Ámame Profe. 3: Año nuevo, vida nueva.


banner AP 3

 

 

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing: BaekRen (Baekho x Ren)

 

Baekho regresaba a las clases con ganas. La fiesta de año nuevo había sido una locura, con Jongin haciendo de las suyas y Wonsik coreándole, habían terminado liándose en un rincón, ambos borrachos. Guardaban las fotos para hacerles chantaje cuando se presentara la ocasión. Kyungsoo había pedido como propósito de año nuevo un novio mínimamente estable y varios terminaron brindando por lo mismo. Baekho se había unido al brindis para no desentonar, pero en realidad se dio cuenta de que no le preocupaba. Supuso que era por su trabajo. Ahora que ya tenía una clase que era propiamente suya lo prioritario eran los niños.

Estos fueron llegando a partir de las siete, y mientras se terminaba el café fue saludándoles y enseñándoles los juguetes nuevos que, supuestamente, les había traído Santa por navidad.

Minki llegó con su hermano poco antes de las ocho, cuando ya llegaban los más rezagados. Fue a recibirles a los dos y a hablar con JR antes de que se fuera.

– Hola profe. – le saludó el mayor.

El pequeño fue directo a colgarse de sus piernas.

– Hola chicos. ¡Oh, que gorro tan bonito Minki! – el niño se rió, orgulloso, acariciando el gorrito de lana rosa que llevaba en la cabeza.

– Me lo ha hecho mamá. Es nuevo.

– Que chulo. – le sonrió. – corre, ves con los demás a mirar que nos ha traído Santa para la clase.

– Shiiii…

“Es la cosa más tierna que he visto en mi vida” pensó. Y eso que había visto un montón de niños…

– ¿Que tal estás JR?

Él se encogió de hombros.

– No se. Bien.

Baekho había ido a verles cuando su padre se mudó, justo antes de navidades. Se lo había tenido que prohibir un par de veces, pero el irrefrenable deseo de proteger a Minki había ganado al final y no había podido evitar pasar a visitarles. Su madre le había agradecido su ayuda mil veces, ya que los niños estaban más calmados con él allí.

Al final había ido un par de veces por semana a jugar con ellos y distraerles. Jonghyun tenía nueve años y era muy maduro y responsable para su edad, pero también lo estaba pasando mal y tampoco le había ido mal que alguien jugara con ellos.

– Me voy ya que llegaré tarde a clase. – se despidió – Volveré luego.

– Vale, que te vaya bien.

– ¡Adiós profe! – aún así seguía llamándole profe, como todos.

– Adiós. – se giró y regresó con los niños – venid, quiero que todos me digáis que regalos os ha traído Santa estas navidades.

 

Pasaban los días, seguía nevando y los niños parecían astronautas con sus enormes anoraks de colores.

Ahora siempre era JR quien recogía a Minki, y él era bastante puntual. Cuando salía de clases iba a buscarle y se iban los dos, ya no tenía esos minutos a solas cuando ya se habían ido los demás niños. Pero algún día, si ya no quedaba nadie y no tenía mucho trabajo, cuando iban a casa de su madre Baekho se iba con ellos y merendaba en su casa. Ayudaba a JR con los deberes y jugaba con ellos.

Y hablaba con Sunyoung, su madre.

Lo habían pasado bastante mal, debatiéndose con si era mejor para los niños que intentaran seguir juntos o que no. Al final intentando aparentar que no pasaba nada se asfixiaban, y asfixiaban a los niños con sus peleas.

– Estamos mejor ahora, aunque haya sido difícil.

Baekho asintió.

– Terminarán acostumbrándose. Si vosotros sois más felices así ellos también lo serán.

Ella sonrió, detrás de su taza de té.

– Si, bueno… creo que ya ha pasado lo peor…

Sonrió.

– Claro que si.

– ¡Profe, profe!!! – le interrumpió el pequeño. – Me ayudas a montar el excaléctric.

– ¿Cómo se piden las cosas?

– Porfavoooor…

– Ahora si. Voy.

Jugar con Minki, a solas, en su casa, darle de comer con él sentado en su regazo, acompañarles a casa al salir de colegio. Sentía que era importante para Minki.

Y le encantaba esa sensación.

 

Había temido que cuando terminara el curso y Minki dejara de estar en su clase perdiese todo aquello. Pero el primer día del nuevo curso el pequeño fue a saludarle antes de ir a su clase nueva, le dio un abrazo y un beso en la mejilla, y Baekho se sintió afortunado.

Luego al terminar las clases de ese día Minki quiso ir con él a su clase mientras esperaba a su hermano y berreó hasta que le dieron permiso. Y eso también se volvió una costumbre. No era mucho, pero durante cinco minutos al día Minki era solo suyo.

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el octubre 30, 2013 en Ámame profe y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Pero es lo mas tierno que leo *-* Ojala siga el Fic, me mata Ren y su ternura.. :3

  2. Okeeeey xDDD bueno, sigo con la misma dosis excesiva de azúcar en mi sistema, veamos como sigue.

  3. Y yo sigo teniendo en mis venas corazones de colores y arcoiris. Que tierno es esto dios. Me en-can-ta

  1. Pingback: Ámame profe | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: