Ninfomanía: La cura. Capítulo 4


ninfomania2-4

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing: BaekRen (Baekho x Ren)

 

Capítulo 4:

Llego a casa con la sensación de tener el corazón hinchado de felicidad, y los labios hinchados por el roce.

Hemos pasado horas en el parque. Besándonos, solo besándonos.

Charlamos, nos reímos y nos besamos. Y lo menor es que no he necesitado nada más. Era perfecto así. Bueno, algo más no hubiera estado mal, pero puedo conformarme con eso por ahora.

Me siento ligero, y con el estomago removido. Pero es agradable, es muy agradable. Me siento flotar.

Y ahora llega el dilema. ¿A quién se lo cuento primero? ¿A papá y mamá? ¿A J y Mimi?

Supongo que a los chicos, aunque no lo entenderán… Pero lo aceptarán, porque son mis amigos. Mis padres… ¿Qué pensarán de ello?

Yo me siento bien. Entonces es que está bien ¿no? ¿Está bien que le quiera? ¿Que aspire a alguien tan bueno como él? La verdad es que me siento egoísta…

Pero soy tan feliz, que seguiré siendo egoísta un tiempo más.

– Hola cielo – me saluda mamá al llegar. – ¿qué tal ha ido?

Siento como me suben los colores, la enorme sonrisa que se pinta en mi cara. Dios, que obvio soy.

– ¿Y esa cara? – se ríe y se acerca. – ¿ha pasado algo?

– Me ha besado. – respondo como un completo idiota. – ahora somos novios.

No he podido contenerme. ¿Cómo podría contenerme? Si solo tengo ganas de… Gritar lo mucho que le quiero, lo feliz que soy ahora. Quiero que el mundo entero lo sepa.

– Wow, eso… – mi madre parece confundida, sorprendida, pero sonríe y me abraza. – me alegro muchísimo por ti Minki. – se separa y me mira a los ojos. – ¿Estás seguro de esto? ¿Eres feliz?

No dudo ni un instante.

– Soy muy feliz.

– Entonces soy feliz yo también.

Me meto en mi cuarto tarareando. Cuando llegue papá se lo contaré también, de momento mis amigos. Por suerte están conectados, porque no puedo esperar para decírselo.

“Estoy saliendo con alguien” Les suelto de golpe. Se callan, pasan unos segundos, y luego llegan las reacciones.

“O.O”

“Wow” “Really?”

“Pero saliendo en plan novios?”

No, saliendo en plan palomas.

“Pos clro k en plan nvios Mimi! En k otro pln se puede salr?”

“Wow” Ya J, eso ya lo has dicho.

“Pues tienes que dejarle”

“¿Eing?” Que dices Mimi?

“Si no le dejas tú te dejará él” “no va a funcionar” “lo sabes”

“Y eso pk?” “Pk a ti te dejen siempre lo mío n puede funcionar?”

Ay que me cabreo…

“No va a funcionar Ren” “no nos entienden” “a un novio no suele gustarle que vayas por ahí acostandote con gente, y nosotros no entendemos en concepto de fidelidad”

No Mimi, lo estás entendiendo mal.

“Él me entiende” “y por eso n t preocups, hace meses q tampco salgo…”

“Entonces es para eso? Para tener el polvo fácil siempre que quieras?”

Ok, estoy oficialmente cabreado.

“Yo n soy cmo tu” “él m gusta”

“Te gusta ahora” “¿Te gustará en una semana? Dos?”

“Si”

“…”

¿Puntos suspensivos? ¡Joder Mimi!

“Cn un “felicidades” bastaba”

“Pos felicidades”

Creo que se ha cabreado. ¡Pues ya le vale! Con lo feliz que estaba yo… Sé que les caerá bien, solo tienen que darle una oportunidad, él nos entiende…

“Chicos…” Interviene JR “no os peleéis…”

“”No os peleéis” pero hasta ahora calladito, ¿no J?”

“Mimi, ests muy borde” Está realmente borde…

“Es que me desesperas. SE que no va a funcionar”

“Ni siquiera le conoces…” Quiero defenderle, decirle que si, que Baekho es diferente a cualquier tío con el que haya podido estar, pero no va a entenderme, no cuando se pone en este plan.

“No creo que pueda a funcionar con nadie”

“Hoy estás especialmente pesimista” No es pesimista J, es borde y toca-cojones.

“Estoy de mala leche” ¡eso!

“¿No te fue bien tu última aventura?”

Estuvo fuera un par de días, puesto que ya está de vuelta supongo que no fue muy bien…

“Me echó en dos días” nos explica “estaba casado, con la mujer de viaje” “cuando estaba por llegar me echó” Mimi y sus aventuras…

“Pos normal”

“Ya…”

Jope, Mimi cabreado y J que sigue en modo zombie drogado, no entiendo porque sigue tomándose las pastillas si le afectan tanto, hace tiempo que no parece el de siempre…

Este ambiente está muerto. Y Baekho no se conecta aun… Baekho… ¿Cuándo volveré a verle?

“Si os presento a Baekho le aceptariais?”

Por favor, Mimi, por favor, es importante para mí…

“¿Se llama Baekho? XD” evidentemente, es J quien responde. Mimi sigue cabreado.

“No, yo le llamo Baekho…” “Se llama Dongho”

“Que monos :P” “Yo si quiero conocerle”

“guay ^^”

“ok” Mimi…

“k te pasa mimi?” que su aventura no le haya funcionado no es algo nuevo. No debería cabrearle tanto. Entonces ¿Qué le pasa?

“que te tengo envidia”

¿Envidia? ¿A mi? ¿Por?

“por?”

“ya sabes…” “porque tienes novio…” oh, claro… “¿Por qué yo no encuentro a alguien así?” “me diréis que no lo busco…” si, claro que lo busca, con desesperación incluso. Mimi no se limita a buscar solo polvos de una noche. Busca admiración, a alguien que le adore. No va a encontrar eso restregándose contra treintañeros casados.

“pero buscas mal, a lo desesperado”

“Tal vez es que no buscas en el sitio adecuado” gracias J, eso es.

“…” “ren, estoy desesperado…”

¿Y  yo que quieres que te diga???

“¿quieres que sea tu novio?” J… Wow, al final se lo ha dicho…

“no es eso J” “pero gracias XD”

Mimi, a veces eres tan idiota…

Le abro otro chat privado a J. Espero que no se lo haya tomado muy mal… “lo decías en serio n?”

Tarda unos segundos en responder, al final dice solo “¿lo sabías?”. Por favor… si eres súper obvio…

“sospechaba”. No responde, y al final acabo añadiendo yo “lo siento”

“gracias”

Mimi sigue hablándonos sobre cómo sería su chico perfecto, J termina yéndose, y yo me quedo siguiéndole la corriente y sintiéndome culpable.

Al rato me veo obligado a irme yo también para no terminar gritándole algo a lo “enamórate de J y déjate de tonterías!!!”, y justo cuando termino de despedirme otra burbujita de chat se me abre. ¿Quién me estará hablando?

“hey, que hay de tu vida? Hace mucho que no te veo”

Es Aron. Realmente hace como tres meses que no “salgo con su grupo”. ¿Ahora finge que me echa de menos? Ya, claro.

“Me contagiaron sida” “estoy en el hospital” “me voy a morir”

Ok, es de mal gusto, pero no me apetece hablar con él.

“es en serio?”

“no”

“uf…” Ni que te importase “No hagas bromas así!!!” “me has asustado” lo que tu digas.

“oye, me marcho a ayudar a mamá con la cena” “ya hablamos”

“entonces estás bien?” Ya te he dicho que si “ok, hablamos” claro…

Cierro el portátil y me tumbo sobre mi cama. ¿Enserio ahora finge que le importo? Si se la pasaba regañándome. No me soportaba. Y no me extraña tampoco, con todo lo que me ha visto hacer… Pero eso no cambia las broncas que me metía siempre cuando volvíamos para su casa.

“eres un inconsciente! ¿Cómo puedes hacer eso? ¡Ponle un mínimo de sentido común so idiota!”

Está claro que me odia. ¿Por qué me habla entonces?

Porque no te odia. Se preocupa. Igual que papá y mamá. En el fondo te quiere.

¿Me quiere? ¿Es posible?

¿Es posible que todas esas broncas fueran porque se preocupaba por mí?

“¿Qué no ves que es peligroso? ¿No ves que podría pasarte cualquier cosa?”

Aron se preocupaba por mí…

Oh, mierda. ¿Por qué habré sido tan borde con él?

Vuelvo a coger el portátil y le abro el chat.

“lo siento Aron” ah, dios, esto es ridículo. “tu… no me odias… ¿verdad?”

“eh?” “no, claro que no”

Bu-bum, bu-bum, bu-bum. ¿Porque tengo la sensación de que se me puede parar el corazón en cualquier instante?

“tu… ¿te preocupabas por mi?”

“¿Cómo no me iba a preocupar? Tendrías que haberte visto, volvías siempre hecho un asco, y vi algunos de los tíos con los que te acostabas, parecían peligrosos” “en serio, me veía que cualquier día no volvías. Pero si te decía algo me gritabas, y tampoco quería pelearme contigo…” “creo que como protector soy un desastre…”

Wow… ahora me siento… Mal… He creído durante tanto tiempo que me odiaba… Es como con mis padres. Siento ganas de llorar.

“no, eres bueno” “gracias por intentar protegerme todo este tiempo…”

¿En serio le he dicho esto? Cuando me pongo sentimental no me reconozco. Él tampoco.

“Estás bien???”

“si, estoy muy bien” “y…” Supongo que puedo contárselo ¿no? Osea, tiene que saberlo… “tengo novio”

“oh! Wow! Me alegro por ti! :)”

Me quedo charlando con él. Hablándole sobre Baekho, y él me cuenta cosas también, suyas y de sus amigos. Me dice que vaya algún día con ellos, aunque sea con Baekho, que algunos me echan de menos, otros se quedaron con una mala impresión de mí. Básicamente quiere volver a verme ahora que estoy mejor. Se lo agradezco.

El domingo siguiente voy a ver a Baekho jugar al futbol con su equipo. Con el equipo de su edad, con los que juega, no con los pequeños a los que entrena. Voy aun más nervioso que la primera vez que nos vimos. Es lo normal ¿no? Ahora todo es… Diferente…

Jo, que ganas tengo de besarle… Cuando le vea le saltaré encima. Es que ni me importa que haya gente mirando. Me lo voy a comer. Sus labios, su cuello, sus orejas, sus brazos, su pecho sudado… Jo, que ganas tengo de hacer algo más que besarle…

Voy tan ansioso que llego un cuarto de hora antes. Él ya está ahí, evidentemente, con todos sus compañeros, y aunque hubiera planeado correr a sus brazos y devorarle como si no hubiera mañana me quedo clavado en el suelo. Su sonrisa me paraliza, y sonrío también.

Odio mi subconsciente con complejo de niñita enamorada. ¡No puede ser que me quede así solo porque me ha sonreído! Y ahora me estoy sonrojando… lo que faltaba.

¿Pero qué me pasa con este chico?

Se acerca a saludarme, separándose un poco del grupo.

– Hola Rennie.

Y aun sonriendo me besa rápido en la mejilla cuando llego junto a él. Y mi cuerpo entero se enciende, necesitado de mucho más. ¡Eso no es un beso Baek! Bésame como dios manda, con lengua, muérdeme, devórame, acaríciame todo, tócame, déjame sentirte…

¡Para Ren! Tienes que controlarte ¿recuerdas?

Y todo eso solo porque me ha besado en la mejilla…

– Hi… – murmuro con voz ahogada.

Se preocupa al instante.

– ¿Pasa algo?

Cojo aire y me obligo a echar de mi mente todas las imágenes mentales de Baekho y yo en una cama, Baekho y yo desnudos, Baekho entre mis piernas, yo lamiendo entre las suyas…

Fuera, todo eso fuera.

Sacudo la cabeza, suspiro y me fuerzo a sonreírle al responder.

– No, lo siento, es que… Imagino cosas.

Por su cara me queda claro que lo ha entendido, y que la próxima vez es mejor que no se lo diga. Creo que le asusto.

Pero él solo se ríe, me coge de la mano y me lleva con sus compañeros, para presentarme.

Presentarme como su novio.

Se sonroja y tartamudea, pero está claro que ya lo saben todos, porque ninguno se sorprende de verme, o no en el sentido que deberían…

– Wow, – exclama uno, ¿GoonWo? ¿GoonHae? ¿HongHae? ¿O ese era el de al lado? -quando te he visto digo, no puede ser, nos dijo que salía con un tío, y entonces le has besado y he pensado “pero que troll!”, hasta que te has acercado y he visto que eras un tío. Jeje, ¿Cómo puedes parecer tan niña?

– Eh Goon, deja de meterte con él. – le regaña Baek. Me sonrojo al oir que me defiende, le miro y me pierdo en sus ojos, y le beso.

Sus labios son tan dulces, tan suaves, tan… tan suyos, que no quiero dejar de sentirlos, pero él me aparta, avergonzado.

– Tengo que jugar ahora Rennie…

Hincho mis mejillas en desaprobación, pero sé que tiene razón y me aparto.

– ¡Que monos! – exclama una voz femenina. Me giro y veo a una chica colgada del brazo de uno de los compañeros de Baekho. Será su novia.

– Esta es HyeJung. – me presenta Baekho, y ella lo toma como invitación para acercarse a mi y darme dos besos.

Me quedo helado, paralizado, luchando contra los impulsos de mi mente enferma y mi cuerpo necesitado. Ella huele a chicle, a champú de manzana verde, a desodorante de chica. Tiene las manos frías y las mejillas suaves, y sus labios están pegajosos de crema.

Se separa y me sonrío, y yo aun tiemblo por dentro, aunque mantengo mi cuerpo muy quieto. Me coge las manos y me mira, sonriente.

– ¿Vienes a sentarte con nosotras?

Aun reprimiéndome miro a Baekho, y él asiente dándome ánimos.

– Claro – respondo con un murmuro.

Si se ha dado cuenta de mi extraña reacción no lo demuestra, se separa y vuelve a colgarse del brazo de su novio.

– Nosotros tendríamos que ir pasando. – dice uno, los demás asienten y se despiden para irse hacia los vestuarios.

– Bueno… – se despide Baekho. – nos vemos luego. – sonrío y asiento, nos besamos, y otra vez siento que se separa demasiado pronto. Se va con una sonrisa, y cuando me giro veo a la chica, Hyejung, esperándome.

Nos sentamos en las gradas con dos chicas más, y no dejan de hablar ni un instante. Se interesan por mí y me preguntan cosas, y yo hago lo posible por desviar el tema sutilmente. Mientras esperamos a que empiece el partido charlamos de series, de películas y de ropa, y descubro que estoy cómodo charlando con ellas, no se me hace forzado.

Empieza el partido. No tengo ni idea de cómo funciona ni de lo que está pasando. Se lo digo y después de mirarme extrañadas empiezan a narrarme lo sucedido, a explicarme que normalmente son once jugadores y no siete, como hoy, que solo uno de ellos, el portero, puede tocar la pelota con las manos, que eso se considera falta. Me explican lo que es un fuera de juego, el funcionamiento de las tarjetas, de las faltas, penalties, corner, y muchas cosas más, y aunque no me entero de la mitad asiento como si lo estuviera entendiendo todo y al poco rato  dejan la clase teórica  y siguen hablando ellas.

Y yo empiezo a fijarme más en lo que veo, y lo que veo son chicos corriendo. Baekho y sus compañeros, en shorts y manga corta. Estamos prácticamente a primera fila, así que no están muy lejos, alcanzo incluso a ver las gotas de sudor en su frente, en su cuello y en su nuca, sus brazos musculados brillantes por el calor y el esfuerzo, sus rostros rojos y congestionados. Les oigo jadear cuando pasan cerca, siento el olor a sudor des de mi sitio. El calor, del sol, de la gente y del ejercicio me llega, entra en mi y una vez más desata mis instintos. Ya no miro a los jugadores como un simple observador, sino como un cazador, un depredador. Quiero esos músculos, esa piel, esos labios rojos y jadeantes por el esfuerzo. Quiero enredar mis dedos en el pelo corto de la cresta rubia de Baekho, morder sus orejas perforadas y suspirar entre sus labios, enredar nuestros cuerpos desnudos y que el calor se transforme en gemidos, en roces, en suspiros.

Controlate Ren, no puedes ponerte así ahora, le prometiste a Baekho que irias a ver el partido, tienes que poder hacerlo, tienes que aguantar, tienes que controlar tu mente…

Me abrazo a mi mismo, bajando la cabeza entre jadeos.

Gatitos muertos Ren, gatitos muertos.  Gatito, tigre, Baekho. NO. Controlate, contrólate, ¡contrólate!

Calma el ritmo de tus respiraciones, vacía tu mente, deja de lado todos los pensamientos indebidos, olvida la excitación de tu cuerpo necesitado, anhelante, desesperado…

– ¿estás bien?

Una de las chicas me mira preocupada, y me doy cuenta de que no es la única. Veo asco, desconcierto y repugnancia en sus miradas, y no puedo soportarlo, tengo que salir de aquí.

Lo siento Baekho.

Me refugio en los lavabos, me mojo la cara con agua fría y me resisto a nada más. Froto mis sienes y mi cuello, obligándome a reaccionar, a apagar el incendio en mi interior. Pero es imposible, he perdido el control de mi mismo.

Me resisto me obligo a mi mismo a apartar las manos de mi cuerpo, las manos que se mueven solas acariciando mi piel encendida, pero es inútil, y a la que mi voluntad flaquea vuelvo a acariciarme necesitado.

No, Ren, no. Has venido a ver el partido de Baekho, deberías estar en la grada animándole, tienes que hacer que esté orgulloso de ti, tienes que cambiar, por él, tienes que ser mejor, tienes que superar esto, tienes que calmarte…

Pasan cinco minutos, diez, veinte, media hora. A ratos consigo calmarme, pero el excitación vuelve, apenas me puedo mover de donde estoy por temor a perder el control de mi cuerpo, de mi mente.

– Rennie. – oigo su voz des de fuera. – ¿Estás ahí? ¿Estás bien?

No sé cómo responder a eso, alargo el brazo y, temblando, quito el pestillo de la puerta. Me pongo en pie y salgo del pequeño cubículo, rezando interiormente por mantener el control, la poca calma que he conseguido.

Pero él me mira, me sonríe y coge mi mano, y se caen todas mis defensas, pierdo el control y al instante siguiente me encuentro besándole. Sus labios corresponden y se abren a mi paso, enredo mi lengua en la suya y le abrazo con fuerza, clavándole los dedos en la nuca, perdiéndome entre el aroma de su cuerpo y los latidos de su corazón acelerado.

Para cuando se da cuenta de que el beso es demasiado apasionado, de que algo no va bien y tiene que pararme ya es tarde, nuestros labios ya están demasiado pegados, nuestras pieles ansían tocarse y mi cuerpo atrapa el suyo contra la pared, abrazándole fuerte para impedirle alejarse.

Se remueve, intenta apartarme, separarse, pararme. No le dejo. Me enredo aún más entre sus brazos, me pierdo aún más entre sus dedos. Quiero sentirle más, necesito sentirle, necesito el sabor de sus labios, el calor de su cuerpo, el tacto de su piel, lo ansío y lo deseo.

Recorro su pecho, muerdo su cuello y su oreja, resiguiendo con mi lengua. Siento su latido acelerado contra mis labios, muerdo con más fuerza y le oigo quejarse, pero no proceso lo que dice, no tiene sentido, no tiene importancia. Importa su cuerpo, su voz, su piel desnuda cuando levanto su camiseta para besar su pecho, devorarle, comerle…

Me coge por los hombros, empuja con fuerza y al instante siguiente soy yo quien tiene la espalda contra la pared. Por mi bien, que sea él quien me toque, que sea él quien me haga sentir…

Pero no me toca, no me besa, no me acaricia, me zarandea con fuerza, gritándome, y me salpica la cara con agua fría.

– ¡Basta! ¡Contrólate, vamos! – parpadeo y le miro, está furioso. – Cálmate. – No, está asustado.

Oh, no. He estado a punto… otra vez… Si Baekho no llega a tener la fuerza suficiente para detenerme… no quiero ni pensar en ello. Soy horrible.

Respiro, luchando conmigo mismo para mantenerme, calmarme. Tengo que hacerlo, si llego a hacerle algo a Baekho no me lo hubiera perdonado jamás. ¿Qué más dá que sea mi novio? No puedo simplemente tomar de él lo que quiera cuando quiera. Ya me dijo que no estaba preparado. ¿Qué me pasa?

Me pasa que pierdo el mundo de vista, que no puedo resistirme a mis impulsos, que ni siquiera he pensado en sus sentimientos porque en ese momento me habría dado absolutamente igual que fuera él o cualquier otro de sus compañeros, cualquier otra persona.

Y me odio por eso.

– Lo siento Rennie – empieza con voz triste. – sé que quieres eso pero… aun no estoy preparado, y no me parece que…

– No, no, no. – le interrumpo. – no te disculpes porfavor. Me hubiera odiado si llego a hacerte algo. Gracias por pararme…

Me mira, dudando, y en sus ojos hay tanto miedo como culpa, y no me gusta ninguna de las dos. Siento ganas de llorar.

Cuando habla apenas es un murmuro, pero es más de lo que yo soy capaz de pronunciar.

– Siento que… Si quieres podría… podría intentar…

Le obligo a callar, con un dedo sobre sus labios y niego con la cabeza.

– No, está bien. – le calmo. – Aún no. No voy a violarte, te lo prometo. Esperaré.

Suspira, vuelve a murmurar un lo siento y besa mi cabeza.

Sé que tendré que ser paciente, sé que tengo que esperar y aguantar, y quiero hacerlo, porque conseguirlo significará merecerle, significará ser mejor.

Espero ser capaz.

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el julio 10, 2013 en Ninfomanía ~BaekRen~ y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. realmente me encanta este fic, la manera en que se narra es genial continuar por favor n_n!!!!! me encanta!!!! XD

  2. OMG !!!! Este capítulo me tiene mal enserio . No se que pensar casi lloro .en serio no se que decir respecto al capítulo . es muy bueno pero muy bueno .me vivo demasiado el personaje de Ren. Gracias!!!! Amo como escribes!!! Amo el fics!!!! todo es perfecto en este fics . Aunque me siento mal por Ren y Baekho .Gracias

  3. Fuera de todo el dramatismo de lo ultimo que paso… me dio mucha risa la imagen mental de Ren violándose a Baekho XDD

  4. ;;;;;___ ;;;; Pobrecillo Ren!! me ha encantado el capítulo, gracias.
    Estaré pendiente de su actualización 😀 por favooooooooorrrr! continuar el fic pronto!! os quiero!

  5. Fabuloso. Precioso.maravilloso. estupendo y mas sinonimos de buenisimo!! Espero con muchas ansias el siguiente episodio @_@ sois grandiosas escribiendo
    besos

  1. Pingback: Ninfomanía | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: