Ámame Profe. 10: El ajedrez no es aburrido.


banner AP 10

 

 

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing: BaekRen (Baekho x Ren)

 

Cuando despertó por la mañana el sol entraba por la ventana y le daba en la cara, en los parpados cerrados y en el pecho desnudo. Algo suave le acariciaba los labios. Tardó unos segundos en comprender que eran los dedos de Baekhyun.

Abrió los ojos, le sonrió. Él no sonreía, parecía… ¿Preocupado? ¿Enfadado?

– ¿Quién es Minki?

– ¿Eh? – ¿A que venía eso? – Es como… entre un sobrino y un hijo adoptivo… – “Mas o menos…”

Pareció sorprenderse.

– ¿En serio?

– Si. ¿Por…?

– Decías su nombre. – le explicó – Dormido. Pensaba que sería un exnovio, o algo así, jeje.

Le abrazó, placándole sobre la cama y le sonrió.

– ¡Celoso!

Y recibió un beso a cambio.

– Un poco solo.

 

Salieron fuera a desayunar, a dar una vuelta por el parque, a pasear y charlar. Como una pareja. Mientras paseaban Baekhyun le cogió la mano. No se apartó, pero se sintió extraño. Estaba algo incómodo.

“Ojalá no esté ninguno de mis niños con sus padres…”

Pero Baekhyun parecía feliz. Sonreía, tierno como un niño. “Vale la pena correr el riesgo… supongo…”

Charlaban de trivialidades, para matar el tiempo más que nada. Se sentaron en el césped, bajo el sol. Hacía un día radiante, perfecto para salir a pasear. O para una cita.

Cuando le dejó en su casa a la hora de cenar llegó a oír los gritos de su madre preguntándole donde había estado.

“Realmente es como un crio…”.

Hablando de críos… Fue a ver a los niños, y no fue hasta que aparcó frente a la casa que recordó que estaban con su padre.

Le desconcertó no haberse acordado, y aún más el sentimiento que le quedó, como… algo parecido a la decepción. Quería verles, tenía ganas de jugar con Minki, que le explicase que había hecho esos días, hasta los detalles más insignificantes, estar con él y verle sonreír.

Y no quería esperar una semana a verles.

Sacó el teléfono, buscó el contacto y llamó.

– ¿Diga?

– ¿Sunyoung?

– Hola Baekho…

– Los chicos siguen con su padre ¿verdad? ¿Me puedes dar su teléfono?

– Em… si… claro… ¿es que ha pasado algo?

– No, no. No es nada.

– Em… vale…. Pues ahora te lo busco. ¿Te lo mando en un mensaje?

– Si, perfecto.

– Vale, pues ahora voy.

– Gracias.

Y colgó. Hablar con ella no era tan incómodo como habría imaginado. Sinceramente, había reaccionado bien. Dentro de lo posible, claro. Pero ya era mucho.

Le llegó el mensaje y llamó directamente.

– ¿Si?

– Hola Señor Kim. Soy Baekho, el profesor de sus hijos… – Bueno, imaginaba que así le reconocería.

– Ah, si, sí. ¿Que…? P… ¿Por qué me llamaba?

– Quería saber si le molestaba si mañana me pasaba un momento a ver a sus hijos y saludarle a usted, claro. – “Así tal cual…”

– Ah… bueno… Su… Supongo que no habría problema…

– Si le molesta o prefiere que venga otro día…

– No, no, está bien. Si, puede venir, claro, ¿Por qué no? A los niños les hará ilusión.

– Jeje, si, supongo. ¿Hacia que hora le iría bien?

– Mmm… ¿a las cuatro o así, después de comer?

– Si, claro, allí estaré.

 

Y allí estaba, a las cuatro, puntual, llamando al timbre. Le abrió su padre, Joonmyun, con una sonrisa más amable que verdadera.

Apenas se habían terminado de saludar que asomaron por el comedor las cabecitas de los dos niños.

– ¡Hyung!

– ¡Profeeee!!!

Como siempre que le veía, Minki saltó a sus brazos, mientras JR le dio un abrazo y se quedó parado a su lado.

– ¡¡¡Profee!!! ¿Vas a leernos un cuento?

– No creo Minki, no he traído ninguno.

Tiraban de él y le arrastraban al comedor, se disculpaba con la mirada con su padre, que acababa de quedar relegado a un descarado segundo plano.

– ¿Quieres jugar conmigo al ajedrez Hyung?

– ¿Al ajedrez? Lo siento JR, pero no se jugar. ¿No estabas jugando con tu padre?

– ¿No sabes? Pues tienes que aprender. Minki tampoco sabe.

– Si que sé.

– Mentira, siempre pierdes.

– Porque no me gusta jugar y tu haces trampas.

– Yo no hago trampas enano.

– Niños, calmaos. ¿Que os parece si le enseñamos a Baekho a jugar al ajedrez?

– ¡Shi!

– Bueno… – “Igual no es tan aburrido como parece…”

Pero si, si lo era. Lo era cuando no te enterabas de lo que estaba pasando. Joonmyun estaba concentradísimo en la partida, y JR más. Minki se había cansado a los dos minutos y se había ido a ver la tele. Baekho casi quería hacer lo mismo, pero tenía miedo de parecer grosero.

– ¡Hyun! ¡Empiezan los defensores!

– ¡Voy!

JR se fue corriendo con su hermano, sentándose los dos muy atentos a la serie que echaban, y su padre le propuso a Baekho de hacer una partida ellos.

– De verdad que no se jugar…

– La base es fácil de aprender. – Ya volvía a colocar las fichas, con parsimonia. – Blancas primero. Cada ficha mueve de una forma diferente, peones de uno en uno, la torre en línea hasta donde quiera, los alfiles en diagonal…

Intentaba prestar atención, y realmente la base no era difícil, pero le faltaba estrategia. Y tampoco le gustaba demasiado. Los ojos se le iban a la tele.

– ¿En serio esto es una serie para niños?

– Hay peores – respondió Joonmyun mirando también la pantalla – Pero si, es rara. A mi personalmente no me gusta mucho, pero a los niños les encanta. No se que le ven.

Se terminó la serie y les oyeron quejarse de tener que esperar al siguiente. Baekho lo agradeció, pues fue el final de la partida.

Se quedó un rato más, jugando ahora con los niños. A cartas o a otros juegos de mesa. La dinámica era muy diferente que en casa de su madre, pero no era mala. Todo era más… relajado. Las estanterías llenas de libros gruesos, las alfombras en el suelo y la voz calmada de su padre. Todo era calmado hasta resultar incluso lento. JR y Minki parecían a gusto, pero no le costaba imaginarse a Sunyoung, siempre tan activa y vital, agobiada por ese ritmo pesado.

No se fue tarde, aunque Minki le suplicara por unos segundos más. Como siempre le abrazó y le dio un beso cuando se marchó.

Cuando llegó a la calle aun sentía las cosquillas del beso de Minki en su mejilla. Se frotó para quitarse la sensación y sacó el móvil para llamar a Baekhyun. De repente se sentía solo y necesitaba compañía esa noche. Pero cuando tuvo el contacto abierto volvió a guardarlo.

No tenía muy claro que era lo que necesitaba, pero no tenía nada que ver con Baekhyun.

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el noviembre 15, 2013 en Ámame profe y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: