Cuando Todo Cambia. Capítulo 5: Aceptación


Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing: Baekren (Baekho + Ren)

 

Capítulo 5: Aceptación

Los días siguientes pasan como en una nube. No soy muy consciente de nada.
Vamos al hospital por lo de mi tobillo, el médico me diagnostica un esguince y me receta una semana de reposo absoluto. Sale por un internet un artículo de una fan diciendo que Ren y yo estamos pasando una crisis de pareja. Es de la policía, la misma que prometió encontrar mi mochila. No dejo que me altere en absoluto. Un par de días después tenemos el concierto en Los Ángeles y lo soporto a base de pastillas y un vendaje bien apretado. Una fan vestida de lolita se cuela en los lavabos y me abraza, alguien nos grita a Ren y a mi que estamos juntos, “Baekren is real” no se imagina ella hasta que punto. Recuerdo lo que lleva diciendo el Manager des que salió ese artículo, “fanservice” sonrío y le cojo de la mano.

Cuando volvemos a casa mi tobillo esta hinchado y duele horrores. Mas calmantes y vamos a grabar el MV de Sandy. Simplemente nos graban haciendo tonterías delante de una cámara mientras vamos de compras con nuestras estilistas. Ren se mantiene aparte en todo momento, solo habla con las noonas y con Aron, que hoy parece especialmente inspirado con su fanservice, como yo no puedo ni siquiera acercarme a Ren me dan un par de escenas con Minhyun. Mi tobillo no deja de doler, definitivamente no es el mejor día de mi vida, pero solo por ver a JR con un lazo lila removiendo el trasero frente a una cámara creo que ha valido la pena.

Al día siguiente no puedo ni levantarme de la cama. Las vacaciones han terminado, volvemos a tener horarios apretados y poco tiempo libre. Me dan unos días de descanso por mi lesión mientras empiezan con la coreo nueva. Lo agradezco, aunque eso signifique pasarme todo el día solo en el apartamento y tener el triple de trabajo cuando vuelva.

Eso me da mucho tiempo para pensar, pero no se me ocurre absolutamente nada.

Tengo que hacer algo grande, que le impresione, y tengo que hacerlo pronto. ¿Qué? Esa es la questión. Nada me parece suficiente para él.

Al final me rindo y decido preguntarles a mis compañeros. “Algo grande”.

– Flores, dulces, ropa, – me sugiere Minhyun – tú conoces sus gustos mejor que nadie, hazle regalos.

No me convence. Demasiado materialista.

– Solo tiene que ser algo que salga de ti mismo, da igual lo que sea, si lo haces con amor le gustara. – ese es el consejo de Aron, sin duda tiene toda la razón del mundo, pero ¿En qué me ayuda eso?

Mi última opción es JR.

– Sexo. – me dice.

– ¿Qué?

Me quedo mirándole con los ojos como platos. ¿Que se supone que significa?

– Lo digo en serio, tíratelo, que mejor manera de decirle lo mucho que le deseas.  – lo dice con un tono tranquilo mientras sigue jugando a la play, o no estoy entendiendo bien o… No, no puede estar hablando en serio.

– Pero… No creo que…

– A ellos les funcionó.

– ¿Ellos?

– Minhyun y Aron, ¿Quien va a ser?

Mis ojos se agrandan aun más.

– ¿Es que ellos lo han hecho?

Al fin se gira a mirarme, con una ceja levantada.

– ¿Nunca les has oído? No si al final serás tonto de verdad… – sigo demasiado shockeado como para responder. – Si Baek, lo han hecho, llevan más de cuatro meses juntos y como toda pareja viviendo bajo el mismo techo han llegado a ese punto de intimidad. ¿Me sigues? ¿O necesitas que te lo repita?

No me lo creo… Vale que Aron ya tiene veinte pero… Minhyun es más joven que yo. ¿Cómo…?

– Oye, ¿me estás diciendo que no tenías intención de hacerlo con Ren cuando estés con él?

Siento como me suben los colores. ¿Cómo me pregunta algo así?

– Bueno… Yo… Somos muy jóvenes y… Pensaba…

– ¡Ah! – tira el mando de la play y se deja caer sobre el sofá. – ¡Baek, al final te meteré un sopapo! ¡¡¡Y lo tendrás merecido!!! ¿Cómo te cuesta tanto?

Me quedo callado mientras me suben los colores. Nunca me lo había llegado a plantear, y si bien es cierto que le deseo, que muero por probar sus labios rosados y tocar su piel suave, ¿Me atrevería? ¿Me atrevería a hacer algo más?

No, tiene que ser algo más especial, algo más… Tierno.

Le doy las gracias a JR por su consejo y decido mejor pensar algo por mi mismo. Algo especial, algo grande.

Se acerca el cumpleaños de Ren y se me acaba el plazo. No quiero pasar su cumpleaños estando así.

Por suerte estos días tengo poco trabajo y mucho tiempo libre para pensar. Algo se me ocurrirá.

 

Una semana más tarde lo tengo todo planeado. Mis compañeros tienen ensayo toda la mañana, así que tengo tiempo de prepararlo todo.

Son las 12 y todo está a punto. Ya deben estar a punto de terminar el ensayo y seguramente se quedaran a comer. Yo no tengo que estar en la agencia hasta las 2 para en ensayo vocal, hay 15 min de aquí a la agencia. No es mucho tiempo, pero será suficiente.

Llamo a Ren al móvil, cruzando los dedos para que me lo coja. Aunque en los últimos días hemos estado… Menos peleados, seguimos algo distantes. Al quinto pitido suena su voz al otro lado.

– ¿Yobuseyo?

– Hola Rennie. Soy Baekho. ¿Puedes venir ahora al apartamento? Tengo algo para ti.

Casi puedo sentir como sonríe al otro lado, aunque evidentemente esa sonrisa no se habrá mostrado en su rostro.

– ¿Tienes algo para mi? – me pregunta – O quieres decirme algo.

– Ambas cosas – le respondo.

– Voy para allá.

– Te espero.

Oigo como cuelga, dejo mi móvil sobre la cama y cojo las muletas para ir hacia el comedor. El maldito tobillo no se curará nunca…

La sala está llena de rosas blancas, casi del color platino de su suave cabello. Sobre la mesita la caja de chocolates que le he comprado y en la pared una pancarta grita con letras brillantes “te quiero”.

Es horrible. Resulta empalagoso e infantil.

– ¡Ah! Mierda.

Tiro las muletas al suelo y vuelvo a la habitación a la pata coja. Le llamo de nuevo.

– No vengas. – le digo – no es suficiente, aun no.

– ¿Que pasa Baek? – oigo que me pregunta desconcertado.

– No es suficiente, lo que había preparado no es suficiente para ti. Espérame un poco más…

Le oigo suspirar.

– No sé porque no me extraña… – mierda, le he decepcionado – Te espero, claro, pero… Ya no tardes mucho más…

– Está bien. Solo unos días más, quiero que sea especial…

– Vale. – me responde. – entonces ya vendrás tu. Hasta luego. Te quiero.

Y cuelga.

“Te quiero”

Siento mi corazón estallar de alegría. “te quiero”.

Sí, me lo ha dicho miles de veces antes, pero… Ahora la situación es muy distinta, tiene mucho más significado, mi estomago se encoge de emoción mientras mi corazón se hincha de amor, y casi me siento flotar. Ese sentimiento, esa calidez que sus palabras han dejado en mí…

Decido aprovechar esa alegría en preparar algo aun mas especial, algo que de verdad pueda hacerle feliz y demostradle que le amo, que muero por estar a su lado otra vez.

 

Por la tarde la furgoneta pasa a recogerme y me deja en la agencia. Tenemos ensayo vocal.

JR baja a buscarme a la entrada y me acompaña al estudio. Desde que llevo las muletas que me trata así, me hace sentir tan inútil…

En la sala encontramos a Minhyun y Aron aislados en un rincón y a Ren distraído con el móvil. Me saluda al verme, y casi me parece ver una sonrisa en su rostro. Otra vez siento ese aleteo de mariposas y el corazón se me acelera.

Sin dudarlo un instante voy hacia él y me siento en la silla a su lado, regalándole una sonrisa que tampoco puedo reprimir.

– Hola Rennie. ¿Cómo fue el ensayo?

– Cansado – me responde – como siempre. Y aburrido.

– ¿Aburrido?

– Si, si tú no estás es aburrido.

Dice eso sin mirarme, con el rostro inexpresivo y la vista fija a la pantalla del móvil. Y aun así yo me siento como si me hubiesen catapultado al cielo.

Soy consciente de que los demás nos miran sorprendidos. Hasta hoy no nos hablábamos. ¿A qué se debe el cambio? Yo también me lo pregunto, pero no quiero darle demasiadas vueltas, esto es perfecto de momento. Hasta que tenga todo listo para convertirlo en algo más.

 

Pasan los días. Ren y yo nos llevamos cada vez mejor, poco a poco estamos recuperando la relación que teníamos. Han vuelto las horas interminables de charlas inútiles, las risas y las sonrisas, y aunque no hemos vuelto a dormir juntos ya siento como busca de nuevo el cobijo de mis brazos. Y yo nunca he sido tan feliz teniéndole a mi lado.

Ya no llevo las muletas, estoy prácticamente recuperado y ya me he unido a los ensayos. JR se encargó al principio de enseñarme la coreo, pero a los pocos días dejó eso en manos de Ren al ver que nos a llevábamos bien de nuevo, ahora volvemos a ser inseparables. Pasamos casi todo el día en el gimnasio repitiendo una y otra vez los cuatro pasos que llevamos hasta que consigo aprenderlos, en los descansos repasamos las melodías en las que yo llevo ventaja. El ritmo vuelve a ser agotador, pero me siento como si hubiésemos vuelto atrás, a ese tiempo en que todo estaba bien entre nosotros.

Su cumpleaños se me cae encima, pero ya no lo temo, tal y como estamos ahora será perfecto. De hecho tal y como estamos ahora todo es perfecto, podría quedarme así para siempre. Empiezo a no ver la necesidad de declararme. Total, ¿Para qué? Estamos bien, más que bien. Se le ve feliz, y yo lo estoy también. Si me declaro… ¿Le gustara lo que le tengo preparado? ¿Cambiaran las cosas entre nosotros? Sé que me corresponde pero… Hay tantas cosas que pueden salir mal… ¿Por qué no simplemente dejar que las cosas sigan su curso? Ahora estamos bien, no es necesario más…

 

Llega el día de su cumpleaños. No vamos a hacer ningún acto especial ya que lo celebramos junto el mío y el de Minhyun hace tiempo, tenemos ensayo y una agenda igual de apretada que el resto de días, pero aun así es especial.

Me levanto temprano para poder despertarle. Minhyun y Aron han tenido la misma idea y me los encuentro en la cocina untando galletas en chocolate para hacerle un improvisado y diminuto pastel.

– Tiene buena pinta.

Aron me sonríe, aun con las gafas puestas. Minhyun me ignora completamente. Lleva sin hablarme aproximadamente lo mismo que hace que vuelve a hablarme Ren.

– ¿Os ayudo? – les pido entusiasmado.

– Claro – me responde Aron con una sonrisa.

– No.

– ¡Min! – le regaña Aron.

Este suspira y se gira, enfrentándome con ojos enojados y apuntándome con el cuchillo de la nutella.

– Para que luego te lleves tú todo el merito y te sonría sin haber hecho nada y vuelva a estar contigo aunque no te lo merezcas. No. Búscate la vida. – se gira y sigue a lo suyo ignorándome por completo.

– ¿Estás enojado porque me ha perdonado?

– No, – sigue seco sin girarse – estoy enfadado porque no has hecho nada para merecerlo.

Aron se acerca a él y le coloca una mano en el hombro, hablando muy cerca de su oreja.

– Min, si ellos lo han arreglado y están bien así no tienes por qué meterte…

Minhyun suspira, ¿realmente le molesta tanto?

– Está bien, – me dice – ayúdanos. Pero voy a dárselo yo.

– Claro. – le respondo sonriendo.

No entiendo porque está tan enojado, pero ya se le pasará. Hoy solo voy a pensar en Ren. Es su día, y va a ser un día genial.

 

Terminamos de decorar el improvisado pastel con bolitas de colores y una vela. Despertamos a JR para estar el grupo entero y vamos a ver al maknae. Al principio le cuesta abrir los ojos, pero cuando nos ve parece incluso sonreír.

Me mantengo apartado al principio, no quiero hacer enfadar a Minhyun, pero cuando ya ha abrazado a todos me acerco y le susurró “feliz cumpleaños” al oído. Él sonríe, coge mis brazos rodeándose con ellos y me besa en la mejilla.

– Gracias – susurra recostando la cabeza en mi hombro. Acaricio su cabello, se ve tan tierno así, tan dulce. Mis ojos se clavan en sus labios, ¿serán tan suaves como parecen?

– Bueno pues, ¿pasamos a los regalos?

La sugerencia de Minhyun me devuelve a la realidad. Me aparto de Ren con pesar y dejo que vaya abriendo uno a uno los regalos que hemos dejado en un montón a los pies de su cama.

Abre los paquetes, demostrando sin ninguna clase de vergüenza cuales le gustan y cuáles no. Res es completamente transparente para estas cosas. A todos nos queda claro que la camiseta de JR le parece horrenda, mientras que el CD de Minhyun le encanta, aunque para expresar lo segundo solo ha necesitado curvar un poco los labios hacia arriba.

Se terminan los regalos y tenemos que apresurarnos para llegar a la empresa.

Conseguimos llegar solo cinco minutos tarde, cosa que cualquier otro día hubiese supuesto un sermón de otros diez minutos y un ensayo de lo más estresante, pero hoy nos lo perdonan por ser el cumple de Ren.

El coreógrafo está de buen humor, no nos exige tanto y hacemos descansos más largos. Hoy es un día relajado.

Más tarde llega el Manager, también con su regalo, y aprovechamos para llevarle el pastel a Ren.

Este sonríe y sopla las velas, y frunce el cejo cuando vuelven a encenderse, a lo que todos nos reímos de su gracioso puchero.

– ¡Eh! ¡Eso es trampa!

Nos hacemos fotos y escogemos la mejor para colgarla en el fancafé. Aprovechamos también para crearle a Ren una cuenta de twitter, y a las pocas horas le siguen cientos de fans de todo el mundo. ¿Cuándo nos hemos hecho tan populares?

 

Por la noche los chicos se retiran y Ren y yo nos quedamos charlando en el sofá. En realidad apenas hablamos, solo nos cogemos de la mano y nos quedamos en silencio.

Pero estoy nervioso. Oigo su respiración a mi lado, el aire entrando y saliendo por sus labios rosas, esos labios perfectamente perfilados. ¿Serán tan suaves como parecen? ¿Sabrán dulces?

Me imagino girándome y besándole, uniendo mis labios a los suyos que me esperan abiertos.

No. Contrólate.

No debes besarle, no pienses en sus labios. No pienses en esos labios pequeños en forma de corazón, no pienses en esos labios brillantes que te llaman…

¿Y por qué no? Al fin y al cabo es lo que él también ha querido desde el principio ¿No?

Lentamente ladeo mi cabeza, con el corazón repiqueteando con fuerza. Me acerco a sus labios y siento su aliento contra los míos. Un cosquilleo recorre mi cuerpo, haciéndome temblar. De repente parece que hace más calor. Mis mejillas arden, mis manos tiemblan, y mis labios se acercan, nerviosos, cada vez más a los suyos.

Puedo sentir su calor, su respiración tan nerviosa como la mía. Deseo ese beso con todas mis fuerzas. Cierro los ojos y recorro el espacio que nos separa.

Y siento como, en un rápido movimiento, su mano gira mi rostro y sus labios presionan mi mejilla.

– Buenas noches Baek. – murmura bajito.

Reacciono cuando oigo la puerta de la habitación cerrarse tras él.

 

¿Qué ha pasado? ¿Que ha sido eso? El dijo que quería besarme. Le oí que lo dijo hace tiempo. ¿Es que ya no quiere? ¿Qué es lo que ha cambiado?

Que entonces “estábamos juntos”. Tengo que hablar con él. Me equivocaba. Si es necesario, se lo prometí. ¿Cómo soy tan inútil de pensar que las cosas estaban bien así…?

Ah! Le deseo tanto…

¡De mañana no pasa! Mañana hablaré con él. Espero que lo que he preparado sea suficiente…

De momento me voy a la cama a ver si soy capaz de dormir.

 

CTC 5

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el enero 19, 2013 en Cuando Todo Cambia y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Claaro, si están bien así, ¿Para qué cambiar? Desde luego, este Baek se merece un sopapo, en eso JR tiene razón xD
    Creo que se complica demasiado la vida buscando alguna demostración de película romántica, y tampoco creo que haga falta. Con que quede claro que lo quiere… aunque el plan de JR también sonaba muy bien. Aunque ya le ha ignorado bastante, no es cuestión de enfadarlo más jajajaja.
    Va muy bien, ¡Espero lo que sigue! ^^

    • Baekho se merece no un sopapo, sinó varios! pero me encanta lo tontito que es! (era necesario…)
      si, la propuesta de JR no dejaba de ser interesante, pero le veo poco futuro XD
      a ver si no te decepciona la declaración de pelicula (?) del próximo cap ^^

  2. Un sopapo dos sopapos tres sopapos y cuatro sopapos tengo para ti baek. Por que ? Por que te los has ganado a pulso so inutiiiiiil^^♡

  1. Pingback: Cuando Todo Cambia | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: