Cuando Todo Cambia. Capítulo 2: Desconsuelo


Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing: Baekren (Baekho + Ren)

 

Capítulo 2: Desconsuelo

Se acerca a mí, cerrando los ojos. Y de repente veo muy claro que es lo que quiere hacer.

¡No Ren! ¡No me beses!

 

No por favor. Tengo que esperar hasta mañana a decirle nada, pero no puedo dejar que me bese. ¡Ash!!! ¿Qué hago? ¡Maldito Minhyun y sus consejos estúpidos!

Hecho la cabeza para atrás y le detengo colocando mi mano sobre sus labios.

Abre los ojos, sorprendido, incluso algo enojado.

Niego con la cabeza. No sé qué decir. Tenía que esperar hasta mañana, pero no podía dejar que…

Frunce el cejo, confundido.

– Rennie, yo…

– ¿Por qué no quieres besarme? – Parece asustado. Mierda. ¿Qué hago? No quiero hacerle daño, y aun así no hay forma de que se tome bien esto…

– Lo siento, sé que pensarás que soy un idiota pero… – me incorporo, quedando sentado sobre la cama, gesticulando mucho con las manos. – Yo… Esto ha sido un malentendido, ni siquiera sabía que estuviésemos saliendo… y…

iOh, dios! ¡Qué asco de disculpa! ¿Pero qué puedo decir??? Realmente la situación es absurda…

– Bromeas ¿verdad? – me mira incrédulo, asustado, cabreado, todo a la vez.

– Parece una broma ¿eh? – Se me escapa una risa histérica.

– ¡Deja de burlarte de mi!

– Rennie, de verdad que lo siento. Ni siquiera me he dado cuenta de la situación hasta hoy, pero por más que lo intento no puedo verte como nada más que un amigo.

– ¿Me estas dejando?

– No, tú y yo no estábamos saliendo. Todo ha sido un malentendido, es lo que…

– De eso nada – grita – ¡di las cosas por su nombre! ¡Si quieres cortar conmigo me lo dices pero no te inventes excusas tan absurdas!!!

– Pero es en serio que.

– ¡Cállate inútil! ¿Cómo puedes ser tan estúpido?

– Rennie… No llores…

– ¡Llorare si me da la gana! ¿Vale? ¿Qué te importa si lloro o no? No me quieres…

– Claro que te quiero Rennie… Eres muy importante para mí…

– Pero solo como amigo ¿No? ¡Pues metete tu amistad por donde te quepa!

Y se va, sale de la habitación dándome la espalda y pegando un portazo. Le oigo llorar desde su cuarto.

Sabía que no le iba a sentar bien pero… ¿Como la he jodido tanto?

Quiero ir a disculparme, de verdad quiero pero… Lo único que quiere no puedo dárselo… ¡Ah! ¡Qué complicado es todo! ¡Qué asco de situación!!!

Me tumbo en la cama, agotado, reprimiendo las lágrimas que también siento en mis ojos. Me duele haber perdido a Ren. Espero que con los días se le pase y volvamos a ser amigos, pero de algún modo sé que no volverá a ser lo mismo, ya no.

Oigo a Minhyun gritándome desde la otra habitación que soy un imbécil. Lo que me faltaba. Me trago cualquier respuesta porque sé que sí, que tiene razón, soy un imbécil. I nuevas lágrimas pugnan por escapar de mis ojos.

Aron se aparece abriendo la puerta con cuidado.

– Has hecho bien. Como antes arreglarlo mejor. ¿Cómo estás?

Asiento, aunque no debo resultar muy convincente.

– Estoy bien. Vete con Ren. Te necesita más.

Me giro sobre la cama, dándole la espalda, no quiero que me vea a punto de llorar.

Pero siento como se acerca a mi y me abraza, revolviéndome el cabello con suavidad.

– Está bien – me susurra – lo arreglaremos.

Y entonces me doy cuenta de que necesitaba un abrazo. Y cuando él se va para ir con los demás, dejándome solo, siento como, al fin, mis lagrimas desbordan.

¿Qué he hecho? ¿Cómo soy tan idiota?

Rennie… No quiero perderte…

 

Despierto sin apenas darme cuenta de que me he dormido. La habitación esta casi a oscuras, el reloj marca las ocho.

Me levanto, medio adormilado, con el pecho que parece de plomo y no me deja respirar.

Los demás están preparándose para salir.

– Ahora iba a llamarte – me dice Aron.

Paso por delante del baño y veo a Minhyun arreglándole el pelo a Ren, haciendo bromas con él intentando que se ría. El pequeño ni me mira, sigue dirigiendo sus ojos vacíos e inexpresivos al espejo que tiene en frente. El que si me dirige una mirada asesina es Minhyun. ¿Pero a este que le pasa? Sabía lo que pasaba. ¿Todo esto solo porque me he adelantado un día?

Encuentro en el comedor a JR, ya arreglado y vestido con una camiseta negra sin mangas y pantalones marrones con botas.

– Deberías vestirte Baek. – me dice en cuanto me ve. – Ya estamos llegando tarde.

– Si. Perdón…

Doy la vuelta y me dispongo a volver a mi habitación cuando siento que me pasa un brazo por el hombro.

– Hey. ¿Estás bien? – me pregunta preocupado.

Me obligo a sonreírle, aunque estoy seguro de que, al igual que con Aron no logro convencerle.

– ¿Estás seguro de que has hecho bien? – eso me sorprende.

– Es evidente que bien no lo he hecho. Si no no estaríamos así ahora.

Me deshago de su abrazo y me voy a cambiarme antes de que me salga con alguna estúpida reflexión que sé no lograre entender.

Me visto con pantalones blancos anchos con botas y camiseta gris oscura. Creo que es nuevo, pero no lo recuerdo, apenas me fijo en la ropa.

Mi pelo necesita algo de gomina pero no me atrevo a entrar en el baño a buscarla, Ren y Minhyun siguen ahí.

Vuelvo al comedor, a quien encuentro allí ahora es a Aron, pero pronto aparece JR que se dirige directamente hacia mí.

– Toma – me dice tendiéndome unas gafas de sol blancas. – va mejor para tapar los ojos rojos que el maquillaje.

No sé si tengo que darle las gracias. Las cojo y me las cuelgo del cuello de la camiseta. Si más no combinan. O eso creo.

Al poco rato los dos maknaes están a punto también. Minhyun lleva una camiseta naranja chillona y Ren unos shorts azules. ¿Los han elegido por casualidad o tratan de darle alegría a este ambiente muerto?

A una rápida llamada de JR la furgo nos espera en la entrada. Ahora es Minhyun quien se sienta al fondo con Ren, y no me pasa por alto una mirada celosa de Aron. Aun no tengo asumido que esos dos estén juntos…

Ren no me mira en todo el viaje. De hecho no aparta la vista de la ventana en ningún momento.

JR intenta animarnos con algunas de sus bromas, pero lo da por inútil cuando ve que nadie le hace caso. A partir de aquí el trayecto sigue en silencio. El ambiente es deprimente.

Me pongo las gafas de sol y cierro los ojos. Igual si me duermo tengo algún sueño hermoso, o igual descubro que el sueño es esto y que al despertar todo vuelve a estar bien. Los amigos son solo amigos y dos tíos no se morrean como si fuera normal.

Ojala…

Pero llegamos al club y no he conseguido despertar de esta pesadilla.

Al entrar nos separamos. Ren, Minhyun y Aron se marchan por un lado mientras que JR se queda conmigo.

No quiero estar aquí, realmente ahora no me apetecen nada las luces de colores ni la música ensordecedor que retumba en mi pecho.

– ¡Vamos tigre! – me anima JR colgándose de mi cuello – ponte las gafas y alegra esa cara, que hemos venido para pasárnoslo bien.

– Ya…

– Vamos, enserio, ¡sonríe! – insiste – si quieres vamos a presentarnos a alguna chica. Están las noonas de Wonder Girls y After School y creo que las SNSD también y…

– Ya JR. No quiero chicas hoy…

Me mira de reojo, frunciendo el ceño.

– A ver si al final será verdad que eres gay…

Ahora mismo le fulminaría con la mirada, le tumbaría al suelo de un puñetazo y le partiría la cara. Pero me limito a forzar una sonrisa que parezca sincera. Sé que es su manera de intentar animarme. Y se lo agradezco.

– Ok. Vamos a divertirnos ¿Si? – le respondo fingiendo todo el entusiasmo que puedo.

– ¡Claro que sí! ¡Eso es! ¡Nos lo pasaremos en grande!!! ¿A que si? ¿A que si? ¿A que si?

No puedo evitar reírme. Cuando JR se pone así no hay quien pueda evitar reírse… ¡Esta tan loco!

Mientras JR sigue diciendo tonterías para animarme veo a una chica con el pelo azul claro haciéndole señas para llamar su atención.

– JR. Lime te está llamando… – le advierto.

– Ah… Si… Lo se…

¿Soy yo o acaba de sonrojarse? Con estas luces no puedo estar seguro pero juraría que…

– Ve con ella. Puedo apañármelas solo, no soy tan patético.

El asiente, y disculpándose por dejarme solo hoy se marcha a hablar con ella. Sé que son amigos, pero con la de cosas que se me pasan últimamente igual son pareja…

Como sea, no quiero pensar en parejas ahora.

Doy una vuelta por ahí y me encuentro a mis noonas de After School Nana y Lizy charlando en unas butacas. Me acerco a saludarlas, y me quedo charlando con ellas.

Se dan cuenta de que estoy algo chafado (creo que es bastante obvio), pero pronto me animan. Me explican su nuevo proyecto como Orange Caramel y se ponen a imitar los aegyos exagerados que ponen durante los videoclips. Son muy divertidas.

Al rato me presentan a CL y Dara de 2NE1, quienes a su vez me presentan a GD y Taeyang de Big Bang, quienes me presentan a GO y Thunder de Mblaq, quienes me presentan a Sully y Victoria de f(x), quienes a su vez me presentan a Sunny y Seohyun de SNSD quienes a su vez me presentan a una interminable cadena de gente que soy incapaz de recordar.

Cada vez presto menos atención a quien tengo delante. Empiezo a estar cansado y me siento deprimido de nuevo. Intento no pensar en eso y salgo a bailar un rato, pero termino dando vueltas por ahí, buscando inconscientemente a ese rubito… Cuanto le echo de menos… me duele su ausencia.

Le encuentro sentado en la barra. Solo. Y me da un vuelco el corazón. Incluso con su máscara inexpresiva se le ve triste, y yo, que le conozco, puedo sentir todo su sufrimiento.

Me acerco a él, sin saber en absoluto que decir, pero con la necesidad de consolarle, de hacerle sentir mejor.

– Rennie…

Se gira a mirarme, sorprendido de que le esté hablando, luego desvía la mirada otra vez hacia la copa que tiene en las manos.

No va a responderme. Genial.

– No quiero que estés triste Ren…

Se ríe, algo histérico.

– Eso tiene gracia. Después de dejarme…

– No podía hacer nada más. No podía mentirte y yo solo…

– Solo me ves como un amigo, si, lo sé, eres incapaz de quererme, ya lo has dicho montones de veces.

No sé que responder. En serio que no soporto que esté así, y menos por mi culpa…

– ¿Tanto asco te doy?

– ¿Como me vas a dar asco?

– No quieres besarme…

– Pero eso… – “cállate Baek, cada vez lo estás haciendo peor” – Ren yo… No te quiero de esa manera…

– ¡Eso Ya lo has dicho idiota! ¡Deja de repetirme que no me amas!

– Baja la voz…

Un círculo de curiosos se ha formado a nuestro alrededor, y todos escuchan nuestra discusión intentando adivinar el motivo.

– ¡No me des órdenes! ¡Gritare si me da la gana! ¡Tú no eres nada para mí! ¡Ya no!

– Rennie…

– ¡Te odio Baekho! ¡Te odio!!!

Y entonces se deja caer de rodillas al suelo, llorando. Estoy congelado, no sé cómo reaccionar. Eso último me ha sentado como una patada. Ni siquiera alcanzo a acercarme a él para consolarle.

Minhyun aparece en escena, abrazando al rubito para consolarle mientras me dirige una mirada asesina. Aron me mira de forma más compasiva, pero abraza también a Ren, intentando calmarle.

– Ok, nos vamos chicos. – oigo la voz de JR a mi espalda. – aquí no ha pasado nada. Seguid todos disfrutando de la fiesta y olvidad lo que acabáis de ver.

Minhyun y Aron se llevan a Ren mientras JR sigue intentando disolver a la multitud de mirones. Yo solo les sigo, cabizbajo y en silencio, con las gafas de sol ocultando unas lagrimas que espero poder no derramar.

Durante el viaje y ya en el apartamento siento las palabras de Minhyun intentando consolarle. “tranquilo, Baekho es un imbécil”, “no le hagas caso”, “olvídate de él” y cada nueva frase es una flecha que se me clava, sintiéndome cada vez peor, pero sé que tiene razón en todo, me lo trago en silencio, junto a mis lagrimas.

Me voy a mi habitación, dispuesto a pasarme toda la noche enterrándome en mi propia desgracia y comiéndome el coco. Me siento solo. Ahora lo único que necesito es a un amigo que me entienda. Pero no quiero dividir a los chicos, y Ren les necesita mucho más que yo, el se merece mucho mas sus abrazos y sus palabras de consuelo.

Aron dormirá en la otra habitación con los demás hoy, estoy seguro. Apago las luces y me meto dentro de la cama, pero termino sentado, abrazado a mi mismo, observando las luces de la ciudad que se cuelan por la ventana abierta.

No soporto esta situación. No lo aguanto más. Ren es mi mejor amigo. Es muy especial para mí, y le necesito a mi lado. ¿Por qué ha pasado todo esto? ¿Por qué no podíamos ser solo buenos amigos? ¿Pr que ha tenido que cambiar todo?

Alguien abre la puerta y, a oscuras, se escabulle en la habitación hasta sentarse a mi lado. Es Aron.

– ¿Qué haces aquí?

– También es mi habitación.

– Pero… ¿Por qué no estás con Ren?

– Ren no es el único que lo está pasando mal aquí. Soy el hyung de todos.

Y me abraza, quedando mi cabeza sobre su hombro. ¡Cuánto necesitaba el abrazo de un amigo!

– Déjale por el momento – me dice – con el tiempo volveréis a ser amigos, estoy seguro, pero de momento no le presiones, necesita un tiempo para superarlo.

– Lo sé, pero me duele que este así por mi culpa. Siempre he sido el primero en estar a su lado para todo, y ahora que siento que es cuando más me necesita no puedo hacer nada por el…

– Solo dale unos días, todo volverá a estar bien.

Asiento, y poco a poco me relajo y dejo que me venza el sueño.

 

A la mañana siguiente el ambiente en casa es deprimente.

Ren se niega a salir de la habitación, Minhyun se la pasa culpándome de todo, JR también está enfadado conmigo, como líder le toca arreglar lo del escándalo de ayer, y Aron se limita a callarse, viendo que ningún intento de suavizar la situación tiene el más mínimo resultado.

Odio esto. No lo aguanto.

Me paso toda la mañana encerrado también en mi habitación, con la música al máximo para que ahogue mis propios pensamientos, sin resultado.

No dejo de preguntarme una y otra vez como hemos llegado a esto. De acuerdo, somos muy íntimos con Ren, pero ¿hasta el punto que crea sin duda alguna que somos pareja? Tiene que haber algo, algo que le haya dicho sin pensar, alguna situación que haya malinterpretado o que yo no hubiese comprendido en ese momento.

Y finalmente lo comprendo, viene a mi mente como un fogonazo.

 

Abrí la puerta del apartamento que hacía poco habíamos empezado a compartir todos. Fuera nevaba, y tenía el frío calado hasta los huesos. Dejé la chaqueta y la bufanda en el suelo junto a la entrada, como siempre.

Él vino corriendo a recibirme. No sonreía, al igual que siempre no mostraba emoción alguna, pero yo ya le comprendía a la perfección, y sabía que esos ojos marrones mirándome fijamente significaban que estaba feliz de verme y curioso de saber dónde había estado.

Le revolví el pelo, que aun no me acostumbraba a ver rubio y largo como se lo habían dejado para el inminente debut, y le dediqué una de mis sonrisas.

– Tengo algo para ti – le dije.

– ¿Qué es? – cualquier otro hubiese visto solo indiferencia, pero yo sabía que estaba  impaciente por saberlo.

– Mmm… Ahora no se si dártelo…

– ¡Vamos, vamos, vamos!!!

Reí ante su impaciencia, y sin rogar más le alargué la bolsa que llevaba.

Ansioso sacó el paquete y lo desenvolvió. No era más que una tableta de chocolate, decorada con flores de azúcar de colores, pero cuando la había visto en el escaparate de la pastelería había pensado en él, y no había podido resistirme a regalársela.

Le brillaron los ojos en cuanto lo vio, incluso pude ver una sonrisa, una enorme sonrisa de esas tan escasas. Y saltó a mis brazos, abrazándome, gritándome al oído lo mucho que le gustaba y lo muy agradecido que estaba.
Era san Valentín.

 

CTC 2

SHIROKO

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el enero 10, 2013 en Cuando Todo Cambia y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Booooo, que babooooo, jajaja, me está gustando mucho! Aunque me da pena Rennie…

  2. Auu, qué escena más bonita es la última. Y qué pena que fuera un malentendido.
    Pobre Ren, él todo feliz creyendo que tenía novio y resultó que no era cierto. Da mucha penita ;_;
    Ah, pero no culpo a Baekho. No es como si hubiese querido hacerle daño a propósito. Él sólo es culpable de ser un poco despistado y muy bocazas xD

    Me gusta este fic, es muy bueno. E interesante, ¡A ver cómo sigue!

    • ¡Gracias Alex! ^^ Si que dan penita… u.u si la declaración hubiese sido de verdad seria TAN bonita… Pero como soy mala persona prefiero hacerles sufrir (?) jaja pobrecitos 😥
      A ver si te sigue gustando! Me animan mucho tus coments ^^

  3. Este chico es idiota ~_~

  1. Pingback: Cuando Todo Cambia | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: