ACTION: Capítulo 25


action25

Categoria: Fanfic Yaoi

Personajes: Nu’est (grupo K-POP) RenMinhyunAronJR y Baekho

(Cada personaje narra en un color diferente.)

Capítulo vigésimo quinto

Baek me mira a los ojos como nunca había hecho, tiene una mirada lujuriosa que parece que pueda desnudarme. Y estamos solos.

– Sabes Rennie, viendo a ese par he tenido un par de ideas interesantes que me gustaría probar… pero claro, sin ti no serian la mitad de divertidas… ¿quieres jugar conmigo?

Mientras habla de una forma lenta y seductora sus manos bajan acariciando mi pecho, están calientes y toda mi piel parece arder a su paso. No respondo, no hace falta, solo le beso como no había hecho nunca, descargando todas las ganas acumuladas de estos días. Viéndole entrenar, sudar, sonreírme, besarme… Está jodidamente bueno y yo ya no puedo más.

– No puedo resistirme más Rennie… – susurra a mi oído mientras me aprieta contra su cuerpo. Noto todos y cada uno de sus músculos pegados a mi pecho y solo puedo enredar mis manos en su pelo, deseando que la ropa que se interpone entre nosotros desaparezca.

– Hazlo Baekho…mi tigre…

– Voy a hacerlo

¿Qué…? ¿Qué ha pasado con su voz? Esa no es la voz de mi chico…es más… Femenina. Es una voz que conozco. La zorra traidora.

– Hazlo, haz lo que yo no tengo valor de hacer.

¿Qué cojones hace JR aquí? ¿De qué está hablando?

– En serio, ¡voy a matarte!

¿QUE?

Abro los ojos de golpe y me doy cuenta de que: uno, Baekho duerme, eso era un sueño. Dos, Las voces no. Miro a mí alrededor y veo a JR despierto con esa apuntándole al cuello con un cuchillo. Espera… ¿QUE? MIERDA.

LO SABIA. LE VA A MATAR. ¿QUE HAGO?

¡Mi pistola! Tanteo a mí alrededor pero solo encuentro a Baekho. Le doy un codazo, le zarandeo y le aparto para seguir buscando mi arma. ¡¿Dónde está?! ¡Tengo que darme prisa! Mierda, mierda, ¡mierda!

–  ¿Es mejor así verdad?

¿Es mejor así EL QUE? Bueno, que siga hablando y la entretenga. ¿DONDE ESTÁ MI MALDITA PISTOLA?

Cinco minutitos más…

– Baek, Baek, Baekho, vamos, ¡¡que le va a matar!!!

Su voz baja pero insistente me obliga a despertarme mientras me golpea a codazos y patadas.

¿Matar? ¿Pero qué…? Abro los ojos, más intrigado que otra cosa. Y lo veo.

Lime, con un cuchillo, a punto de degollar a JR.

Oigo mi propio grito incluso antes de pensar que voy a gritar, el arma sale disparada hacia algún rincón incierto y segundos más tarde un fogonazo de luz empuja a Lime un par de metros atrás.

Un grito ensordecedor me saca del mundo de los sueños. Es la voz de Baekho. ¡¿Qué coño pasa ahora?!

Abro los ojos y al instante un enorme destello de luz me deslumbra. ¡Eso duele, joder! ¡Maldita sea!

Cierro los ojos y los cubro con mis manos, intento que desaparezca la sensación de quemado, ruedo por el suelo desorientado.

Y choco con algo. No, con alguien. Que se queja igual que yo. Que también se ha quemado los ojos con el destello. Que tampoco entiende nada.

– ¿Qué? ¿Qué pas…?

– ¡ZORRA! ¡SABIA QUE IBAS A MATARNOS! ¡PUTA! ¡TE MATARÉ!

Retengo a Ren antes de que salte hacia ella, le quito la pistola y le mantengo firme a mi lado, ni siquiera sé por qué. JR cierra los ojos y traga saliva, no estoy seguro de si está agradecido de que le hayamos salvado.

– ¡ESCORIA! ¡JAMÁS DEBIMOS CONFIAR EN TI! ¿Y LOS MONSTRUOS SOMOS NOSOTROS? ¡ASESINA!

Lime, aun aturdida, intenta ponerse en pie, Aron es más rápido y le salta encima, inmovilizándola contra el suelo. Levanta el puño y lo baja golpeándole la cara antes incluso de caer al suelo. Minhyun grita, una ráfaga de viento pasa zumbando a mis oídos y los gritos de Ren parecen, literalmente, relámpagos.

La van a matar.

Y se lo merece.

Suelto a Ren, que inmediatamente recupera su pistola.

– ¡PARAD!

No, no por favor, no… No quiero sumar más vidas en mi lista de deudas. Dejadla…

Todos me miran asombrados. ¿Porque la defiendo? ¿Porque yo? Yo que siento como me escuece el corte y como la sangre caliente empieza a degotar de la herida apenas superficial.

Sé que no quería hacerlo. Temblaba. Quería que la detuviéramos. No sé qué la habrá llevado a pensar que debía matarnos, pero no quería hacerlo.

– Por favor, soltadla.

Y por algún extraño motivo, todos me obedecen. Aron se retira, Minhyun y Baekho se relajan. Ren… bien, Ren no baja el arma, pero tampoco dispara.

Lime me mira a los ojos, con lágrimas.

– No podía…

– Lo sé.

Boquea y traga saliva mientras las lágrimas caen ya de sus ojos.

– Tenía que…

– Lo sé. Te comprendo, pero quiero vivir. Voy a permitirme ser un poco egoísta.

Le sonrío, y ella cierra los ojos.

La sien izquierda le sangra por el golpe de Aron, se deja caer al suelo, y con los ojos cerrados casi parece muerta.

Me acerco al botiquín y bajo la mirada atónita de mis compañeros aplico una capa abundante de crema cicatrizante sobre la herida. Minhyun enseguida reacciona y me echa una mano.

– ¿Nos quedan sedantes? – Pregunto.

– Tres.

– Pinchadle uno.

Lime abre los ojos y me mira fijamente. ¿Agradecida? ¿Suplicante? realmente no lo sé, tampoco dice nada.

Aron nos acerca la jeringuilla y Minhyun hunde la aguja en su brazo sin pensarlo dos veces.

– ¡¿Sedarla?! – grita Ren indignado – ¡Deberías cortarle la cabeza! ¡Y arrancarle el corazón! si es que tiene…

Pero no hace nada. Se indigna pero se queda donde está. Baekho intenta calmarle abrazándole.

– No me lo puedo creer… – Murmura Minhyun – confié en ella…

Acaricio por última vez el cabello turquesa de la chica y me pongo en pie.

– Recoged las cosas – les digo a los chicos – nos vamos.

Por fin hemos abandonado nuestro refugio, el lugar donde hemos podido sentirnos más o menos seguros durante estos pocos días. Con la intención de no volver nunca más. Deseando que todo salga bien y podamos respirar, por fin, el aire del exterior.

JR nos ha impedido matar a Lime, así que aún confundidos y por petición del loco, la hemos sedado, atado y amordazado de modo que no pueda seguirnos; cuando despierte no va a ser capaz ni de moverse.

Hemos cogido nuestras mochilas con prisa, llevamos una cada uno, llenas a rebosar, y nos hemos encaminado hacia los montacargas que según Baekho van a llevarnos a la zona de oficinas. Una vez hayamos subido se habrá acabado la tranquilidad. Puede que estos sean nuestros últimos momentos de paz.

No caminamos despacio pero tampoco con demasiadas ganas. Se respira un ambiente pesado. La traición de Lime nos ha puesto tristes, porque excepto Ren todos confiábamos en ella, hemos pasado tantas horas juntos que llegamos a considerarla más o menos una amiga. Y encontrárnosla intentando matar a JR ha sido un duro golpe, aún nos sentimos confundidos e incrédulos.

Baekho es el que va delante y nos guía. Utiliza su poder para orientarse en medio de estos enormes almacenes y camina ausente y en silencio. De hecho ninguno de nosotros habla. Excepto Ren, que camina justo detrás del guía y no se cansa de restregarnos una y otra vez que él tenía razón, que deberíamos haberle hecho caso, que sabía que no podíamos fiarnos de ella… y todo esto acompañado por una colección innumerable de tacos. Aunque reconozco que no le falta razón, así que nadie se atreve a contradecirle.

Su voz chillona me provoca dolor de cabeza.

– ¡Joder, es que os lo dije! Sabía que no tenía que dormir, que atacaría de noche pero claaaro, Ren es un paranoico y Lime es muuuy bueeena. Y CASI NOS MATA.

– Cállate de una vez, rubia.

Min, detrás suyo, es el único que intenta calmarlo, pero sus palabas agresivas sólo consiguen que Ren replique cada vez más.

JR va el último. Parece el más deprimido y no me extraña. Camina despacio, y yo me giro de vez en cuando a mirarle para asegurarme de que no le coge ningún ataque de locura de los suyos y que no se pierde en medio de la oscuridad. Le veo andar con la cabeza baja, a menudo se gira para mirar atrás, como buscando algo en medio de la oscuridad, sin conseguir ver nada en absoluto.

Al fin me acerco despacio a JR. Lleva una gasa muy apretada en el cuello para evitar que su propia sangre lo maree, pero aún así tiene muy mala cara.

– Ei, ¿te encuentras bien?

Levanta la cabeza para mirarme, perdido en sus propios pensamientos. Sólo asiente y vuelve a mirar al suelo.

Los gritos de Ren, las réplicas de Min, la ausencia de Baekho y el decaimiento de JR… el ambiente cada vez es más insoportable. Debo decir algo, a ver si consigo que Ren se calle y que esto mejore un poco. Así que hablo con voz fuerte para llamar la atención de todos.

– ¿Por qué creéis que Lime ha intentado matar a JR con un cuchillo? ¿No sería más fácil haber usado una pistola? Habría sido más rápido acribillarnos a balazos, habría podido matarnos a todos antes de darnos tiempo a reaccionar…

– Porque no quería hacerlo, quería que se lo impidiésemos – JR me responde convencido y sin vacilar.

– ¿¿¿AÚN LA DEFIENDES??? ¿LA MUY ZORRA INTENTA MATARTE Y TÚ LA DEFIENDES? NO, SI AHORA SERÁ UN ACCIDENTE QUE INTENTARA REBANARTE LA CABEZA…

JR no responde, sólo vuelve a bajar la cabeza. Esta vez es Baekho el que habla e intenta calmar a su chico. Por fin el radar ha vuelto de su ausencia.

– Ren, déjale. Ya lo está pasando mal…

– ¡Pero si…!

– En serio, déjalo. Nos disculpamos todos por no haberte hecho caso, pero realmente no lo esperábamos, comprende que nos ha sorprendido y… déjalo…

Ren parece que va a volver a replicar pero se contiene.

– Vaaaale – responde y al fin se calla con un suspiro, no muy convencido.

Minhyun se acerca a JR y le habla, lo suficientemente alto para que lo oigamos todos.

– Oye, no entiendo por qué la has dejado allí atada y sedada. ¿Qué pretendes con eso? Sabes que no bajarán a buscarla y no creo que la hayas abandonado para que se muera…

– Si conseguimos salir de aquí conseguiré decirle a alguien dónde está para que vengan a buscarla, si no… quedará aquí atrapada y morirá con nosotros…

JR habla de nuevo sin vacilar y su seguridad me escama. Aunque bien pensado, no me parece una mala idea. Lime nos ha traicionado, ha intentado que fracasáramos en nuestra fuga. Ahora, su destino está ligado al nuestro, y su vida depende de la nuestra.

Nadie dice nada más y seguimos andando en silencio a través de la oscuridad. Me acerco a Min y le cojo de la mano, él aprieta la mía con fuerza. Está asustado y tiembla un poco. Y no voy a negarlo, yo también lo estoy. Pase lo que pase hoy, soy muy feliz de haberlo conocido, de poder cogerlo de la mano, puede que por última vez. Pase lo que pase hoy, él es y será la persona más importante de mi vida, mi primer y único amor verdadero.

El aire se respira tenso y cargado. Realmente, por más que Ren repita que nos lo advirtió, por más que yo mismo sospechara que algo iba mal, ninguno se esperaba esto. Quieras o no, nos habíamos refugiado en nuestra burbuja de “todo está bien”, y el regreso ha sido brusco, y doloroso…

Y con este ambiente cargado llegamos a la nevera, el inmenso almacén de comida desde donde cogeremos los montacargas que llevan a las cocinas de los pisos superiores.

Antes que nada compruebo si está despejado, si habrá alguien esperándonos en el otro lado, no parece que sea así.

Esperamos unos segundos a que alguien diga nada, hasta que me doy cuenta de que todos me miran expectantes. JR solo mira al suelo, y supongo que en esta situación soy yo quien debe guiarles. Al fin y al cabo, soy el único que se a donde va…

– Muy bien – empiezo – ¿recordáis todos lo que tenéis que hacer? – ellos asienten – pues los relojes a las doce en punto.

Encontramos los relojes durante nuestras expediciones a almacenes. Cuatro de ellos aun funcionaban aunque no tenían pilas. Encontramos pilas, y ahora tenemos cuatro perfectos relojes a destiempo. Los ponemos todos a la vez de modo que podamos sincronizarnos. Minhyun y Aron comparten el suyo ya que no tienen intención de separarse. Los demás tampoco, pero en fin…

El siguiente punto, son los mapas. Reparto uno a cada uno y asisto, orgulloso, a sus expresiones perplejas.

– ¿Cuando has hecho esto?
Guao, están muy currados, le habrán llevado muchísimo tiempo. ¿Por qué no me habré dado cuenta que los hacía? ¿Cuándo…? Oh, no. No me digas que los hizo mientras…

– Wow, están geniales.

– Está súper torcido. – Aron, voy a romperte la cara…

Pero Minhyun se me adelanta dándole una colleja cariñosa. Has tenido suerte enano.

– Oye, te callas. ¿Qué has aportado tú al grupo? ¿Eh? como mínimo mi novio hace algo útil… – Gracias Rennie… Que tierno que es defendiéndome. Le sonrío, y él responde acercándose para besarme muy rápido en los labios.

– No, en serio, ¿cuando los has hecho? – Minhyun, ¿tanto importa?

– Pues… a ratos…

– Mientras follabais. – Gracias Ren…

Lo ha dicho. Mierda, voy a morir de la vergüenza.

Hice el primero mientras Ren dormía, cuando regresé con JR y Lime de nuestra expedición a buscar túneles, y luego he ido copiando los otros. Hubiera necesitado una regla, escuadra, cartabón y transportador de ángulos para que quedase bien, pero es una chapuza aceptable.

Ignoro el comentario de Ren y la vergüenza de Minhyun y sigo explicándoles señalando en mi mapa.

– Os he marcado la sala de controles, la habitación de los niños, los montacargas (osea, donde vamos a salir ahora) y las puertas. Y esta cruz es el punto de encuentro. ¿Todo claro?

Rennie y Minhyun siguen enfrascados en un encarnizado duelo de miradas, JR está perdido en su mundo interno de depresión y Aron solo me mira con superioridad.

– Mientras podamos orientarnos por esta especie de serpientes… En serio, estos pasillos no llevan a ninguna parte. ¿Qué clase de chapuza has hecho?

– No, es que… son así…

Si, aunque parezca mentira, los pasillos no llevan a ninguna parte. Hay salas sin puertas y pasillos en diagonal. Salas triangulares y plazoletas entre los pasillos. Paredes más gruesas las unas que las otras, lo mismo con los pasillos. Una chapuza, vaya. Premio para el arquitecto que diseñó este edificio…

– ¿En serio?

– Pues el que lo hizo debía estar borracho, por lo menos.

– Si, en jaulas era igual, ¿recordáis? – asienten. – Ya sé que no es fiel a la realidad al cien por cien – me disculpo – pero es que no tenía material para más. Creo que esto es bastante útil…

– Es perfecto cielo, no le hagas caso.

Vale… jeje

Mapas, relojes y mochilas. Ya lo tenemos todo preparado. Sólo nos queda subir.

Nos miramos unos a otros, dudosos y en silencio. En realidad nadie tiene ganas de dar el paso. Huir de esta tranquilidad para correr hacia la libertad… o hacia la muerte. La situación asusta.

Me arrimo con fuerza al brazo de Aron y trago saliva con dificultad.

Al fin Baekho, nuestro guía, rompe el silencio.

– ¿Recordáis todo lo que dijimos? – asentimos. – ¿Todos sabéis lo que tenéis que hacer? -volvemos a asentir. – ¿Sí? ¿Seguro?

– Lo hemos repetido un montón de veces, ¿es que crees que somos tontos?

Baekho fulmina a Aron con la mirada pero no le devuelve la provocación. Mi chico sólo le mira con aires de superioridad.

Suspiro. Vaya par, siempre igual…

– Pues arriba – añade el guía. Y al fin nos acercamos a los montacargas.

Sólo hay uno que funcione y en él caben dos personas, aunque un poco apretujados. Habrá que hacer turnos.

Primero suben Baekho y Ren, así el guía podrá detectar si se acerca algún peligro mientras están arriba. Ambos se meten en el montacargas, más arrimados de lo que sería necesario. No parece que les moleste en absoluto tener que estar tan pegados. Cómo los entiendo.

Las puertas se cierran despacio y los dos rubios empiezan a subir.

Pocos minutos después el cubículo vuelve estar vacío en frente de los tres que quedamos.

– Id vosotros primero, yo me quedaré aquí a vigilar, por si acaso.

Jonghyun y yo asentimos y ambos nos metemos en el montacargas. Me duele dejar a Aron solo, pero no hay más remedio. No estaré tranquilo hasta que vuelva a verle sano y salvo arriba.

Jonghyun tiene muy mala cara, lo está pasando fatal. Me da lástima.

Mientras la puerta se cierra me acerco a él y le susurro con voz calmada.

– ¿Estás bien, Jonghyun?

Él asiente tristemente sin levantar la mirada.

Las puertas se cierran y nos quedamos a oscuras.

Min y JR han entrado juntos en los montacargas. En ese espacio tan reducido. Están a oscuras y muy pegados. Lo que habría podido hacer yo con mi chico en una situación así…

Pero está con JR. Y Min le ha susurrado algo. Sé que no va a pasar nada entre ellos… ¿verdad?

Mi chico y JR juntos. Y he sido yo quien se lo he propuesto. Soy idiota.

Después de una salida del montacargas muy poco digna lo cerramos y oímos como baja a buscar a los siguientes. Esperamos abrazados en silencio, sin atrevernos a hacer ningún sonido innecesario ahora que estamos aquí arriba. Al cabo de unos minutos llegan JR y Minhyun que también esperan en silencio. JR simplemente sigue en su mundo, con la mirada fija en el suelo y Minhyun mira ansiosamente la puerta del montacargas esperando a su amorcito. Como si le fuera a pasar algo por estar 5 minutos solo, vale que somos gafes, pero no tanto…

Cuando por fin llega Aron, Minhyun salta a sus brazos sin apenas darle tiempo de salir y le come la boca. Otra vez. Aron se queda con cara de embobado y estoy seguro que ese brillo en sus ojos es totalmente lascivo. Empiezo a plantearme si no me gustaban más peleados, que no se sobaban tanto.

Nadie tiene ganas de salir allí fuera, nadie dice nada, esperando a que alguien de la orden en medio de esa enorme sala-comedor vacía. Es un lugar inquietante, blanco industrial como todo lo demás y lleno de mesas y bancos, a oscuras da bastante mal rollo…

– Bueno, va, ya estamos todos así que… ¡vamos a patearles el culo a esos guardias! – la mayoría salen de su ensoñación al oírme menos JR que se limita a asentir con la cabeza, este chico empieza a preocuparme seriamente…

– Sí, vamos, por aquí.

Mi chico nos guía por la sala hasta las puertas de salida a los pasillos, al terreno enemigo. Estamos a punto de entrar otra vez en el terreno de batalla pero esta vez estamos más preparados, hemos entrenado, tenemos mapas. No podrán con nosotros.  

1082723_529596107106844_1842645203_n

Y vuelven a la carga! ¿lo conseguirán? ¿cuanto tardarán en encontrarles? ¿En que consiste su plan? todo eso y más en el capítulo siguiente!!! ^^

Puesto que ahora nos vamos de vacaciones no podemos prometer publicar cada capítulo en su día, pero no nos tardaremos! (no mucho) esperad por nosotras!

SHIROKO KUROKO AOIKO

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el agosto 1, 2013 en ACTION, Others y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Me mataron con lo del principio, Rennie y sus sueños húmedos xD Espero puedan salir y ser felices :3 y que Lime se pudra por zorra jaja y actualicen pronto, también el de ninfomanía por faaa Las amo ❤ Baekren 4ever, amor y paz(?) xD

  2. trinidad antilao

    son malas, yo no sabia que actualizaron por que en la lista no sale el 25 T0T, no importa como siempre GENIAL, jejejeje quedo mal ren con eso de minron jajajajaj.

    la verdad estoy corta de inspiración para los capis, miane encerio, pero mi memoria no me da para mas…….Bueeeeeeeno adios

  1. Pingback: ¡ACTION! | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: