Ninfomanía: Epílogo


ninfomania-epilogoo

 

 

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing: BaekRen (Baekho x Ren)

Epílogo, final. 

Realmente no me ha gustado escribir este capítulo, creo que porque no quería que se terminase, ha sido muy difícil… 

En fin… espero que os guste ^^

Y recordad, cada final es un nuevo comienzo. 

Epilogo

 

Su piel, sus besos, sus caricias, su voz…

Las sensaciones me abruman, la excitación, el deseo,…

Nos devoramos, ávidos del otro, pero disfrutando cada roce, saboreando cada beso.

Sus manos recorren mi cuerpo, des de mis labios hasta mis piernas, me abrazan, me acarician, me protegen. Y yo le acaricio a él, extasiado por su cuerpo fuerte, por sus manos gruesas, por sus caricias dulces, por sus susurros enamorados.

Le amo, y eso es lo que imprimo en cada uno de nuestros besos, en cada una de nuestras caricias, es lo que siento cuando me abraza, cuando su cuerpo se pega al mío y nos rozamos, cálidos suspiros entre nuestras bocas, dulces caricias de su piel, suaves besos lentos y pausados…

Disfruto cada sensación, cada pequeña corriente de electricidad que me recorre, que recorre nuestros cuerpos. Mientras la excitación sube ahogo mis suspiros entre sus labios.

Le amo, le amo, le amo…

Me siento lleno de él, me siento cálido, me siento fuerte. Me siento seguro y acompañado, me siento enamorado, me siento bien.

Sentirle entre mis brazos, sentirle junto a mi, dentro de mi. Y saber que es él.

Él.

Y nos besamos, nos besamos y nos besamos. Nunca tendré suficiente de sus labios dulces, nunca tendré suficiente de su boca húmeda, nunca tendré suficiente de su lengua cálida. Nos separamos solo para gemir, para coger aire y recuperarnos de los miles de sensaciones electrizantes y desbordantes que nos provocan nuestros cuerpos juntos. Todo es caliente, todo es eléctrico, todo es energía.

Simple y pura energía, que empuja nuestros cuerpos a enlazarse hasta lo imposible, a pegarse hasta ser uno, a moverse para rozarse, cada vez más y más.

Más.

Más roce.

Más besos.

Más caricias.

Más, más, más.

Nos mordemos con deseo y desespero, nos movemos ávidos y anhelantes, gemimos y jadeamos, enredamos nuestras lenguas y nuestros cuerpos en caricias infinitas buscando el placer, impulsados por el anhelo de sentirnos, de amarnos.

Sensuales gruñidos escapan de sus labios, jadeo ante sus roces, ante sus caricias, ante la fuerza de su cuerpo que me empuja. Caricias cada vez más fuertes, cada vez más necesitadas, cada vez más anhelantes y suplicantes de más placer, de más contacto, de más.

Hasta que el placer culmina, y durante segundos solo puedo concentrarme en respirar, en no ahogarme en el placer.

Su cuerpo caliente se derrumba sobre el mío y se desliza hasta quedar a mi lado. Jadea, igual que yo, falta aire para nuestros cuerpos en combustión.

Busco su mano y enlazo nuestros dedos.

Sigo sin poder respirar.

Intenso… que intenso…

No puedo evitar reírme.

– ¿Qué pasa? – me pregunta divertido – ¿De qué te ríes?

– De que yo tenía razón. – me mira, sonriente y confundido. Sus ojos brillan, su enorme sonrisa me envuelve en calidez. – El mejor polvo de mi vida.

Se sonroja, pero se ríe también. Y se acerca a besarme, a enredarnos de nuevo, me subo a horcajadas a su cuerpo desnudo y recorro con mi lengua sus labios hinchados. Rojos de deseo.

Jadeo y me vuelvo a reír, y me dejo caer para quedar de nuevo a su lado.

– Me has dejado demasiado exhausto.

Se acerca y muerde mi oreja.

– ¿Demasiado? No te creo…

Vuelvo a reírme, consciente de cuando bromea y cuando pide mimos de verdad. Ahora solo me hace cosquillas.

Me remuevo, le miro, con ojos brillantes, y aprieto su mano entre mis dedos.

– Te amo. – Le digo con un susurro.

– Te amo. – responde.

Sonrío.

– Te amo.

– ¡No empieces!

Nos reímos.

En momentos así, el mundo parece un sitio hermoso.

– ¿Que vas a hacer por navidades?

Se encoge de hombros.

– Comeré con mi familia supongo. Es lo que he hecho siempre. ¿Y tu?

– Pasaré la nochevieja con Jay y Mimi, y el veinticinco comeré con la familia también. – suspiro – me gustaría pasarlo contigo.

– A mi también. – admite. – otro año ¿si?

Asiento.

– Tenemos que pasar juntos la noche de fin de año.

Sonríe y asiente.

– Si. Eso si.

– Además, es como simbólico. Terminaremos juntos el año y empezaremos juntos uno nuevo.

– Y lo pasaremos juntos.

– Todo el año.

– Y muchos más.

Sonrío, sonríe, nos besamos.

Muchos más.

Termina el trimestre y las notas de mis exámenes son mejores de lo que esperaba. Buenas no, mejores. Teniendo en cuenta que pasé meses sin ir a clase y que estaba seguro de que repetiría curso, no están mal. Intentaré hacer las pruebas de acceso a la universidad aunque no creo que me acepten en ninguna.

El veinticuatro por la mañana me paso por el hospital, por el ala de trastornos mentales. El ala de chiflados, vaya. He quedado con Jang.

No es una visita oficial, solo quiero verla para desearle un feliz navidad y hablar con ella, porque si, porque aunque sea una pesada sé que me ha ayudado. Y solo por eso es importante para mi y la quiero.

Bueno, por eso y porque he pasado siete años de mi vida yendo a su consulta, hay cosas que cuestan de olvidar.

Y también quiero comentarle mis planes de futuro.

– ¿Psicología? – responde asombrada. Y aunque se sorprenda veo como se hincha como un pavo.

Me encojo de hombros.

– Lo más probable es que no me cojan este año en la Uni, tal vez al siguiente. Pero me gustaría. Quiero ayudar a la gente que es como yo, y creo que podría hacerlo porque… bueno, porque lo he vivido y puedo entenderlo. ¿Crees que podría hacerlo bien?

Lo piensa uno par de segundos, luego sonríe y asiente.

– Si, desde luego lo harías bien. Lo que me preocupa es que no te cargues tu demasiado. – la miro extrañado y sigue explicándose. – Jay y Mimi han respondido muy bien a tu idea para ayudarles. – A mi no me parece tanto. Jay ha desarrollado un extraño placer por la lectura y ahora no le ves nunca sin un libro, pero no se deja arrastrar a la calle sin no es conmigo y con Mimi. Si hay alguien más mejor, para que podamos controlarle si pasa algo. Mimi no tiene problemas en salir a la calle, pero se la pasa fichando posibles ligues y acercandose a insinuarse, y si no le dejamos ir les pide a gritos que le follen. Realmente no es agradable sacarle a la calle. Pero no digo nada, porque se que normalmente estas cosas piden tiempo, cualquier cambio es una gran mejora, un paso más. – Creo que realmente están mejorando y mejorarán más, y eso es genial, pero te estás implicando demasiado. – sigue ella – Quiero pensar que es porque son tus amigos, pero tengo miedo de que si terminas dedicándote a esto te ocupes tanto de cada uno de tus pacientes. No puedes ir a verles a diario, ni controlar cada aspecto de su vida. No puedes. Te lo digo por experiencia.

– Mmm… Bueno, imagino que aprendería que puedo y que no puedo hacer. Y si no siempre te tengo a ti para guiarme.

Me quedo un rato más charlando con ella, hablando sobre mi futuro. Me propone cogerme como ayudante en practicas cuando esté haciendo la carrera. Primero tengo que entrar en la universidad y sacar buenas notas, demostrar que puedo hacer esto. Tiene miedo de que estar con contacto con tanta gente “enferma” pueda afectarme. Yo tengo miedo también, pero no voy a rendirme. Como todo, va a ser difícil, pero daré mi mejor esfuerzo. Si he superado esto ¿que no podré hacer?

Como en casa y me quedo un rato ayudando a mamá con los preparativos para la comida de mañana. Iremos a casa los abuelos, pero traemos los platos entre todos.

A media tarde viene Baekho, nos ayuda en la cocina y luego vamos a mi habitación, ponemos música y nos quedamos tumbados abrazados en la cama, acariciándonos, relajándonos.

Por la noche, después de cenar, me acompaña a casa de Mimi y nos despedimos.

Jay no está, aún no le llegado. Vuelve a vivir en su casa, a ratos.

Nos instalamos en su cama mientras esperamos a Jay y me pone al día de su vida. No es que haya mucho que no sepa ya, puesto que ahora le veo prácticamente a diario, pero me gusta como me cuenta, como si no le importase en absoluto, que el tratamiento para su sífilis está funcionando, que en un par de años estará completamente recuperado y puede que ni siquiera le queden secuelas.

Me pregunta por Baekho con esa sonrisa lasciva y emocionada suya, y aunque ya sabe que nunca le cuento los detalles asiste interesado.

He encontrado algo que si funciona con Mimi. Le hablo del amor.

De algún modo es lo que siempre ha buscado, cuando sale buscando sexo lo que quiere encontrar en realidad es algo más profundo, y creo que, poco a poco, muy poquito a poco, estoy consiguiendo que vea que no lo está haciendo bien. Ahora cuando le hablo de besos no me responde inmediatamente que me deje de tonterías y pase a lo interesante, ahora los ojos le brillan cuando miramos una película (una película normal) y los protagonistas se declaran y se abrazan. Ahora no me mira con ojos rencorosos y me suelta un “ojalá algún día encuentre a alguien como tu tigre…”.

Cuando llega Jay Mimi baja corriendo a abrirle, sus padres están cenando fuera con unos amigos.

Me fijo en sus pies al bajar las escaleras, ya no pisa dos veces cada escalón, aunque sí vigila de no pisar las junturas de las baldosas. Abre la puerta dos veces y Jay la pasa dos veces antes de entrar y abrazarle.

Le abrazo yo también, subimos a la habitación y nos tumbamos de nuevo sobre las camas. Mimi encima de Jay. Sigue sin interactuar mucho con él, pero parece más relajado con él al lado. Como si se hubiese acostumbrado a que él esté allí.

Como si le necesitase.

A Jay se le ve feliz y mucho más activo que unos meses atrás.

No creo que lo hayan hablado, no creo que sean pareja, porque me lo hubiesen dicho, pero hay algo entre ellos. Se besan con más cariño, se tratan más próximos. Ya no es solo Jay pendiente de Mimi y este que apenas le ve. Interactúan, hablan y se ríen juntos, a ratos incluso me ignoran.

No puedo evitar sonreír.

– ¡Feliz navidad! – les deseo alzando mi copa de zumo cuando dan las doce.

– ¡Feliz navidad! – responden ambos.

Nos reímos, nos besamos y seguimos charlando como cualquier otro día. Es de las navidades más civilizadas que hemos tenido.

Llamo a Baekho para felicitarle también, vuelvo a decirle que le amo.

Cuando cuelgo alcanzo a ver como Jay le coge las manos a Mimi.

– Te quiero. – le dice bajito.

El corazón me va a cien, sé que no debería estar aquí y no muevo el teléfono de mi oído, como si así estuviera menos presente.

Mimi le mira, con las mejillas sonrojadas por el alcohol. Y se ríe. Se acerca y le besa.

Dios mío, que esto está pasando. Está pasando de verdad.

Mimi no responde, sigue haciendo otra cosa y cuando yo regreso habla conmigo como si no hubiera pasado nada.

Pero se lo ha dicho. Se ha atrevido a decírselo. Y Mimi lo aceptará. Necesita tiempo pero le aceptará.

Me siento feliz, y cuando me duermo aun sonrío.

A la comida familiar navideña se ha unido un nuevo fichaje. Alex, el novio de mi primo, come con nosotros.

La excusa es que como está de intercambio su familia está muy lejos, en España, y antes que pasar las navidades solo viene con nosotros. Pero aun así, el hecho de que haya venido significa que lo que tienen es serio. Bueno, que lleven dos meses juntos ya también es señal de que es serio. No parece que vayan a separarse. Y por mi genial, porque ese chico me cae muy bien.

Algunos de mis tíos y mis primos pequeños parecen algo distantes conmigo al principio, pero Aron y sus padres me reciben con los brazos abiertos, y la abuela me abraza con cariño y me desea feliz navidad con una sonrisa. Aún después de tantos años, mi familia sigue estando allí.

Cuando recogemos los platos me quedo un segundo solo con mamá en la cocina. Me abraza por la espalda, con fuerza, con cariño.

– Estoy orgullosa de ti cielo.

La miro, sintiéndome cálido. Me sonríe. Vuelvo a abrazarla y murmuro un gracias.

Sobran las palabras.

Vuelvo a ver a Baekho por la tarde, ahora soy yo quien va a su casa y como con sus padres. Les costó aceptarme y su madre sigue siendo algo fría cuando trata conmigo, imagino que no soy la mejor compañía que podrían desear para su hijo. Pero su padre es un hombre casi tan agradable como él, y aunque no lo fueran, son su familia, Y le tengo a él a mi lado cogiendo mi mano y diciéndome sin palabras que me ama.


De algun modo, la vida es hermosa ahora, y seguiré esforzandome para que sea cada vez mejor.

Y… ¡fin! Ahora si que si XDD

 

Muchas gracias a todos los que habéis leído hasta ahora, aún más a los que habéis comentado, en serio que he leído todos los reviews y animan un montón a seguir.

Agradecimientos… Quiero dedicar el fic a Alex, por seguirme hasta ahora y animarme tanto, a Minmin, por sus valiosos comentarios y aún más valiosos chistes, a Satu y Mikan, por ser tan perfectas y obligarme a mejorar cada día, y a Kuru, porque… bueno, porque ella es mi Baekho. ❤ 

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el septiembre 29, 2013 en Ninfomanía ~BaekRen~ y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. ¡Qué boniiiiito! ;___;

    El fic ha estado muy bien. Ren ha conseguido sobreponerse a su enfermedad. Ha demostrado que a cabezota no le gana nadie (xD) y que puede con eso y con lo que le echen. En cierto sentido, es la historia de su superación. Obviamente, no ha sido fácil (aunque a veces él mismo se complicaba la vida innecesariamente jajaja) pero de todos modos lo consiguió. Ha estado muy bien ;3

    Jay es tan monííííísimo *__* Esos dos son un amor, por favor. Par de cositos :3

    Jeje, en fin, que ha quedado bien ^^

  2. Definitivamente uno de los mejores fics que me he leído se no ta que le dedicaste mucho tiempo gracias por compartirlo ^^
    ojala no se hubiera acabado 😦 me hubiera gustado saber que paso con Jr y Min jaajaja pero bueno me encanto y te felicito ojalá sigas escribiendo mas fics
    un saludo 🙂

  3. -Se pone a llorar-

    ¡ESTO ES HERMOSOOOOOOO, OH, OH OH!
    No en serio, me la pase la mitad de la lectura fangirleandome y bastante sobresaltada.

    Dejando mi fangirlismo de lado, realmente esta ha sido una lectura preciosa, la evolución de Ren y el amor más puro entre el BaekRen me ha hecho volar, muy, muy alto, realmente siento que esos dos están hechos el uno para el otro.

    Deberían casarse… Solo digo.

    Me encanto la relación de Jay y Mimi, NOOOO, me puse peor que Ren cuando Jay se lo dijo mi vida al retrete, así de simple. ASÍ DE SIMPLE.

    Deberías hacer la segunda parte de ellos (?) jujuju

    Ok no, Te amo cielo y mucho, gracias por esta hermosura.

  4. Hola. .__. xD (Carol me obliga a dejar rw ahora?) La verdad es que no dejé rw ayer porque no sabía qué decir. Es una bonita historia de superación (¡El amor lo vence todo!) con final feliz y tal; es gracioso que Ren se pase al otro bando y se lo permitan xD
    Esperaré a leer la segunda parte; pinta guay :B
    Saludos!

  5. No puedo describir exactamente lo que siento pero estoy digamos histericas pataleo y ahogo gritos en la almohada. Por que dios escribes muy bien ^^♡ mis felicitaciones por este magnifico relato y mil gracias por permitirle al mundo leerlo

  6. y despues que pasa con mimi y j osea no me puedes dejar asi es realmente hermoso quiero exijo leer maaaas por favoooor

  7. Sabes…? Eres muy buena escritora, me ha encantado que te informaras acerca del padecimiento y supieras adaptarlo a este tipo de fanfics. Incluso lloré sinceramente, pero por mi. Gracias por hacerme recapacitar acerca de mi obsesión enfermiza por el yaoi y todo lo homo relacionado. Regresaré al mundo real. Te deseo suerte y éxito en todo lo que hagas. Y otra vez gracias.

  1. Pingback: Ninfomanía | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: