Don’t let me fall


Categoria: Oneshot Yaoi

Personajes: VIXX 

Pairing: Navi (N+Ravi)

Inspirado en la canción de On and on (más bien en un paso de la coreo, segundo 2:30 aprox) 
Utilizo los nombres reales, Cha Hak Yeon (N) y Kim Won Sick (Ravi) (para evitar confusiones y eso…) 

 

 

Es solo un paso, un simple paso de todos los que tenemos que aprender. Pero me obsesiona, me supera, no soy capaz de seguir pensando como un ser humano después de eso…
Pero claro, él también tiene la culpa. Porque el paso en si… Bueno, no hay para tanto, pero la forma como me mira al hacer eso… La mirada despectiva, de infinita superioridad, seductora, indiferente, con esas lentillas claras (hoy tocan azules), y con un brillo de lujuria que me hace pensar que este paso se le hace tan incomodo como a mi.
Y es que la presión de su mano sobre mi cuello, empujándome hacia abajo, para que quede de rodillas junto a él. Una imagen de él a una altura muy interesante, digamos que la altura perfecta para tener unas buenas vistas, y como además el paso anterior es sugerente para los dos digamos que mis vistas son aun mejores, y mayor mi problema.

Y claro, después de eso sigue bailando, ale, como si no hubiera pasado nada… Es casi imposible. Pero claro, tampoco es plan de pillarle ahí mismo, frente a todos, arrancarle los pantalones y chuparle todo, mas bien no… No sería una buena forma de salir del armario.
Pero no me faltan ganas. Para nada.
Por suerte (o por desgracia) como ya se lo que viene puedo prepararme mentalmente para eso, para que no me afecte tanto. Resultado, no me sale ni el paso siguiente ni el anterior. ¿Cómo voy a rapear cuando lo único que tengo en mente es que otra vez se pondrá delante de mí con su mano en mi clavícula, empujando hacia abajo…?

Hongbin termina su trozo, me levantan del suelo y ya me pongo nervioso. “concéntrate en cantar, concéntrate en cantar…”. Todos giran a mí alrededor, avanzando y retrocediendo, y cuando él pasa por delante levanto mi mano y le cojo de la chaqueta, tirando de él hacia atrás, obligándole a retroceder, y N me mira de reojo, sonríe de lado y se relame los colmillos. Se disparan mis hormonas, ahora mismo saltaría sobre él y le enredaría su lengua con la mía, me lo comería entero, morderle esa piel perfecta, tirarle de los cabellos plateados, hacerle gritar. Ah…

Pero no, suéltale y sigue rapeando, y entonces se para frente a mi, y siento las manos de todos en mi cuello, pero solo me importa la suya, que me quema al contacto, que me pone todos los pelos de punta y me hace jadear.
Empujan hacia abajo, y yo caigo de rodillas, la hebilla de su cinturón justo frente a mi cara, plateado sobre negro. No puedo, no puedo seguir… Mi boca se llena de saliva, necesito morder algo…

Levanto la cabeza y miro al techo, respiro, y siento su mano tensándose, un leve temblor.
Saltan, se apartan, y yo recuerdo un segundo tarde que tengo que saltar también.
Y claro, sigue bailando como si nada, sigue moviéndote, saltando, y no fijes la mirada en ese sugerente movimiento de caderas…

Al fin en los vestidores, a salvo. Me derrumbo sobre una silla y escondo la cabeza tras una toalla mojada, a ver si me refresca las ideas.
– ¿Tan cansado estás? – me pregunta riendo.
Respondo sin mirarle.
– ¿Cansado? Destrozado… – levanto la cabeza y le miro a través de un pliegue de la toalla blanca – Aunque tengo energías para mucho más…
Se sonroja un poco, nada que el maquillaje no disimule, y sonríe de una manera muy sugerente.
– Bueno, aún tenemos una hora y pico hasta que nos busquen…
Mi cuerpo se tensa, me falta el aire, jadeo, la boca se me llena de saliva otra vez. Ni siquiera respondo, aprieto la toalla mojada contra mi sien, intentando que me calme, que me calme lo suficiente como para ponerme en pié, agarrarle el brazo y arrastrarle al lavabo, lejos de los demás miembros que pululan por la sala.
Cierro la puerta tras él, le empujo contra ella atrapándole, sin tocarle, pero tan cerca…
Hace calor, demasiado, mi cuerpo tiembla y no puedo respirar. Él sonríe, lujurioso, y yo le sonrío también de lado, ambos jadeando, ambos temblando.
– No puede ser que siempre terminemos igual…
– Habrá que quejarnos al coreógrafo… – se ríe – “oye, quita ese paso que mi novio se pone demasiado cachondo y siempre terminamos en los baños…”
Me río también con él, pero no dura mucho, no aguanto más, me pego a él y devoro sus labios, ansioso.

Tiramos las chaquetas de ambos en algún rincón perdido, desabrocho su camisa y él la mía, se me resiste el nudo de la corbata y lo dejo por inútil, perdiéndome entre sus abdominales y el tacto de su piel suave.
Su cuerpo ardiente se adapta al mío, le acaricio de forma frenética, queriendo sentir toda su piel contra la mía, queriendo llegar más hondo en su boca. Luchan nuestras lenguas y se mezclan nuestros jadeos cada vez más seguidos, el roce de sus labios, el sabor de sus besos…
Bajo mis manos a su trasero, aprieto, y suspira, clava sus dedos en mis hombros, hecha la cabeza atrás, y salto a devorar su cuello, sintiendo el latido acelerado de la sangre en su piel.
Su mano resigue mi hombro y se posa sobre mi cuello, apartándome. Me mira a los ojos unos segundos, ambos llevamos aún las lentillas azules. Sonríe, jadeando, y relamiéndose me empuja hacia abajo.
– Hacía tanto que quería hacer eso…
Bajo lentamente, sin perderme un detalle de su cuerpo, y al llegar a su cinturón esta vez no me contengo, lo arranco de un tirón dispuesto a hacerle mío. O esa es mi intención, porque tiemblo, y se me enredan los dedos en la hebilla, y me pongo nervioso.
Al fin consigo desnudarle, le acaricio suave y levanto la cabeza para mirarle a los ojos una última vez.
– Sabes que no seremos capaces de hacer este paso en el escenario otra vez ¿no?
Se ríe, y su risa se transforma en gemidos en cuanto rozo su piel con mis labios, con mi lengua, con mis dedos, con mis dientes… Le deseo, y voy a devorarle entero. Deseo que gima, deseo que tiemble, deseo que se estremezca, que grite mi nombre, que me desee también…
Enreda sus dedos en mi cabello fuego, jadea, mientras yo cubro con las caricias de mi lengua toda su entrepierna hinchada, demasiada excitación, demasiado calor, demasiada tensión.
– Wonnie…
Su gemido, mezclado entre jadeos y quejidos, casi no se oye, pero resuena en mi mente con fuerza, y respondo a su llamada, a sus manos que tiran de mi cabello hacia arriba. Vuelvo a ponerme en pie, nos miramos, jadeantes, y salta a mis brazos para besarme de nuevo.

Aprieta mi cuerpo con fuerza contra el suyo, sin dejar ni una gota de aire entre nosotros. Puedo oír su respiración acelerada, el latido de su corazón, puedo oír sus quejidos, el sonido de nuestros besos, puedo sentir su piel ardiente, su mano bajando por mi pecho hasta colarse entre mi ropa.
Es demasiado intenso, la ardiente oleada de electricidad, placer en su estado puro que me golpea, me deja sin respiración. No puedo seguir besándole, me separo, jadeando para recuperar el aliento, y él aprovecha para atraparme a mí contra la pared y juguetear con mis partes, mordisqueando mí oreja, riéndose…
– Estás perdido…
– Tú… me pierdes…
Jadeo, intentando sobreponerme, intentando dominarle otra vez. Agarro su nuca y estampo mis labios en su boca. Nuestras lenguas vuelven a enredarse y sus caricias disminuyen por la distracción. Bajo de nuevo mis manos y le acaricio yo a él, ahora la distracción es completa, vuelvo a dominarle.
Rodamos, acariciándonos mutuamente, luchando por mantener el control, por recuperarlo, por atrapar al otro contra la pared, por liberarnos del agarre, susurrando nuestros nombres, besándonos, perdiéndonos en las caricias del otro, saboreándonos…
Y el placer es cada vez más intenso, tanto que parece que no voy a resistirlo, que mi propio corazón va a ahogarme de tan fuerte que late.
– Wonnie…
– HakYeon…
– Tómame… Ya…
Su petición no admite réplica, ni yo tengo la voluntad para negarme, más bien me consume el deseo…

Bajo sus pantalones, me pego aún más a él y acaricio su trasero, apretando con fuerza. Él enreda sus piernas en mis caderas mientras mis dedos, untados de saliva, tantean su piel. Encuentro su entrada, ni siquiera tengo que dilatarle, está tan excitado que parece que su cuerpo me estuviera esperando, y su cuerpo me recibe de forma deliciosa, con un profundo gemido que resuena en mi mente llena de deseo.
Empujo una y otra vez, de forma casi frenética, perdido entre sus gemidos, y los míos, y las miles de sensaciones que su contacto me provoca. Su cuerpo ardiente, estrecho, suave, su voz hermosa, y los ojos que me miran fijamente des de detrás de las lentillas azules.

No puedo respirar, me falta el aire, ni siquiera puedo gemir ya. El cosquilleo en todo mi cuerpo, se hace más intenso, el fuego en mis venas me abrasa. Le siento tensarse, los gemidos ahogados por la falta de aire, su expresión contraída, y me dejo llevar por el potente orgasmo. El corazón se me detiene, demasiado placer…
Respiramos, cogemos aire con fuerza y nos quedamos unos segundos inmóviles. Salgo de su cuerpo y nos derrumbamos, caemos al suelo, y me estremezco por el frío de las baldosas contra mi piel ardiente.
Le abrazo, no queriendo separarme de él ni un instante, y él me devuelve el abrazo, aun jadeante, aun ardiente… Nuestras lenguas se enredan de nuevo, somos adictos el uno al otro.
– Algún día… – no le dejo hablar, pego mis labios a los suyos – algún día… – se separa, vuelvo a perseguirle – Ravi, ya… – ríe, me separa.
– Woonie me gustaba más… – murmuro buscándole de nuevo. Me saca la lengua y me mantiene alejado. – ¿Qué decías?
– Que algún día me matarás del orgasmo.
– Eso ni en broma.
No le dejo seguir, vuelvo a besarle, y me devuelve el beso, y nos perdemos entre los labios del otro.
Salimos del baño veinte minutos más tarde, aún colocándonos la ropa.

– Ahí llega la pareja discreta… – murmura Hongbin peinándose (y repeinándose, y arreglándose el maquillaje, y poniendo muecas delante del espejo como habrá estado haciendo la ultima media hora…).
N le saca la lengua, (esa lengua…).
– ¿Para que disimular? Como si no lo supierais todos ya…
Hyuk se ríe, como exasperado.
– Pues yo hubiera preferido no enterarme oíendoos gritar a las 3 e la madrugada…
Ahora nos reímos todos, realmente somos muy poco discretos…
– El día que se enteren las Starlights… – Murmura Ken aun riéndose.
– Ken… – N se acerca a él, le pasa in brazo por el hombro y le sonríe – las Starlights escriben fics sobre esto…
– Cierto!
– Hey Ken… – murmura Leo, ausente hasta ahora, levantando la cabeza del libro. – yo de ti no dejaría que me tocase, a saber donde han estado sus manos…
– Eh! – replica N – que me he lavado!
N le saca la lengua y Leo le ignora y sigue leyendo.
No pasan ni un par de minutos que llega uno de los trabajadores que nos llama para la entrega de premios. Nos ponemos en pie perezosamente y le seguimos.
– Pues se me ha hecho corto… Siempre nos hacen esperar un montón…
– Eso tu, que has estado entretenido… – me replica Leo pasando a mi lado enfurruñado.
N, junto a mi, sonríe de lado.
– ¿Y a ese que le pasa? – le pregunto.
– Que está frustrado. – Responde – Ya sabes, todo eso de estar en contra de la homosexualidad, vírgenes hasta el matrimonio y eso… Es como le han educado y le cuesta aceptar otra cosa…
– Pues tiene que estar pasándolo fatal con nosotros…
N asiente.
– Creo que lo pasa peor con lo que siente el mismo – se ríe – Creo que le mola Ken – me explica mas bajito – Pero vaya, no se nada seguro… No se, igual nuestro ejemplo le ayuda a aceptar-lo. ¿No?
– Igual – murmuro – Entonces nuestra tarea es acostumbrarle a esto y convencerle de que esta bien ¿no? Todo por su propio bien…
– Claro, lo hacemos por él…
Me sonríe, se detiene un instante mirando a nuestro alrededor, comprobando que solo estamos nosotros y los chicos algo mas adelante. Y me besa, rápido y fugaz, pero suficiente para dejarme una sonrisa de idiota en la cara…
Sigue caminando, y yo me quedo inmóvil viéndole alejarse, con los ojos fijos en su trasero, en su cuerpo que se contornea al andar…
Se detiene y me mira.
– ¿Vienes?
Sonrío, asiento, y me acerco a él, respondiendo a su sonrisa.
He caído en sus encantos.

 

SHIROKO

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el julio 26, 2013 en K-POP oneshots y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. waooo simplemente me dejo muy impresionada pues me encanto y los fics aqui en este lindo blog son lindoss si amos los escritos de aqui ♥ ♥ ♥

  2. Wuahh he amada todos y cada uno de los fanfics que esriben pero al ser de vixx me gusto mas jejeje podrian continuar econ un shot de ken y leo

    • ¡Yey! Que bien que te guste tanto. jeme
      Hemos intentado con Ken y Leo y nos es un poco dificil esta pareja… no por ellos, que les queremos un montón, si no por que el hecho de escribirlo se hace dificil. XD a saber por que.
      De todos modos nunca se descartan posibilidades, así que ¿quien sabe? ^^
      gracias por el rev!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: