Ámame Profe. 12: Si cuela, cuela.


banner AP 12

 

 

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing: BaekRen (Baekho x Ren)

 

Llegó de la oficina cansada y con trabajo por hacer, los niños ya habían merendado y estaban haciendo los deberes con Baekho. Les saludó y les dejó allí. Él se fue al poco rato.

– ¡Mamá! – Minki se coló entre sus brazos hasta sentarse en su regazo, entre ella y el ordenador. – Baekho me ha invitado a ir a dormir a su casa. ¿Puedo?

La miraba con ojos brillantes, sonriendo. Era evidente que se moría de ganas.

– ¿Eh? ¿Te ha invitado? – “que raro…¿Porque no me lo habrá dicho? claro, que últimamente no hablamos mucho…” – Si, si a él no le molesta puedes ir, claro.

– Guay. El martes ¿vale? Luego ya iré al cole con él.

– Si, vale.

Volvió a su cuarto casi saltando.

Seguía haciéndosele algo extraño el cariño que le tenían sus hijos a Baekho, sobretodo Minki. Le encontraba las virtudes al chico, desde luego, pero ¿era normal ese apego habiendo tantos años de diferencia? Tampoco le molestaba. Sabía que podía confiar en él y que les cuidaría.

De todos modos le llamó, por si acaso, para aclarar cómo quedaban para el martes.

– ¿Sunyeong?

– Hola Baekho. Me ha dicho Minki que les has invitado a dormir en tu casa el martes, era para saber como quedábamos y tal…

– ¿Eh?

– Para quedar para el martes.

– ¿Como?

– ¿Me oyes bien?

– Si, si, pero es que no recuerdo haber invitado a Minki.

– … – ”Minki…” – ok, olvídalo, creo que ha intentado colarme una trola.

– Jaja, creo que si. Pero si quiere venir no me importa ¿eh? No se me había ocurrido.

– Bueno, no sé. Él realmente parecía ilusionado, pero no te sientas obligado.

– Pues la verdad es que me encantaría. Si quieres este martes mismo no hacía nada.

– ¿Si? ¿de verdad que no te importa?

– No, ¿a ti?

– No, bueno, por una noche… No es problema.

– Pues por mi tampoco. Ah, dile a JR si quiere venir también.

– Claro, buena idea. ¿Tienes sitio para los dos?

– Em… si no les importa dormir juntos… Tengo mi cama grande y un sofá cama.

– Vale, bueno, se lo diré. Pero no sé qué dirá, últimamente está muy independiente.

– Si, si.

No colgó enseguida.

Los primeros días después de que él volviera había sido incómodo, pero pronto se había dado cuenta de que él tenía razón. No había llegado a enamorarse, solo se sentía sola, aunque nunca iba a admitirlo. La compañía de Baekho, aunque no fuese en ese sentido, le gustaba, no ganaba nada alejándose, menos cuando él parecía dispuesto a seguir siendo su amigo.

– ¿Que tal con ese chico?

– Bueno… bien. Tampoco es que le vea mucho.

– Se te ve súper enamorado.

– Ah, cállate. Estáis todos igual. Como hacía tiempo que no salía con nadie todo tiene que ser precioso y maravilloso. Estoy bien con él pero tampoco es el amor de mi vida ¿sabes? de algún modo sé que terminará, solo quiero aprovechar el tiempo que pueda ser feliz con él.

– Bueno, eso está bien supongo.

– Si, bueno… Ahora tampoco necesito más.

 

Baekho colgó el teléfono algo pensativo. Baekhyun era adorable. Era guapo y tierno, se movía bien en la cama y sabía llenar una conversación. Pero, como le había dicho a Sunyoung, no era el amor de su vida. No tenía intención de cortar con él, pero sabía que no duraría para siempre. Esperaba que él también lo supiera. ¿Era normal pensar así cuando se tenía pareja?

Pasaron juntos la tarde del domingo, pero desde que le dejó en su casa el lunes por la mañana no volvió a pensar en él. Cuando regresó a casa ya tarde estuvo arreglando el apartamento para cuando fuese Minki. Limpió y cambió las sábanas, montó el sofá-cama para dormir él y compró para cocinar algo de comida que le gustara. También le compró un par de chocolatinas, aunque sabía que no podía comer muchos dulces.

JR definitivamente no había querido ir. Se lo pasaba bien con ellos pero no estaba tan apegado a él como Minki. Ya le veían todas las tardes y además tenía deberes que hacer.

 

– ¿Vamos en coche?

Minki prácticamente había saltado a sus brazos al llegar a su aula después de clases. Ya no se había despegado desde entonces.

– Nope. Vamos andando, que está muy cerca.

– ¿Mañana iremos en coche?

– ¿A dónde?

– A cole.

– No, siempre voy caminando. Si no luego vengo a tu casa y no se que hacer con el coche.

– Pues un día quiero que me lleves en coche.

– Vale, vale. – ¿Para que discutir?

Llegaron a su apartamento y Minki entró corriendo, casi sin darle tiempo de abrir la puerta. En el tiempo que él volvía a cerrar ya había explorado todas las habitaciones.

– ¡Wooo! Una espada.

– ¡Vigila con eso!

– Cuantos libros. – … – ¡Tienes mis dibujos en la nevera!!! Ugh, este es muy feo.

– No los quites. A mi me gustan.

– Pero es feo, ahora dibujo mejor. Te haré más.

– No, no, me gustan estos.

Le sonrió, y Minki hizo un pucherito pero luego sonrió también, y saltó a abrazarle.

– Jeje. Jejeje. Jejejejejejeje – escondía la cabeza en su tripa y se reía. Le hacía cosquillas.

– ¿Que pasa? Jajaja Para para Minki, que me haces cosquillas, jaja.

Terminaron en el sofá-cama que habían tenido que volver a plegar, Minki sentado prácticamente encima de Baekho, viendo la tele. A esa hora hacían bastantes series de dibujos, japonesas la mayoría. Luego había esa tan rara de los defensores. “Dios, esto es súper raro” “No entiendo nada de lo que pasa” “¿En serio un niño pilla esto?”. Minki parecía divertirse, igual por los efectos visuales y los dibujos.

– ¿Tienes deberes?

– Nope.

– ¿Nada?

– Tengo que hacer una página del cuaderno para la semana que viene.

– ¿Te ayudo?

– Mmm…. Vale…

Así que le estuvo ayudando a hacer los deberes, y luego pintó los dibujos del cuaderno y terminó dibujando.

Prepararon la cena entre los dos. Baekho nunca había sido un gran cocinero, pero con los años de vivir solo había mejorado bastante, por supervivencia. Minki era un desastre total. Hasta lo inimaginable. No se atrevía a dejarle hacer nada. Confiaba en que también aprendiese con los años.

Minki comía cogiendo primero los trozos de carne y verduras de entre los fideos, separándolo todo y comiéndoselo por partes, dejando lo que más le gustaba par el final. Le hubiese sorprendido si no supiera ya que lo hacía siempre. Con todo.

– Oh, esto no lo quieres ¿no?

– ¡Es mío, es mío!

– Ah, como no te lo comes…

Le sacó la lengua y siguió comiendo. Siempre le decía lo mismo.

– ¿Me leerás un cuento?

– Ya no me quedan cuentos Minki.

– ¡Pero si había muchos!

– Pero ya te he leído todos los que tengo para ti. Los demás son para mayores. Novelas largas.

Frunció los labios en un puchero. Se lo pedía tan a menudo que  Baekho se le habían terminado los cuentos hacía tiempo. Si los repetía no le gustaban y pedía otro. Ya los había cogido prestados de la biblioteca y de otros compañeros del colegio. Pero ya no sabía de donde más sacarlos.

– Pues léeme esos.

– ¿Las novelas? Pero esas no te gustarán.

– ¿por qué?

– Porque no son para niños.

– Pero yo ya soy mayor.

“Si, claaaro…”

– Bueno, bueno, luego miraré si hay alguno que pueda gustarte.

En cuanto terminó de comer se fue corriendo a coger un libro de la estantería.

– ¡Este! – y se lo daba.

“Rotten” “Joder, este no” Había ido a coger el peor.

– Este cuando seas un poco mayor ¿vale? A ver… cual podemos leer… – Miraba los títulos buscando uno. “Venga, ¿Por qué no?” – ¿Que te parece este? Va del futuro, con aliens, robots y naves espaciales.

– ¿Cómo Tazz?

“Anda, pues si que tiene un algo.” “Bueno, pero esto es mucho mejor que Tazz”

– Si, si, como Tazz.

– ¡Vale!

Se puso el pijama y se metió en la cama de Baekho a esperar su cuento, y él se sentó a su lado a leer. Cuando empezó las primeras líneas Minki se removió, acomodándose para quedar con la cabeza sobre su pecho y los brazos alrededor de su cintura, muy pegado a él. Baekho se acomodó también, colocó bien el libro y volvió a empezar.

– Al sonido de la alarma la gente despertó para agruparse en las galerías principales. Salían de sus habitaciones y se dirigían, con paso monótono y constante, hacia los puntos de encuentro…

A medida que leía los ojos de Minki se iban abriendo más y más. Pasaba las páginas y el niño, acurrucado en su regazo, cada vez estaba más despierto y emocionado. “No se si esto ha sido buena idea…”. Más que dormirle le estaba despertando.

– Bueno, creo que deberíamos dejarlo aquí por hoy.

– ¡¡Nooo!!! Otro más, otro más.

– Ya hemos leído cuatro. – “Y pensaba leer solo uno…”

– ¡No, no, que está muy interesante!

– Bueno, pero es tarde y mañana hay cole, y si no no dormirás.

– Jooo…

– Cuando vuelvas te leo más ¿vale?

– ¿Cuándo podré volver?

– Cuando quieras.

Le sonreía, y Minki sonreía aún más. Le había salido del alma decírselo, realmente había sido una tarde muy bonita con él allí.

– Bueno, ya va siendo hora de dormir ¿eh?

– ¡Shii!!!

– Ale pues. Te vengo a despertar mañana ¿eh?

– ¿Eh? ¿No duermes conmigo?

– No, me he preparado mi cama en el comedor.

– Jooo… pero yo pensaba que ibas a dormir conmigo. Si esta cama es muy grande, cabemos los dos…

– Bueno, pero dormirás mejor solo.

– ¡Nooo!!! ¡Yo quiero dormir contigo!!!

Y claro, ¿cómo le decía que no? Si le suplicaba con esa carita tan tierna, esos enormes ojos oscuros…

– Bueno, vale. Voy a ponerme el pijama ¿eh?

– ¡Vale!

Se metió en la cama riéndose, tan excitado que Baekho se veía recibiendo patadas toda la noche.

“Que tierno”.

“Y ahora yo que hago? Si nunca duermo con pijama… ¿Tengo alguno?”

Terminó cogiendo un chándal mas o menos cómodo para dormir. Hacía años que se había acostumbrado a dormir desnudo. Le gustaba el tacto de las sábanas directamente contra la piel. “Bueno, lo soportarás”.

Apagó la luz, se metió en la cama y Minki se arrapó automáticamente contra su cuerpo.

– Buenas noches.

– Buenas noches Minki.

– Jeje. – le abrazaba, se estaba quieto y volvía a cambiar de posición. – jejeje.

– Va, duerme.

– Si…

Y otra vez igual.

– Baekho.

Casi nunca le llamaba por su nombre. Le gustaba.

– ¿Si?

– Te quiero. – y escondió la cabeza en la almohada. – jejeje.

Sonrió. “Que tierno”.

– Yo también Minki. Ahora duerme ¿vale?

– Si…

AP cap 12

*El libro Rotten  y la serie que miran de ¡Shinee, defensores de la Tierra! son ambos basados en Fanfics de SatuPro. Los he puesto porque encajaban con mi idea para el capítulo y porque ambos son de mis fics favoritos. Si no los habeis leido, porfavor, hacedlo (o intentadlo), ambos son geniales y es una lástima que el mundo no los conozca más.

 

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el noviembre 19, 2013 en Ámame profe y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Oh por Dios! Estubo muy bonito *-* Ren es muy tierno y inocente xD Quiero mas.. te quedo lindo jeje

  1. Pingback: Ámame profe | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: