Ámame Profe. 16: Cosas de mayores.


banner AP 16

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing: BaekRen (Baekho x Ren)

Los primeros días fueron muy duros, pero enseguida lo superó, más fácil de lo que pensaba. Recordaba el rostro lloroso de Baekhyun cuando se fue de su casa, cuando le confesó entre lágrimas lo que había hecho, pero a la que esa imagen empezó a desvanecerse quedó solo un ligero sentimiento de incomodidad, curiosidad más que verdadera preocupación. Le preocupaba que estuviese enfermo de verdad, Sida… era algo que iba a perseguirle para siempre, y le recordaba tan joven y vital que le parecía injusto. Luego recordaba como se había comportado con él y se le pasaba. No se alegraba de ello, en absoluto, pero tampoco podía compadecerle. Estuvo a punto de llamarle un par de veces para saber cuales habían sido los resultados, pero se prohibió hacerlo. ¿Y si le decía que si? Que si estaba enfermo, que si tenía VIH… Se sentiría responsable. Aunque no lo fuera en absoluto, se sentiría obligado a hacerse cargo de él, y era algo que ni le apetecía ni estaba obligado a hacer.

También fue duro ir a hacerse las pruebas él. No quería, pero tanto sus amigos como Sunyoung insistieron, y terminó aceptando que no estaba de más. Ir allí y tener que esperar luego por los resultados fue una agonía, pero una agonía sorda en un rincón muy al profundo de su mente. Estaba distraído, permanentemente distraído recordando ese “beso”. Se sentía más tranquilo si mentalmente lo pensaba entre comillas, como si no hubiese sido de verdad. ¿Podía haberlo sido? Minki era un crio aún, no podía tomarse esas cosas en serio. ¿Por qué él si? ¿Por qué le había dejado? ¿Por qué no podía dejar de pensar en lo dulce que había sido?

Estaba mal, estaba definitivamente mal que un niño de seis años le hubiese besado, dos veces, y aun estaba peor que a él le hubiese gustado.

Intentó olvidarse, después de prohibirle a Minki de todas las formas posibles que volviera a repetirlo o a intentar nada decidió olvidarse del tema, seguro que no volvería a pasar. Pero aunque el niño no había vuelto a intentar nada parecido y seguía comportándose exactamente igual que siempre él no podía estar tranquilo. No cuando le tenía durmiendo a su lado, con la cabecita sobre su hombro y sus labios de corazón entreabiertos… Esos labios tan dulces…

Intentaba sacudirse esas ideas sin muchos resultados, centrarse en otras cosas, como en lo rápido que estaban creciendo los niños…

Cuando vio a JR con el uniforme de la media casi sintió ganas de llorar. Por suerte no lo hizo. Hubiese quedado muy mal que su madre reprimiese las lágrimas y él no. Minki crecía de otro modo. Le pedía que le leyera un libro tras otro, se enganchaba en las historias y las devoraba, llegó un día en que le pidió el libro a Baekho para seguir leyendo cuando él no estuviese. Era curioso por naturaleza y absorbía conocimientos como una esponja, aunque fuese muy selectivo con que cosas le interesaban y que no. Y con cada poquito de conocimiento ganaba autoridad y confianza. No podías discutirle, podías intentarlo, pero sin darte cuenta terminabas haciendo lo que él quería. Siempre, sin excepción.

Conoció a los amigos de Minki y se encariñó con ellos también, aunque no tanto. No había tenido a ninguno de los dos en su clase y les encontró, como mínimo, curiosos. Minki tampoco era un niño muy común, así que eran ideales juntos. Los amigos de JR eran más normales. Minhyun, Zitao y Sanghyuk.

Una tarde, cuando ya se habían ido todos y quedaba solo Baekho Sunyoung le llamó a la cocina para hablar con él. Era su tono de “algo muy malo está pasando”, y realmente parecía preocupada.

– ¿Sucede algo?

– Bueno… no… no estoy segura… ¿Sabes el amigo de Jonghyun? ¿Minhyun?

– Si, claro.

– Pues… el otro día subí a preguntarles si querían algo, estaban solo ellos, Sanghyuk y Zitao no vinieron, y cuando abrí la puerta… se estaban besando…

“¡DIOS MIO ES GAY LO SABIA!!!” “Bueno, en realidad no lo parece pero… asldjfasdf mi niño…”

Tubo que hacer un gran esfuerzo para que sus sentimientos de gay orgulloso de la prole que seguía su ejemplo no salieran a la luz y puso su mejor cara de padre preocupada.

– Oh, vaya…

– No es que me moleste ¿eh? – se apresuró a añadir Sunyoung aunque era mas que obvio que no le gustaba a idea. – es solo que… se me hace extraño… No me lo esperaba… Fue un shock ¿sabes?

Recordaba lo raro que le había mirado su propia madre cuando se había enterado, y él tenía ya dieciséis, JR solo doce, era más que normal que estuviese preocupada.

– Lo entiendo. ¿Quieres que hable con él?

– Si… yo no me atrevo a preguntarle… tu sabrás más como… encarar el tema…

– Ash… Ven a darme un abrazo mamá. – la abrazó un momento y luego la miró a los ojos, con las manos aun sobre sus hombros. – solo tiene doce años, no creo que esto sea para nada definitivo. Pero si lo es… él sigue siendo el mismo ¿vale? No le trates diferente.

– Vale…

– Que gran mamá que eres. Jeje.

Cuando subió a su habitación para hablar con él estaba más nervioso que el niño. “Ais… es que JR con novio… que cosa tan mona…”

– Ei, ¿Podemos hablar?

El niño, casi adolescente, le miraba fijamente desde su cama. Aunque pasase más tiempo con Minki y JR ya no participase en todas las actividades que hacían seguían siendo muy cercanos, esa mirada ponía los pelos de punta.

– Eh, no te pongas así, si no quieres me voy.

– Es por… por lo que vio mamá ¿no?

– Si. Pero yo no te voy a regañar ni nada.

– Es que no… yo no soy gay.

– Ya…

– ¡En serio! Sabía que no me creerías, fue solo… que él si, o eso creía, y quería probarlo. Porque Tao nos dijo que él tenia novio y Minhyun se lo planteó y me dijo que quería saber como era besar a un chico, y pues como yo también tenía curiosidad lo probamos, pero a mi no me gustó así que no es mi novio ni nada, a mi me siguen gustando las chicas…

Parecía avergonzado, Baekho un pelín decepcionado, pero no iba a discriminarle por ser heterosexual…

Jo, con la ilusión que le hacía.

Bueno, solo tenía once años, no había que perder la esperanza. Baekho se conformó con saber que dos de sus amigos apuntaban maneras. Les miró con más cariño desde ese día.

Pero las verdaderas sorpresas llegaron en verano.

– Nos vamos a vivir juntos.

La sonrisa orgullosa de Wonsik solo era equiparable a su mirada de enamorado cuando miraba a su novio. Hakyeon sonreía algo tímido, más bien divertido por la notable pose de gallito que  siempre adoptaba.

– Llevamos ya mucho tiempo juntos y queremos que sea aún más, queremos compartir más cosas.

– Lo que queréis es una cama donde poder follar todas las noches. – Jongin era experto en arruinar los momentos románticos.

– Si, y un techo que sea de ambos, y un buzón donde ponga el nombre de los dos.

Era enternecedor verles enamorados, hermoso y dulce. A veces demasiado.

– Son preciosos ¿vale? – le explicaba a Sunyoung paseando con ella por la playa – Pero a veces son demasiado… Empalagosos.

Los niños estaban con su padre de vacaciones.

– A mi me parecen muy tiernos.

– Si no digo que no lo sean. Es muy bonito ver como se quieren, porque realmente se quieren muchísimo, y eso es maravilloso, pero hay momentos en que… es demasiado “¿Cariño podrías pasarme no-se-que?” “Claro amor, aquí tienes” “Gracias cielo, ¿sabes que te quiero?” “Yo más” “no, yo más” Y se ponen tontísimos y los demás nos quedamos ahí como diciendo bueeeeno… No nos hemos ido, no estáis solos en el mundo… No se, me siento muy feliz por ellos, pero cualquier día me da una subida de azúcar por su culpa.

– Jajajaja Me imagino. A mi me pasó parecido. Todas mis amigas tenían novios y se casaban, y parecían tan felices… Supongo que por eso nos casamos demasiado pronto también.

Estiraba los brazos al andar por el espigón, sobre las rocas, con el pelo trenzado y la capucha de la chaqueta calada para que no la despeinase el viento.

– Nunca me has contado porque os separasteis.

– Realmente no hay mucho que contar – ella se encogió de hombros – No deberíamos habernos casado. Fue solo porque… Bueno, eso, todos nuestros amigos se casaban, nosotros estábamos juntos y… Era como nuestro deber casarnos también. No lo vimos así, en ese momento todo era precioso, pero viéndolo ahora…

– Vaya…

– Eh, que no te lo digo para que me compadezcas. – sonreía, juguetona como siempre. Cuando sonreía parecía tener diez años menos. – Aguantamos tanto tiempo por los niños supongo. De hecho se podría decir que Minki fue un intento de salvar la relación. Jonghyun nos había unido tanto que… a la que empezamos a sentir que nos distanciamos decidimos intentarlo con otro niño. Funcionó durante un tiempo pero… No para siempre.

– Lo siento…

– ¡Que te he dicho que no me compadezcas! Simplemente no tenía que ser. Eso si, no me arrepiento de nada. Si no me hubiese casado nunca hubiese tenido a mis hijos. Y ¿que haría yo sin mis niños preciosos? No podría vivir sin ellos.

Eso lo podía entender. Eran… simplemente conseguían que te sintieras feliz a su lado, siempre lo habían hecho. Siguieron hablando de trivialidades, nada tan trascendental como eso, hasta que de repente Sunyoung se quedó sin habla. No pasaba a menudo. Al levantar la vista Baekho se encontró con un hombre de unos treinta años, bañándose con un bañador arrapado marcando absolutamente todos los músculos del torso desnudo.

– Wow.

Sunyoung se sonrojó al instante.

– Eh, no te avergüences, está de miedo.

– Jajajajajaa

– ¿De que te ríes?

– Nunca me imaginé hablando de eso contigo.

– Pues a mi ese hombre que quieres que te diga, me parece un tema de conversación interesantísimo.

Realmente tampoco se había imaginado nunca hablando de tíos con Sunyoung, pero como había dicho era un tema realmente interesante. Ella hacía muchos años que no se permitía mirar a nadie que no fuese su marido, incluso cuando las cosas empezaron a ir mal entre ellos, por respeto a los niños decía. (Evidentemente lo de Baekho no contaba). Así que se sonrojaba a la mínima que él le señalaba a algún sujeto interesante. Le duró poco.

– Mira a esos dos.

– Wow, vaya músculos.

– Si ¿eh? Me pido al del bañador rojo.

– Perfecto.

Tenían gustos bastante compatibles, y esos paseos por la playa a finales de verano mientras los niños seguían con su padre empezaron a ser su pasatiempo favorito.

A mitades de octubre se reunió con su hermano en una cafetería del centro de la capital, donde quedaban siempre cuando se veían. Mientras iba hacia allí contaba los meses que hacía que no veía a su familia. Sin duda le retraerían que no hubiese ido a verles, pero si querían que fuera también podrían haberle llamado…

Junho le recibió con un abrazo, que de algún modo le hizo recordar que en el fondo quería a su hermano. Le preguntó por su vida, que había estado haciendo desde la última vez que dio señales de vida, pero saltaba a la vista que tenía algo que explicar él.

– Me caso.

– Wow. ¿Con Dasom?

– Si. – y sonreía, orgulloso.

Su hermano tenía 24 años, dos menos que él. Podía parecer muy joven, pero llevaba ya seis años con la misma chica y todos sabían que terminarían casándose antes o después.

– Estarán orgullosos.

– Si, bueno… – le miraba sonriendo, feliz. – Vendrás ¿no?

– Si, por supuesto. Si quieres que venga.

– Te estoy invitando.

– Pues gracias.

– Quanta empatía…

– Ñe… – se rieron los dos, en realidad le gustaba hablar con su hermano, aunque a menudo se olvidara de ello – ¿Cuándo será?

Su hermano pasó de detallarle las preparaciones de la que sería una magnifica y perfecta boda que culminaría la magnifica y perfecta vida que llevaba.

No se sentía celoso. Le gustaba como era su vida, pero viendo a Junho no podía dejar de pensar en que él era todo lo que sus padres hubiesen querido de un primogénito. Hacía muchos años que había decidido despreocuparse de eso, pero no podía negar que era el motivo de que hiciera tantos años que no les visitase más de un par de veces de rigor al año. “¿La boda contará como una de las dos visitas o será un extra?”

Fue en mayo, cuando ya empezaba a volver el calorcito del verano. Bailó con la novia, con la madre de esta y con la suya propia, también con las damas de honor y algunas amigas. Ni se planteó sacar a bailar a otro chico, ni era el ambiente adecuado ni quería que le mirasen de más.

Disfrutó, a su manera. Los novios estaban tan felices y enamorados que era imposible no sentirse feliz por ellos. Sus voces rotas cuando recitaron los votos, sus sonrisas incontrolables, sus besos nerviosos, la reverencia con la que miraban las alianzas en sus dedos, sus miradas.

Aun encontrándose prácticamente rodeado de extraños, aun siendo algo totalmente ajeno a él, se sintió enamorado.

Cuando ya se iba para casa, de noche y algo bebido, cogió una de las rosas color crema que adornaban el jardín. La cogió para llevársela a Sunyoung, pero cuando la tubo en las manos se imaginó llegando a la casa y supo en seguida que Minki la reclamaría como suya. “Esta bien, para Minki entonces, jeje” “Igual si se la doy me besa…”

Sonreía como un idiota y tenía las mejillas sonrojadas, todo culpa del alcohol.

nota: 

^^ ¿es bonito? espero que os haya gustado mucho porque tardaré en colgar el siguiente… 

últimamente voy algo estresada y encima he empezado otro proyecto XD (minific cortito, pero vaya). Así que como ahora viene una pausa natural / salto temporal haré una pequeño break mientras publico el otro fic (tambien Baekren) y luego ya volveré con este, con un Minki más crecidito, jeje ❤ 

no tardaré mucho, lo prometo

¡nos leemos! ^^

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el noviembre 29, 2013 en Ámame profe y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Me gusta bastante tu fic ^^ espero que lo puedas continuar pronto después de pegarte una buena desestresada jajaajajaja ya quiero saber que hace ese Minki travieso ya crecidito
    saludos 🙂

  1. Pingback: Ámame profe | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: