Ámame Profe. 15: Cosas de niños.


banner AP 15

 

 

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing: BaekRen (Baekho x Ren)

 

 

– ¡¡¡Minnieeee!!!

“Dios, no”

Estaban haciendo equipos para los ejercicios de básquet. Serían los mismos equipos mientras hiciesen ese deporte. Y la pesada que le llamaba era Joori. Fue hasta su equipo agachado, con las manos en los bolsillos y arrastrando los pies.

Minseok estaba en ese equipo también, con Chanyeol. Iba a ser una tortura. A Luhan le escogió el siguiente equipo que era donde estaba Sehun. Le lanzó una mirada de apoyo mientras se dirigía con su equipo. A Taekwoon le escogieron el último, nadie le quería en su equipo porque si le pasabas la pelota no siempre te la devolvía.

Al principio estuvo bien. A Minki casi no le pasaban la pelota, y era mejor así, como menos destacase menos posibilidades de meterse en problemas. Pero luego empezaron a pasársela. Mal, y siempre tenía que ir a recogerla.

– A ver si coges alguna narizotas.

– Que malo.

– Ni una.

– ¡Me la tiráis mal!

– Yo no lo hago mal, eres tu que eres patoso.

Era mejor callarse que intentar discutir.

– ¡Eh patoso! ¡mira donde tiras la pelota! Ve a buscarla.

– ¡Si anda! ¡Se te ha caído a ti!

– ¡Que no!

– ¡No os metáis con él!

“¡Cállate Joori!”

– Jajajaja mira como le defiende su novia.

– Minki y Joori son novioooos…

– Jajajajajaja.

Al final fue a recoger la pelota, y al pasar al lado de Minseok este le dio una patada en la espinilla. Lo ignoró y siguió caminando.

Al terminar la clase tenía un moratón en las costillas y Minseok y Chanyeol un castigo por pegarle.

Y eso era malo, muy malo…

 

Les esperaron en el recreo. En realidad solo a Minki pero Luhan y Taekwoon iban con él.

Si hubiese ido solo hubiese corrido, pero siendo más pelearon. Se comió el suelo y se cortó el labio, se ganó dos patadas en el estómago y unos cuantos puñetazos más. Pero se defendió, pegó a Minseok en la cara y sintió el golpe que le dolía hasta el hombro. Luhan estaba recibiendo patadas también, hasta que Taekwoon saltó sobre Chanyeol apartándole de él. Minseok fue a ayudarle pero Taek pegaba con mucha fuerza. Cuando empezó a sangrarle la nariz al matón Minki y Luhan se asustaron y ellos mismos cogieron a su amigo para apartarle.

Les castigaron, a los seis, a Sehun también aunque casi solo miró. Minseok tenía un ojo morado y Minki dos dedos rotos y el labio abierto, Luhan un corte en la frente que no dejaba de sangrar y Chanyeol la nariz rota. Taekwoon se quedó dormido mientras les regañaban.

– ¿Por qué has pegado a ese niño? – le regañaba su madre esa tarde.

– Porque es tonto.

– ¿Y por eso tenías que dejarle el ojo morado?

– Ha empezado él.

– ¿Y eso que?

– Vamos, tiene que defenderse si le pegan. – a Baekho tampoco le había gustado que se hubiese peleado, pero él no estaba furioso como mamá.

– ¿¡Y romperse la mano al pegarle!?

– Bueno… Un día de estos te enseñaré a pegar como es debido ¿eh Minki?

– Si, ya solo me faltas tu dándole ideas. Anda, a tu cuarto. ¡a tu cuarto he dicho!

Se lo gritaba a Baekho, y cuando se dio cuenta de lo que estaba haciendo se rió de si misma.

– Ash… Es que me preocupas Minki. No digo que solo te dejes pegar pero… Mira como has vuelto.

– Me duele…

– Ya lo se cielo…  ¿por qué os peleabais?

– … – Siempre que les decía a sus padres que le pegaban en clase respondían que eran solo cosas de niños, ya no sabía si valía la pena decir nada. – Porque les han castigado por pegarme.

Pero eso no tenía sentido para su madre.

– ¿Y porque te han pegado?

– Porque les gusta.

– Pero Minki, por algo te pegarían. ¿No les hiciste nada?

– ¿Aparte de existir?

Mamá se quedó pasmada con esa respuesta, fue Baekho quien reaccionó.

– ¿Quién te ha pegado? ¿Minseok?

– Y Chanyeol y Sehun.

– Mmm… ya apuntaban maneras, hablaré con su tutora.

Mamá le miraba triste, al final si le mandó a su habitación. A él.

El labio le escocia, y la mano le picaba bajo el yeso. Y era la derecha, no podría escribir ni dibujar por unos días… Jo… Estaba harto de ellos…

 

Le quitaron la escayola pronto, por su cumpleaños ya no la llevaba. Podía volver a escribir… y comer, y vestirse, e ir al labavo… Le parecía increíble la cantidad de cosas para las que necesitaba las dos manos sin darse cuenta. “Todo parece tan fácil con dos manos…”.

Su fiesta de cumpleaños ese año fue mucho más pequeña, solo con Luhan y Taekwoon. Su hermano se trajo un par de amigos también, pero fueron a su bola toda la tarde. Parecía más aburrido, pero estuvo bien. Su regalo de cumpleaños fue mucho mejor. Le pidió a Baekho volver a dormir en su casa, o que se quedara él, y así terminó convirtiéndose en una costumbre.

Pasadas navidades ya había quedado establecido que, como mínimo una par de veces al mes iría a dormir a su casa o vendría él.

Se sentía tan bien cuando se acurrucaba contra su cuerpo… le gustaba que le abrazara, le gustaba mucho. A veces cuando se iba a dormir y él no estaba se abrazaba a la almohada para imaginarse que era él. También le había gustado besarle, pero no quería que se enfadase. Cuando se tumbaba a su lado le acariciaba los labios con los dedos, y Baekho se reía e intentaba mordérselos.

Ese invierno nevó, mucho, muchos días, pero dentro de la ciudad la nieve no cuajaba. Tiraban sal por las calles y la máquina pasaba a recoger la nieve antes de que se levantaran para ir al colegio. Siempre quedaba algo sobre los coches y en el jardín, y jugaba con JR a tirarse bolas de nieve de regreso a casa. Baekho también jugaba a veces. Minki odiaba cuando la nieve se le metía por dentro de la camiseta, pero le encantaba hacérselo a su hermano y verle revolviéndose para sacársela. Con Luhan también jugaban a tirarse bolas de nieve, pero menos, porque como el patio estaba nevado durante el recreo se quedaban en clase.

Minseok y sus amigos ya no se metían tanto con ellos. Como Baekho había hablado con la profe y les vigilaban ya no es pegaban como antes, pero seguían mirándoles mal y insultándoles, y el resto de la clase les ignoraba como siempre. La guerra seguía, pero la tregua era mucho de agradecer.

Fueron a esquiar con su mamá y Baekho, un fin de semana entero, y se lo pasó genial, aunque volvió resfriado. Fueron también varias veces a patinar sobre hielo, una de ellas con su padre también, que se cayó un montón veces y luego ya decidió que devolvía los patines y se dedicaba a hacerles fotos. Mamá patinaba muy bien y JR también. Minki aun era algo torpe pero se movía sobre los patines como si fuese una patinadora profesional, con mucha dignidad, como lo hacía todo.

Un domingo de finales de invierno, cuando ya empezaba a hacer más calor y la nieve se fundía Baekho le propuso llevarle en coche a las afueras, a jugar con la nieve. En realidad fue idea de Minki, pero como si no.

– ¿Quieres venir JR?

– Mmm… ¿Puedo llevar a mis amigos? Nah, paso.

– Bueno, como quieras.

– ¿Pueden venir Luhan y Taekwoon?

– Claro, si quieren…

Así que se llevó a los tres críos a la nieve, bajaron en trineo, se tiraron bolas de nieve hasta entumecerse las manos e hicieron angelitos en la nieve. Taekwoon se fue a un rincón a hacer pequeños muñecos de nieve. Tenía un arte especial en encontrar siempre un rinconcito donde meterse y pasar desapercibido.

– Woo, que chulos ¿Somos nosotros?

– Si. – respondió con su hilito de voz casi inaudible.

– ¿Y este pequeño?

Había uno más alto que era Baekho, tres de pequeñitos prácticamente iguales y uno aun más pequeño al lado.

– Gato. – respondió él.

– Que chulo Taek.

– ¿Le puedo poner orejas?

– No, es mío.

– Jooo…

– ¿Y si hacemos nosotros un muñeco muy grande?

Minki y Luhan asintieron en seguida y fueron a hacer una montaña de nieve más grande que ellos, luego otra bola que pusieron encima y aún otra haciendo de cabeza, al final era tan alto como Baekho.

– ¡Que chulo! ¡Que chulo!!!

Para ese entonces Taekwoon había hecho otro muñeco al lado, del tamaño de un gato gordo con orejas y bigotes, así que su escultura por partes fue bateada como “el hombre del gato” y todos volvieron a casa muy satisfechos de su obra, con las manos congeladas y agotados.

 

La primavera se llevó las últimas nieves y en nada fueron vacaciones de primavera y empezó el curso nuevo. JR empezó ya la secundaria media, se sentía adulto con su uniforme nuevo. Minki y sus amigos reprendieron la guerra contra los matones de su clase, pero como les castigaban a menudo Sehun dejó de ir con ellos y ahora cuando peleaban les superaban en numero y solían salir más mal parados que ellos, así que pronto dejaron de molestarles y se limitaron a insultarles de vez en cuando. Eso mejoró considerablemente sus ganas de ir al colegio, aunque Joori siguiese persiguiéndole.

JR solía invitar a sus amigos a merendar o ir con ellos después del colegio, normalmente para hacer trabajos, pero eso ponía celoso a Minki, que empezó a invitar a Luhan a veces también.

– ¡Mira! ¡Estoy aprendiendo a hacerlo! – el niño chino últimamente iba siempre con un cubo de rubik en las manos. – ¿Quieres que te enseñe?

– Mmm… ¿Pero eso se aprende?

– Si, claro, si sigues los pasos sale siempre.

– Pues pensaba que era más de irlos moviendo tal cual.

– No, no, tiene un orden.

– Que metodología tan compleja.

– ¿Que?

– No se, lo dice la profe de ciencias con las cosas difíciles.

– Anda, es cierto jeje.

Su madre estaba encantada de tener gente en casa, aunque a veces cuando llegaba cansada de trabajar le molestaba tener la casa tan llena de gente. Baekho con los pequeños abajo en el comedor y JR arriba con Sanghyuk, Zitao y Minhyun. La casa era grande, pero parecía abarrotada.

 

JR y sus amigos se metían en el cuarto de arriba a jugar a la play. A veces hacían juntos los deberes o estudiaban cuando les ponían un examen. Si no simplemente jugaban, o charlaban. Si hacía buen tiempo bajaban a jugar al futbol.

– Oye JR, – saltaba Minhyun – ¿es cierto lo que dice Yoonah de que la besaste?

– ¿Eh? ¿Besarla? ¿Por qué tendría que haberla besado?

– No se, ella lo va diciendo.

– Pues no.

– Será que le gustas. – se metió Sanghyuk riendo.

– No digas tonterías. – replicaba sonrojándose.

– Jajaja te has sonrojado. ¿Es que te gusta ella?

– No.

– Claaaro… – Minhyun y Zitao se reían. Hyuk rodó sobre si mismo quedando estirado boca arriba.

– Pues es muy guapa. Yo saldría con ella.

– Pues pídeselo, yo no quiero.

– Ñee… admite que es muy guapa…

– Bueno…

– Si es guapa. – decía Tao. – Pero no solo por eso vas a salir con ella.

– Bueno, pero no solo es guapa.

– Es lo que has dicho.

– Pues a mi me parece más mona Sunji. – se metía Min. Y es más divertida.

–  Mmm… no se…

– Oye, ¿alguna vez habéis besado a una chica? – preguntó Hyuk con los ojos brillantes.

– Acabo de decirte que no.

– Has dicho que no habías besado a Yoonah, no a ninguna chica.

– Bueno, pues tampoco.

– A mi me dijo mi hermana que cuando tenía tres años me quería casar con una niña de la guardería y que nos besábamos, – Minhyun se reía mientras lo explicaba – pero yo no me acuerdo, creo que se lo inventó.

– Seguro que si, te acordarías.

– Claro.

– ¿Y tu Tao?

Bajó la cabeza a la libreta y siguió escribiendo, pero se había sonrojado y los demás ya lo habían visto.

– … No…

– ¡Oh!

– ¡No cuela! ¡No cuela!!!

– ¡Dinos quien era!

– ¡Que os he dicho que no! ¡Nunca he besado a una chica!

– ¿Y a un chico? – JR preguntaba más para reírse que en serio, pero Tao se hizo una bolita y rodó por la habitación hasta la pared, y JR se partía de la risa.

– A… ¿a un chico? ¿Pero porque? – Sanghyuk miraba a los demás como esperando que alguien le explicara la broma.

– ¿En serio? ¿Te gustan los chicos?

– ¿Pero eso puede ser?

– Claro Hyuk, ¿Por qué no? Mi hyung es gay y no pasa nada.

– Pero…

– Aish, ¿Y como fue?

– Pues…

 

– Jonghyun… – esa tarde Hyuk y Tao no estaban y JR estaba con Min en su habitación. – Eso de Tao… que dice que es gay… ¿Cómo se sabe eso?

– Pues no se, supongo que se sabe y ya.

– Pero… ¿Y si tienes dudas?

Se incorporó a mirarle a los ojos.

– ¿Crees que lo eres?

– No se…

– Antes has dicho que Sunji te parecía guapa.

– La encuentro guapa, pero no saldría con ella.

– Y saldrías con… ¿Jihoon?

– Jajaja bueno… con Illseung tal vez…

– Ok, Illseung es guapo.

– Si… jejejej. Bueno, pero eso no significa nada.

– No, claro. – Le miraba fijamente, aguantándose la risa.

– ¿Que?

– Nada.

Saltó hacia delante y le besó en los labios, solo un segundo. Minhyun retrocedió, terriblemente sonrojado.

– ¿¿¿QUEEE???

– Yo creo que si lo eres. Mira como te has puesto.

– ¡Me has besado cabrón!

– ¡No grites! – y seguía riéndose. – te ha gustado.

– ¡Cállate!

Reían, rodando por la cama y pegándose con las almohadas. JR bromeaba besándole de nuevo para molestarle. Se olvidaron de que tenían la puerta abierta hasta que escucharon a la madre de JR al otro lado chillando por la sorpresa. Y no se le ocurrió nada mejor que cerrar la puerta corriendo.

 

 

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el noviembre 27, 2013 en Ámame profe y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. DIME QUE ESO NO ES TAORIS PORQUÉ AL FIN ME ANIME A LEERLO Y ME VAS A SACAR UNA LAGRIMA MUY SERIA T—T porqué el Shota es tremendo de hermoso, pero yo TaoRis no puedo leer xDDD

    Aún así es muy bello ;w; hay JMin y es tan hermoso que slakjdashj -se da de topes en la pared y vomita arcoiris- TE AMO.

  1. Pingback: Ámame profe | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: