de aire.

Key se inclinó hacia él, apartándole los mechones de la frente en gesto tierno, pero Jonghyun tiró de él para impedírselo, reclamando su completa atención.

Le besó, introduciendo su lengua en su boca y sus dedos en su entrada, dilatándole para su inmediata invasión.

Mientras Minho había terminado ya en el interior de Taemin, aun exhausto por la intensa oleada de placer. Ambos 2min, el grande y robusto rapero y el pequeño y delgado bailarín se abrazaban en el suelo jadeantes, recuperándose.

Ahora eran los gemidos de Jongkey los que se oían en la sala, y resonaban en las paredes de la habitación de los maknaes.

Taemin se levantó, ya más descansado, escurriéndose de entre los brazos de su novio aun exhausto. Los intensos gemidos de la Diva le habían excitado de nuevo, y Minho no parecía capaz de ocuparse de eso.

Se acercó gateando a donde la pareja se encontraba dándose cariño cogió entre sus manos la cabeza de Key, montado sobre su dinosaurio, agarrándole del cabello y obligándole a echar la cabeza hacia atrás. Lamió su cuello des de la clavícula hasta la oreja, para después morder el lóbulo, haciendo que el mayor soltase un suspiro entre los gemidos provocados por su novio.

Oír sus gemidos le dio una idea, y se acercó aun más para gemir en su oreja, fingiendo un orgasmo aun más potente que el del rubio.

Jonghyun sonrió, divertido ante la idea del no tan inocente maknae, acelerando aun mas el ritmo de sus embestidas, hasta que Key no pudo más y cayó exhausto, abrumado por las caricias de ambos, hyung y dongsaeng.

Jonghyun le besó en la frente suavemente antes de separarse de él y dejarle reposando sobre la alfombra para ocuparse del maknae que reclamaba su atención descaradamente.

– Eres una putilla peque… – le susurró mientras le atraía hacia él y le sentaba sobre sus pernas, de espaldas a él. Por suerte para el maknae sus anteriores encuentros con Minho le habían preparado, pues el mayor le embistió sin previo aviso, abriéndose paso en su interior sin compasión alguna.

El bailarín gemía sin control, enloqueciendo por sus movimientos y la rudeza con que el mayor se movía, suplicando por más, completamente abrumado por el placer.

En uno de sus gemidos pareció llamar a su novio, que inmediatamente acudió a su lado para besarle con pasión mientras el otro seguía embistiéndole.

Key se unió al poco rato también, besando también a su novio respectivo y acariciando du pecho con lujuria.

– ¿¡¿Qué demonios…?!?

Onew había abierto la puerta y miraba atónito la escena que se desarrollaba en el interior de la habitación oscura. Se quedó bloqueado, mientras sus ojos se acostumbraban a la penumbra, incapaz de apartar la mirada. Su cerebro no podía procesar lo que estaba viendo, pero su cuerpo si empezaba a reaccionar.

Minho fue el primero en percatarse de su presencia, dándose cuenta entonces de la situación en la que estaba y de la locura que se estaba llevando a cabo. Teniendo otra vez uso de la razón, se separó de los demás y corrió a cubrirse con lo primero que encontró, farfullando incoherencias sobre la presencia del líder allí.

Fue entonces cuando los demás se dieron cuenta de que ya no estaban solos.

Jonghyun giró la cabeza, sorprendido y sin saber cómo reaccionar. Taemin, demasiado concentrado en su propio placer, simplemente se separó de Jonghyun dándole la espalda al recién llegado. Key, demostrando una vez más ser una diva desvergonzada, se levantó con movimientos felinos, acercándose al mayor con una media sonrisa y una mirada lujuriosa pintadas en su rostro.

– Hola líder – le dijo con voz seductora mientras le acariciaba el pecho por encima del pijama – ¿te apuntas?

Eso fue el detonante para que Onew reaccionase, apartando su mano de un empujón y retrocediendo.

– ¿Pero qué…? ¿Estáis locos? ¿Qué pollas estáis haciendo???

– ¿No dijo el coreógrafo que no nos compenetrábamos suficiente? – respondió acercándose de nuevo. – vamos hyung, únete, que tu cuerpo te lo pide…

Se oyeron de fondo las risas de Jonghyun. Él y los dos maknaes se habían quedado absortos contemplando la escena.

Onew estaba bloqueado de nuevo, no entendía la situación. ¿qué podía haber llevado a sus dongsaengs a realizar tal locura???

Mientras el líder intentaba asumir la situación Key había ido rodeándole, acariciándole con la punta de los dedos hasta quedar en su espalda.

– No pienses – le susurró al oído – solo déjate llevar.

Y sin darle tiempo a responder le empujó hacia el centro de la habitación, con una fuerza impropia de la diva que le hizo caer encima de la alfombra, bajo la mirada atenta de los otros tres, que le observaban cual depredadores a su presa.

Taemin, al ver que Jonghyun saltaba sobre él sin el más mínimo escrúpulo para empezar a desnudarle, prácticamente arrancándole la ropa, se giró para mirar a Minho, pidiéndole con los ojos que se les uniera. Este abandonó de nuevo su pudor, sonrió, y cogió la mano del maknae para unirse al juego.

Una vez reunidos los cinco empezaba la verdadera fiesta.

Key se había unido también, y entre él y Jonghyun ya le tenían desnudo y gimiendo de placer. La diva le había atado las manos en la espalda con su propia camiseta y devoraba su cuello con hambre voraz. Jonghyun se había acomodado entre sus piernas y acariciaba su enorme miembro mientras le preparaba lamiendo su entrada.

2min se unieron, dándole placer por otros métodos, haciendo que el mayor se olvidase de todo rechazo.

De repente Taemin se levantó, con la idea en mente, y se dirigió al armario.

– El látigo mejor no Minnie, que te conozco… – le llamó Minho aún inclinado sobre Onew.

El pequeño se giró, con un puchero de contrariedad, mientras Key miraba a ambos incrédulo.

– ¿Cómo que el látigo? ¿Tenéis un látigo? – casi gritaba por la sorpresa abandonando él también sus caricias – ¡pero Minho! ¿Qué demonios le haces a mi niño?

– Em… bueno… – Minho miraba alternativamente a Key, entre sorprendido y enfadado esperando una explicación, y a su novio, que sonreía desde detrás con una mirada diabólica. – Yo… verás…

la explicación de Minho se vio interrumpida por los desgarradores alaridos de Onew, a quien el vocalista embestía con fuerza.

– Puppy cariño, no seas tan bruto que tiene que poder bailar mañana… – le llamó Key acercándose a él y arrodillándose a su lado.

Jonghyun le recibió con los brazos abiertos, atrayéndole hacia él para unir sus labios en un potente beso, derrochando sobre él toda su lujuria contenida, pasando a moverse dentro de Onew de un modo más suave mientras Key le distraía con sus caricias.

Minho observaba al trío hasta que sintió a Taemin detrás de él, abrazándole por la espalda y besándole el cuello.

– Pensaba que te gustaba mi látigo – le susurró.

– Me encanta tu látigo – replicó el mayor girándose para atraparle entre sus brazos. –  Es solo que no me pareció el mejor momento…

El pequeño sonrió, como satisfecho de sí mismo, murmurando un “asi que te gusta mi látigo… ¿Eh?” mientras le besaba de nuevo, sentándose sobre sus piernas, haciendo que sus órganos se rozasen, provocando que ambos terminaran de endurecerse.
Pronto los dos estuvieron tumbados sobre la alfombra acariciándose mutuamente con pasión, necesidad y lujuria. Ambos gemían sin control, habiendo sucumbido al placer provocado por el otro, liberando su excitación en forma de profundos gemidos que se juntaban con los del otro grupo, apenas a unos centímetros de ellos.

Estos ofrecían una imagen sorprendente, aunque todo parecía normal esa noche.
El líder había conseguido liberarse de las potentes embestidas de Jjong, quien ahora penetraba apasionadamente a su novio, a cuatro patas sobre la alfombra.

Onew había conseguido también deshacerse del cinturón con que Key le había atado las manos minutos antes, y miraba a la pareja frente a él con una extraña expresión.
Una expresión de sorpresa y temor, pero también de curiosidad y deseo. No podía negar que su cuerpo había reaccionado a las acciones de sus dongsaengs, no podía negar que deseaba unirse a ellos.

Llevó inconscientemente su mano a su miembro levantado y majestuosamente hinchado, más grande que el de ninguno de sus compañeros.

Empezó a masajearlo suavemente, apenas dando unos golpecitos a su miembro despierto de forma inconsciente, moviéndose por instinto llevado por la excitación causada por el espectáculo de sus dongsaengs.

Por un momento recuperó la cordura, avergonzándose de sus propias acciones, separando inmediatamente su mano de su entrepierna, asustado de nuevo ante lo que pasaba en la habitación.

No pudiendo resistir mas ver como Jonghyun embestía a Key con sonoros gemidos y como este arqueaba su espalda por el placer se dio la vuelta, solo para encontrarse a los dos maknaes hechos un lio de brazos y piernas en el suelo, gimiendo también por sus propias caricias.

Su propio miembro palpitaba excitado, suplicándole por un mínimo de atención ante las imágenes que se gravaban en sus retinas y los sonidos que llegaban a sus oídos, incluso podía sentirse el olor del sudor y el semen de sus compañeros.

Finalmente sucumbió a sus propias necesidades, llevando de nuevo su mano a su pene hinchado y palpitante, necesitado de las tan deseadas caricias. Pronto empezó a aumentar el ritmo, moviéndose arriba y abajo con rapidez, envolviendo su órgano con sus dedos.

Sentía fuego en su interior, oleadas de ardiente placer que recorrían su cuerpo des de su entrepierna a todos los rincones de sus ser, hasta que se vio interrumpido por Key, que tomó sus manos para apartarlas de ahí y sonreírle des de abajo, aun siendo penetrado por el vocalista.

– Hyung…- murmuró con voz entrecortada por el placer- ¿Aun no te… Te has dado… Hm… Cuenta de que aquí… Lo hacemos todo… Ah… Juntos?

– Empiezo a enterarme – respondió el líder sonriendo – pero ya sabes lo torpe que soy. ¿Por qué no me ayudas a entenderlo?

La Diva sonrió ante eso, llevando allí sus manos para agarrarlo con fuerza, apretando su pulgar sobre el sensible glande.

Se acercó aun mas a su miembro para lamerlo des de la base, resiguiendo las venas que se marcaban en él, moviendo con sus dedos la tensa piel, hasta que finalmente lo engulló, tragando en un delicioso movimiento de vaivén, arrancando al mayor profundos suspiros.

– Omma… – oyó de repente la voz de Taemin junto a él. – Yo también quiero chupachups… ¿Me dejas? – Le preguntó con su mejor cara de inocencia, lo que provocó risas en su novio, acostumbrado a sus juegos, y asombro en Key, quien se separó por inercia permitiendo al pequeño tomar su “chupachups”.

Key miraba atorado como el maknae devoraba con maestría el miembro del mayor, e iba a unirse a él cuando sintió como las embestidas de Jonghyun llegaban a ese punto sensible en su interior, saturándole completamente de placer. Sentía que iba a correrse, que estaba ceca del orgasmo, pero su novio fue más rápido.

Sintió como su esencia se esparcía por su interior, escurriendo un poco entre sus piernas, llenándole por completo.

Jjong se derrumbó sobre suyo, saliendo de su interior, agotado por el potente orgasmo, sintiendo como los espasmos recorrían aun su cuerpo.

– Yeobo… – le susurró Key al oído, girándose y abrazándole – te sientes tan bien dentro de mí…

– Kibummie… – murmuró el vocalista inspirado por sus palabras le tomó de nuevo en sus brazos, besándole apasionadamente, jugando con su lengua en su cavidad.

Se separaron, jadeantes, recostando sus frentes la una con la otra, sonriéndose mutuamente.

– Joder Puppy, pensaba que habías terminado ya… – exclamo Key bajando la mirada a su entrepierna.

– Ya sabes, me pones, – respondió el otro simplemente – si es que contigo no pararía ni un segundo… Volvió a besarle, devorándole la boca más bien, para pasar luego a su cuello, y al mirar detrás de él se fijó en los demás.

Taemin decoraba con ansias el miembro del líder, majestuosamente erguido, mientras Minho solo miraba extasiado, acariciando sutilmente al pequeño.

– Creo que voy a ocuparme de Minho un rato- le susurró a Key a la oreja. – se le ve aburrido, ¿No te parece?

El rubio se giró, y rió al ver a que se refería su novio.

– Si a ti te lo parece… – remoloneó haciendo un pucherito, luego le sonrió y le empujó a irse.

– Ve, ve, pero no seas muy duro con el…

– ¿Duro? ¿Yo? Pero si soy la ternura personificada…

– Claro que si Yeobo. – Se reía el menor.

Observó como su novio se levantaba para abrazar al menor por atrás, devorándole el cuello como segundos antes hacía con él, para después empujarlo bruscamente a cuatro patas sobre el suelo, inmovilizándole, preparando con los dedos su entrada para temor del menor.

Key suspiró, entre resignado y divertido por la brusquedad de su cachorrito. A veces se comportaba demasiado bruto, aunque a veces era tan tierno…

Los gemidos del líder le sacaron de sus cavilaciones, obligándole a fijarse en lo que el maknae le hacía. Realmente parecía disfrutar tragándose eso. El que estaba claro que si disfrutaba era Onew, de eso no le cabía la más mínima duda. Sus gemidos se oían hasta el punto de parecerle demasiado ruidosos.

– Que Taemin, esta rico tu chupachups??? – pe pregunto pícaro en la oreja.

– Mucho Omma – respondió el aludido con una inocente sonrisa – ¿quieres probar? – añadió como si le ofreciese un delicioso helado.

Y Key no dudo en acercarse, medio riendo, para compartir ese dulce con el pequeño, lamiendo con él toda la extensión, sin dejar ni un trocito sin saborear. Sus lenguas a veces se encontraban en el recorrido por el órgano del mayor, y en esos casos ellos no dudaban en entrelazar sus lenguas para luego volver a ocuparse del líder.

Sus lenguas se entretenían en el majestuoso miembro del mayor mientras sus manos recorrían el propio cuerpo y los ajenos, haciendo que el mayor prácticamente colapsara por el placer.

– ¡¡¡Quita!!! – les interrumpió el grito del rapero.

Key se incorporó, buscando con la mirada a la provisional pareja, dejando al maknae saboreando su dulce.

– ¡Auch! – oyó quejarse a su novio – ¡¡¡vigila!!!

– ¡Lo he hecho a propósito idiota!

– ¡Me has dado una patada!

– ¿¿¿Hace falta que te recuerde lo que me has hecho tu???

– Vamos, si lo disfrutaste.

– Te equivocas, no soporto que me…

– Vamos niños, no peleéis. – les interrumpió Key poniendo una mano sobre el hombro de cada uno. – mejor haced las paces y nos divertimos los tres.

Jonghyun y Minho intercambiaron una mirada, con los ojos brillantes que no auguraban nada bueno, pero antes de que la Diva pudiera darse cuenta de nada se vio sentado encima de Jjong, que se había tumbado bocarriba, tomándolo por las caderas para penetrarle de una sola estocada, abriéndose paso entre su carne con el miembro duro y tieso.

Key gimió con fuerza, más sorprendido que adolorido, acostumbrado a sentirle dentro. En seguida se relajó y empezó a cabalgarle, siguiéndole el juego.

Sintió las manos de Minho en su pecho y su aliento sobre su cuello.

– Claro que sí Diva, vamos a jugar… – le susurró al oído.

Y antes incluso de poder procesar esta información sintió su miembro duro contra sus nalgas, entrando en su interior junto a su novio.

El dolor fue desgarrador y lacerante, más de lo que el rubio podía soportar. Aulló de dolor, maldiciendo y gritándoles a ambos que salieran de su cuerpo, pero estos no solo no le obedecieron, si no que le sujetaron para que no se moviera, susurrándole al oído que se calmara, asegurándole que lo iba a disfrutar. ¿Pero cómo iba a disfrutar eso si el dolor le atormentaba? ¿Si sentía como se partía en dos? ¿Si notaba la sangre degotando de su entrada magullada?

– Shhhht… – Le susurraba Jonghyun al oído – relájate Keyssi… Tranquilo… – añadió lamiendo sus lágrimas con dulzura.

Podía sentir los besos de Jjong en su cuello, los lametones y mordiscos de Minho en su hombro, las caricias de ambos en su pecho, en su espalda, en su miembro… No sabía a quien pertenecía cada mano, ni de quien era cada boca que la acariciaba con el muy obvio intento de distraerle, pero funcionó, porque al poco rato Key se sorprendió a si mismo gimiendo de placer, moviendo las caderas inconscientemente.

Sentía dolor, si, pero ya no era desgarrador, ya no era molesto, quedaba camuflado entre el inmenso placer que ambos le proporcionaban con sus sincronizadas embestidas.

No lejos de allí el líder parecía haberse cansado de las atenciones del maknae. Le había apartado, diciéndole que era suficiente y que quería intentar otra cosa, y el pequeño, con su ya común sonrisa lasciva no dudó en girarse y ponerse de rodillas, invitando al mayor a entrar en él.

Jadeó de dolor al sentirle dentro, embistiéndole en toda su magnitud, pero ahora no podía ya más que gemir por sus movimientos, abrumado por el placer.

No tardó mucho el líder en venirse en su interior, liberándose de la excitación acumulada des que había llegado, derrumbándose sobre la delgada espalda de Taemin.

Este le miró, algo frustrado por haber llegado al orgasmo antes que él y no haberle dejado acabar, pero su mal humor se fue en cuanto vio a los dos morenos penetrando a la vez a Key.

Era extraño, hipnótico, excitante, y automáticamente quiso unirse a ellos.

Se acercó al grupo. Jonghyun estaba tumbado en el suelo, Key sentado sobre él, y Minho embistiendo por detrás a este último. ¿¿Se podía hacer eso?? Quería intentarlo, aunque todos parecían muy ocupados en ese momento.

Solucionó su problema sentándose también en el pecho del vocalista, dándole la espalda a Key, metiéndole en la boca a la fuerza su miembro necesitado de atención.

Jonghyun se quejó al principio, intentó apartarle pataleando sin sentido, pero una vez tubo controlada la situación y comprobó que no se ahogaba tomó al maknae por las caderas, guiándolo en un delicioso movimiento de vaivén al mismo ritmo en que él seguía penetrando a Key, resiguiendo con lengua y labios toda su extensión.

Onew dudó unos instantes antes de seguir al maknae. Se quedó mirando al grupo, extasiado, como intentando adivinar donde terminaba un cuerpo y empezaba otro, hasta que finalmente se decidió a unirse al grupo.

Se colocó entre Taemin y Key, dándole la espalda al segundo, sentándose también sobre Jonghyun con torpeza, haciendo que este jadeara al sentir el peso extra.

Tomó con cuidado a Taemin de las caderas, posicionándose para entrar de nuevo en él. Mordisqueó su hombro y su cuello, y se quedó mirándole como esperando su aprobación.

Jadeando y sin girarse el pequeño asintió, y enseguida le sintió de nuevo en su interior. Aunque acabara de salir de él no se acostumbraba a su tamaño. Seguía doliendo, pero era un dolor placentero, y el movimiento demasiado delicioso como para prestar atención a nada mas, nada más que no fueran las rítmicas embestidas de Onew y la lengua de Jonghyun entre sus piernas.

A Key le había molestado la presencia de la nueva pareja. Había quedado claro que era partidario del “cuantos mas mejor” pero en ese caso no podía pensar igual. Él estaba disfrutando tranquilamente de sus compañeros. A punto de llegar al orgasmo por las caricias de ambos, pero sobre todo deleitándose de las exquisitas expresiones de placer de su novio, que gemía sin control bajo su cuerpo.

Y llegaban esos dos y no solo le tapaban las vistas si no que encima ya no podía escuchar los gemidos de su cachorrillo…

Pues lo sentía, le habían cortado el rollo. Para ver como otro le follaba la boca a su novio no hacia falta, para eso se iba con Minho a un lugar más… “intimo”. Aunque claro, se sentía tan bien el vaivén acompasado de ambos en su interior, la forma en que se movían a contratiempo, golpeando ahora uno ahora el otro ese punto en su interior…

Bueno, podía esperar, siempre podía irse luego. Pero cuando sintió a Jonghyun llegar al orgasmo y vaciarse en su interior decidió que realmente había tenido suficiente de eso.

Se levantó, no sin dificultad, separándose de ambos. Tomó a Minho de la muñeca y se lo llevó un poco más lejos, para sentarle en el suelo y acomodarse de nuevo sobre sus piernas.

A este no le quedaba ya ni rastro de pudor, el rechazo inicial había sido sustituido por deseo, la cordura por lujuria. No iba a oponerse más, lo estaba disfrutando con toda su alma, así que cuando la Diva se lo llevo y se sentó sobre sus piernas moviéndose para rozar su miembro con el de él, Minho no dudó en tomarle por las caderas acompañándole en su movimiento.

Pero eso no era suficiente, ambos se habían quedado insatisfechos, querían más. Key dio el primer paso, adelantándose para sentarse sobre el miembro del más alto, engulléndolo en su interior pero Minho no le dejó. Le empujó,  haciéndole quedar tumbado bocarriba, abierto de piernas frente a él, dominándolo, penetrándole de una sola estocada

En otra ocasión le hubiese dolido. Se movía duro, brusco, sin la más mínima compasión, pero esa noche… después de todo lo que había pasado nada era igual. Su cuerpo parecía preparado para cualquier cosa. Así que se abandonó al placer, disfrutando de cada movimiento en su interior, de cada caricia, de cada gemido de su compañero.

Hasta que vio al maknae detrás suyo, abalanzándose cual depredador hambriento.

Abrazó a Minho por la espalda, inmovilizándolo. Este sonrió al notar los delgados brazos de su novio a su alrededor, mas su expresión cambió radicalmente cuando sintió sus dedos lubricados dirigirse a su entrada.

– No, no, Minie, ¿¿¿qué haces??? – intentó quitársele de encima alarmado. Y al intentar librarse sintió otros brazos a su alrededor, los de Key, que ayudaba al Maknae con una sonrisa divertida. Si, claro, para la Diva ninguna idea era suficientemente descabellada.

– Es simple curiosidad… – respondió el pequeño riendo – para saber lo que se siente…

Aulló como un animal herido al sentirle entrar en su interior. Dolía, más de lo que había imaginado, pero dolía más su orgullo herido por están en esa posición, con las dos “mujercitas” del grupo susurrándole al oído que se calmara, que no había para tanto, que se dejara llevar, que “si ellos lo aguantaban cada día ¿porque no él?”.

Y a decir verdad, no era para tanto. El placer proporcionado por Key, moviéndose con él aún en su interior, sus paredes que le apretaban, los roces de su pene caliente en su vientre. Las manos de Taemin en su pecho, sus besos por su cuello, las lamidas en el lóbulo de su oreja, como a él tanto le gustaba.

Si se concentraba en todo eso apenas notaba el dolor, y poco a poco se dio cuenta que incluso encontraba placer en las embestidas de Taemin en su trasero.

Si, sentía placer, tanto placer que terminó corriéndose dentro de Key, casi al mismo tiempo que esté se corría en su vientre.

Taemin seguía embistiéndole, pero al poco rato terminó también. Sintió el cálido semen del menor en su cuerpo, una sensación desconocida para él, pero que le llenó por completo de la forma más gratificante.

Taemin cayó derrumbándose sobre suyo, completamente agotado. Había sido una noche muy intensa y finalmente le había pasado factura al joven maknae

Su novio le tomó entre sus brazos, acunándole, y en pocos segundos se durmió, descansando la cabeza sobre su pecho.

– Anda, – exclamó Key con voz suave – dormido aun parece un niño inocente.

– Inocente no, pero sigue siendo un niño… – respondió Minho sonriendo.

– Ya, y tu te siente orgulloso de ser un pederasta ¿verdad? – replicó Key alzando una ceja para luego estallar en carcajadas.

– ¡Shhht! ¡le vas a despertar!

– Vale, vale… – acepto el rubio calmándose. – ¿Que pues, lo dejamos ya?

Ahora fue Minho el que le miró burlón.

– No me digas que ya no aguantas más…

La mirada que le dirigió Key en respuesta no admitía replica alguna.

Echó un vistazo a la habitación, donde los otros dos seguían dándose placer. Tampoco parecían muy dispuestos a parar.

Key se levantó, mirando a su compañero con un “¿Vamos?” grabado en los ojos. Este dejó al maknae descansando en su cama y lo arropó, con infinita ternura en sus gestos y su mirada.

– Vale – añadió mirando a la Diva – pero Jonghyun es mio, que le debo una venganza.

Y no dudó en seguirle, con una sonrisa maliciosa, para unirse de nuevo al festín de la noche, ese torbellino de locura y lujuria inagotable.

Se unieron de nuevo a ellos, enredándose entre sus brazos y piernas, suspirando de placer, jadeando.

Caricias desperdigadas, cuerpos que se confundían entre ellos.

Pasaban las horas sin ser apenas conscientes de que cuerpo acariciaban, de que labios besaban, simplemente dejándose llevar por sus más básicos instintos.

El sonido de la alarma les sacó de sus ensoñaciones. Alto y claro. Se hicieron unos segundos de silencio. Confusión, desconcierto, y entonces, el coro de voces.

– No puede ser que sea de día…

– Como va a ser de día Keyssi, ¿¿¿acaso ves tú la luz del sol???

– Están las persianas bajadas idiota.

– Mierda, no he dormido nada…

– Las 7 y 10. Llega la furgo en 20 min.

– ¡¿¡Pero por que pones la alarma tan tarde, ¡¿inútil!?!

– No puedo ducharme y peinarme en 20 min…

– Mierda, mierda, mierda…

– No te quejes, ¡corre!!!

Taemin era el único que seguía tranquilo. Ni la alarma ni los gritos de sus compañeros fueron suficientes para despertarle.
Los demás corrían histéricos por la casa, estresados, como intentando decidir que hacer primero.

– ¡Me ducho primero!

– Keyssi… ¿vas a irte y dejarme a medias???

– ¡¡¡Llegamos tarde perro inútil!!!

– Hace 10 minutos no te parecía tan inútil ¿eh?

Jonghyun ni siquiera vio venir la colleja antes de sentir el golpe. No había tiempo.
Se ducharon, se vistieron, desayunaron. El tiempo se escolaba, cada instante significaba menos tiempo sobrante. Y el Maknae seguía durmiendo. ¿Por qué seguía durmiendo? ¿¿¿Como podía seguir durmiendo???
Finalmente Minho se lo llevó a la ducha, limpiándole y vistiéndose sin que este pareciera despertar por completo mientras por la casa seguían resonando los gritos histéricos de la diva. “¡¡¡Pero no te duermas perro!!!” “¡Onew, los restos del pollo del otro día no cuentan como desayuno!” “Un espejo, necesito un espejo, ¿¿¿dónde está mi corrector de ojeras???” “Mierda, llegaremos tarde, llegaremos tarde… ¿¿Puede alguien prepararme un café???” “¡Y haz el favor de despertarte de una maldita vez enano pervertido!”

Pero lo consiguieron, con un par de tazas de café bien cargado, la Diva aun arreglándose el maquillaje y el maknae más dormido que despierto finalmente entraron todos en la furgoneta en dirección al ensayo.
Al relajarse y respirar descansados empezaron a notar los efectos de la noche. Ninguno de ellos era capaz de sentarse con normalidad, todos estaban cansados, agotados más bien. Las ojeras y las numerosas marcas en sus cuerpos les delataban, y al mirarse unos a otros y recordar todo lo sucedido no pudieron evitar ponerse nerviosos. ¿Qué demonios habían hecho???

Justo entonces pareció despertar Taemin. Bostezó sonoramente estirándose en el reducido espacio del automóvil. Luego miró a sus compañeros, frotándose los ojos por el sueño, y con voz dulce y pastosa dijo.

– ¿Sabéis chicos? Tengo la sensación de que ayer hice algo que no debía.

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el agosto 31, 2012 en Others y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. super me encanto mi lado lujurioso te lo agradese lo que mas me gusto fue el final me morí de la risa jijiXD ❤

  2. no puedo creer que me haya gustado XD soy partidaria de la monogamia en el fanservice e incluso en los fics pero esto estuvo bastante bien

  3. darla garrido rojas

    lo ame fue genial

  4. OMG muy bueno <3.<3 deja con ganas de mas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: