Ámame Profe. 8: ¡Búscate una vida!


banner AP 8

 

 

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing: BaekRen (Baekho x Ren)

 

Caminaba por la tienda siguiéndole, sin muchas ganas.

– Realmente me sabe mal por ellos, aún no hace tanto del divorcio, y esto se parece tanto…

– Ahá.

Cogía el montón de ropa y las iba contando.

– Pero ¿que puedo hacer? Ellos tampoco quieren que esté con su madre, ni yo podría hacerlo. Es solo ella la que ahora está… bueno, ya sabes.

– Si, si. – y añadía para él – dieciocho.

Y lo apuntaba.

– El problema ya no es que ella no me deje verles, que también, es mas bien que antes hacíamos cosas los cuatro y los niños lo pasaban…

– ¿He dicho diecisiete o dieciocho?

– Dieciocho. Oye, Hongbin, ¿me estás escuchando?

– ¿A ti te parece que te escucho? – se giró a mirarle indignado. – Tengo que terminar el inventario y pasarlo en diez minutos para mandárselo a mi jefe. Ahora mismo no puedo escucharte.

– Ok…

Y siguió a lo suyo.

Había acudido a Hongbin porque era el más serio del grupo. Serio sin llegar a dramático y tremendista como Kyungsoo. Pero claro, Hongbin no tenía tiempo.

– Pero puedes seguir hablando.

– Si no me escuchas…

– Tu te quedas más tranquilo diciéndolo. Quince. – Iba anotando en la libreta. – Y yo voy pillando algo.

– Ok…

– Además, él te está escuchando también. – señaló a su compañero, pasando los números al ordenador detrás del mostrador. – Y da mejores consejos que yo.

El chico, de piel morena, sonrió des de su sitio, saludándole.

– … ¿Y ese quien es?

– Hakyeon. Dos. ¿Solo dos? Mmm… – miró a Baekho. – ¿Que decías?

– Nada, que me preocupan los críos.

– ¿Has hablado con ella?

– …

Había ido, JR le había abierto la puerta y le había abrazado, Minki había saltado a sus brazos y se había colgado a él. Cuando ella salió, con cara de malhumorada, mandó a los niños arriba.

Y si, “hablaron”.

“No voy a alejarme. No quiero estar lejos de ellos. También les quiero. Lo lamento si te hiciste una idea equivocada de mis intenciones pero no dejare de cuidarles y estar con ellos porque tu te confundieras. Se que fue culpa mía y lo siento pero no voy a alejarme de ellos.”

Pero entre hablar y dialogar… Su cara le hacía pensar que estaban en guerra. ¿Tendría que pelear por los niños? ¿Que derecho tenía él a ellos? Dejando de lado que ellos parecían quererle tanto como él…

No le había dejado quedarse, habían vuelto a discutir. Ni siquiera recordaba como o que se habían dicho. Solo que habían terminado gritándose y que se había ido dando un portazo. En seguida se arrepintió.

– Es difícil hablar con ella.

– Es una madre – respondió Hakyeon des del mostrador – Tiene que proteger a sus niños. No puedes ir y decirles “También les quiero” porque para ella es una amenaza. En el momento en que le dices “quiero estar con ellos, pero no contigo” ella interpreta que se los quieres quitar, no va a permitirte eso.

– No le he dicho exactamente eso…

– Bueno, pero no me alejo mucho ¿verdad? – sonrió, seguía con la vista fija en la pantalla.

– No mucho…

– Si hablas con ella dile primero que es ella quien manda, no le discutas, y luego explícale porque estás preocupado.  Si comprende tu punto de vista y cree que tienes razón te la habrás ganado. Pero no se lo impongas, solo díselo como “algo que se te ha ocurrido”.

– ¿Ves como da buenos consejos?

– Bueno, aconsejar sobre qué colores quedan mejor con el tono de piel no es lo mismo que aconsejar sobre temas sentimentales.

Fingía modestia, pero en el fondo se hinchaba de orgullo.

– Gracias…

– Hazle entender que no quieres ser su novio pero si su amigo. – añadió Hongbin – Que siempre que estés con los críos ella estará allí también, que no quieres quitárselos ni alejarla de ellos.

– Vale… – Era todo tan fácil dicho así…

Entró una clienta y Hakyeon fue enseguida a atenderla. Hongbin siguió con el inventario mientras seguían hablando.

– Puedes intentar hacerte amigo de su padre también. Así le dejas claro a ella que no es ella quien te interesa y a la vez puedes pasar más tiempo con ellos aun alejándote un poco de ella.

– Bueno, eso… Pasan poco tiempo con su padre, solo un fin de semana cada quince días. No lo hice antes porque me sabía mal estar allí cuando tenían tan poco tiempo.

– ¿Y por que tan poco?

– No se, al principio era más, pero ellos mismos decidieron pasar más tiempo con su madre.

– ¿Y no has pensado que pudiera ser por ti?

Se rió.

– No creo que sea tan influyente.

Hongbin se encogió de hombros.

– Como quieras. Solo era una idea. – y siguió contando. – Ah, y haz más cosas.

– ¿Que cosas?

– Lo que quieras. Sal con nosotros, apúntate a un grupo excursionista, ve al karaoke, búscate un novio, lo que quieras. Pero distráete. Despégate de ellos.

– Pero…

Terminó el inventario y se lo pasó a su compañero que volvía a estar libre.

– Estás a punto de entrar en una relación dependiente con dos críos que no tienen ni diez años.

– JR tiene once.

– Lo que sea. Ahora te aprecian mucho. Pero crecerán y querrán salir con sus amigos, se echarán novio, o novia. No puedes depender de ellos más que su propia madre. Así que búscate una vida y intenta despegarte un poco de ellos.

– ¿En que quedamos? ¿Intento recuperarles o me alejo?

– Va, no me seas extremista. Ambas cosas y ninguna. Pasa tiempo con ellos si eso te hace feliz, pero que no sea lo único que te hace feliz.

Iba a responder, pero no sabía el que. Mientras lo pensaba llegó otro cliente. Bueno, no exactamente un cliente.

– ¡Wonsik! – se levantó Hongbin medio indignado. – Te dije que no vinieras.

– Tranquilo, que no he venido a recogerte a ti. – se fue directo al mostrador. – Hola Hakyeon.

– Hola Wonnie. – y se le quedó una sonrisa de bobo tan obvia que le dio vergüenza ajena hasta a Baekho.

– ¿”Wonnie”? ¿Desde cuando eres “Wonnie”?

– Desde que soy su novio.

Hakyeon solo se reía, a Hongbin parecía que los ojos se le iban a salir de las orbitas. Más aún cuando le besó.

Era hora de cerrar ya, así que recogieron todo y se fueron, en dos grupos.

– ¿Vais a cenar juntos?

– Si… mas o menos…

– Vamos a su casa – respondió Wonsik hinchándose como un pavo real.

Antes de que Hongbin pudiese decir nada más Baekho se apresuró a despedirse.

– Pasáoslo bien pues, jaja, ¡nos vemos!

– ¡Adiós!

Se fueron cogiditos de la mano, muy pegaditos.

– ¿Que te pasa con ellos?

– … No me gusta verles juntos.

– Pues hacen buena pareja… oye, no te gustará uno de los dos ¿verdad?

– ¿Eh? No, que va, es solo que… Wonsik es del grupo, Hakyeon es del trabajo, es casi como mi jefe. Es muy… estoy en medio, y me da miedo.

– Tranquilo, no pasará nada. – “Espero”.

 

Le acompañó hasta su casa y le dejó allí. Ya era tarde pero no estaba cansado, así que empezó a seguir el consejo de Hongbin de hacerse una vida. Llamó a Jongin y salió con él.

– ¡Yeah! Ya era hora, de nuevo en el mercado después de una tortuosa experiencia, jajaja. Tu tranquilo que esta noche follas, me encargo yo de eso. Así te olvidas de críos y madres desesperadas, ya verás tu.

Jongin era como un cúmulo de energía sexual y lívido. Nunca paraba, nunca se cansaba, y no podía pensar en otra cosa. En realidad no era tan simple, pero la base era eso. Cuando se emborrachaba era prácticamente eso.

Habían salido a la disco de siempre, Pantheon, sentados en la barra los dos, con Jongin señalándole posibles ligues y haciendo listas de pros y contras de cada uno.

– Ese está bueno, pero si te lo follas de espaldas, porque su cara echa para atrás. Total, siguiente. Mira ese, – señalaba – el de la camiseta blanca, tirantes, gorra. Tiene un culito muy mono.

– No se…

– Tío, estás peor que una bollera después de una ruptura. ¿Seguro que no te tirabas a la madre? O al crio, me parece algo heavy pero lo respeto.

– Como ya te he dicho no me tiraba a nadie, solo les echo de menos…

– Ok, ok… – y siguió bebiendo. – ¡Oh! – se puso en pie – ¡Mira! ¡Ese! El de la carita de niño. Dios, me lo comía.

– …

– ¿Lo quieres?

– Bueno… – “es muy mono” “no le conozco de nada” “¿Que te ha pasado Baek?”

– Estás fatal. Mira, si estuviese solo sería mío esta noche, pero eres mi colega y sé que lo necesitas más que yo, así que todo tuyo. Pero tienes que estar besándole en diez minutos, si no me lo quedo.

Y así fue como de repente se encontró hablando con un chaval con cara de cachorrito perdido que sonreía como una muñequita.

“¿Que estoy haciendo?”

Tampoco hablaron mucho. Enseguida pasaron a los besos, a los magreos, al taxi y a su casa.

Se podría decir que fue una buena noche.

Cuando levantó a la mañana siguiente ese niño seguía en su cama.

“Baekhyun, se llama Baekhyun” o eso le parecía haber escuchado…

Le llamaba niño por su carita, pero en realidad tenía más de veinte años. Llamándole niño le recordaba a Minki. “¿Entonces porque lo hago?”

Se levantó, se vistió y preparó café. “¿Debería ir a buscar algo de desayuno?” Pero ¿y si despertaba y no estaba allí?

Al final se preparó algo con lo que ya tenía. “¿Debería prepararle algo a él? ¿Que querrá?”

Hacía demasiado que no llevaba a nadie a casa. “Seguro que Jongin sabría que hacer”.

Y entonces empezaron a llegar los mensajes.

De Jongin “Good job ;)”

De Hongbin “Ayer ligaste? Wow, que bien :D”

De Kyugsoo “Tio! Que envidia… que guay!”

De Wonsik “Choca esos cinco colega!!! XD”

¿Tan rápido circulaban las noticias? ¿Había salido en el periódico o algo? ¿Tan importante era?

Él no lo había vivido como algo alucinante. Había estado bien, eso si. Muy bien. Pero ni siquiera conocía a ese chico, iba borracho como una cuba (el chico, no él, aunque él también un poco), lo más probable era que no volviese a verle.

¿Era en verdad tan importante haberse acostado con un desconocido?

Suspiró mientras guardaba su móvil. El chico (“Baekhyun, Baekhyun”) no tardó mucho en levantarse.

– Buenos días.

– Buenos… – y se sonrojó. – buenos días.

“Que mono”

– ¿Quieres café?

– Vale.

Cogió la taza que Baekho le daba con ambas manos y la subió hasta la boca, pero no bebió, estaba muy caliente aún.

– Oye… Sé que ayer me lo dijiste pero… no consigo recordar tu nombre… Creo que iba un poco borracho…

Baekho se rió. Desde luego, iba muy borracho.

– Baekho. Bueno, todos me llaman así, en realidad es Dongho, pero Baekho está bien.

El chico sonrió, tenía una sonrisa bonita.

– Yo Baekhyun.

– Si, me acuerdo.

– Ah… jeje perdón por no acordarme.

– Faltaría más.

Le sonrió también, y pareció relajarse. Entonces se fijó en la nevera.

– Oh, dibujos de niños. – se acercó a mirarles, y de repente se giró a mirarle, algo asustado. – No tendrás hijos ¿no?

– No, no, soy maestro de párvulos. – Era una explicación mucho más simple que la verdad. Y era cierta.

– Uf… es que una vez… bueno, da igual.

– ¿Te acostaste con un padre de familia sin saberlo?

– Más o menos. – parecía incómodo, aunque divertido. Más bien avergonzado.

– ¿Quieres desayunar algo?

– Mmm… supongo…

Se quedó a desayunar, luego Baekho le acompañó en coche a su casa ya que vivía lejos. Intercambiaron teléfonos, y el momento de despedirse fue algo incómodo, sin saber si debían besarse, darse la mano o solo decirse adiós.

 

 

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el noviembre 10, 2013 en Ámame profe y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Vale, en este capítulo me he perdido un poco porque los amigos me son desconocidos xDD
    La escena con el chico carita-de-niño demuestra hasta qué punto está Baekho sumergido en la historia con los niños (con Minki… e_é). Lo que antes le gustaba ya no le sabe igual, y se ha dado cuenta.
    Los consejos que le han dado son buenos: enfrentándose a la madre no va a conseguir nada, debe ir de buenas. Seguro que Minki le echa de menos (con esa posesividad infantil suya que tanto me divierte xDD)

    ¡Espero el siguiente!

    • En cuanto a los amigos, (VIXX y EXO) he necesitado ponerles porque me encantan tambien pero no consigo escribir nada de ellos, debí tener en cuenta que no todos mis lectores les aman tanto como yo XD (bueno, no importa, ahora podré poner a Jason de secundario (?))
      Baekhyun le gusta, simplemente, por su carita de niño que le recuerda a Minki. Ya no valora un ligue de una noche, necesita una familia, amor. Sus amigos aun no pueden entender eso, y de echo él tampoco lo comprende plenamente, solo sabe que no le llena, que para él ya no es especial.
      Minki es la cosa más tierna del planeta, y tiene muy claro que Baekho es suyo. Que no se lo quiten! ❤
      el siguiente pronto (esta vez si, lo prometo!)

  2. wooo esta historia me absorbe jajajaja esta muy bueno tu fic
    a veces me pierdo con diferenciar los amigos pero después me ubico jajajaja
    estoy súper intrigada con lo que pueda pasar entre Baekho y Minki o si sigue saliendo con Baekhyun…
    sigue porfavooor saludos ^^

  3. Yo solo he pillado a los de exo a los demas no los conozco. Pero la trama se esta desarollando muy bien mis felicitaciones

    • hay secundarios a los que apenas conozco yo misma, aunque la mayoria estan allí porque son de grupos que me gustan. No es muy necesario saber quien son ya que desarrollo los personajes bastante por mi cuenta. Maximo puede costarte recordar los nombres, pero ya se te iran quedando, salen mucho (¿?)
      he visto que lo estas leyendo y comentando todo, sepas que me estan animando mucho tus mensajes incluso en fics antiguos, gracias ^^

  1. Pingback: Ámame profe | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: