Ámame Profe. 18: A todos nos llega el amor.


banner AP 18

 

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing principal: BaekRen (Baekho x Ren)

Les despertó la alarma y Minhyun saltó de la cama corriendo a pararla. Se volvió a dejar caer sobre la cama con un gruñido.

– Mierda. Se me olvidó pararla…

– ¿Por qué te pones la alarma a las cinco y media? – se quejó su amigo desde la cama contigua.

– Porque si no no llego – estaba demasiado dormido incluso para darle cualquier tono de sarcasmo a su respuesta.

– ¿Que te tienes que pintar los ojos? – más de lo mismo.

– Ñeeee…

Se habían quedado charlando y jugando videojuegos hasta las tantas, sabiendo que al día siguiente era sábado y no tenían que madrugar. Así que simplemente se dieron la vuelta y siguieron durmiendo.

Volvieron a despertar a mediodía.

Comieron juntos y luego JR fue a su casa, se encontró allí con su madre sentada en el sofá con Yixing, su novio, mirando una peli los dos. Minki llegó al poco rato y los ambos se fueron a pasar la tarde a casa de su padre, para darles más intimidad a la pareja.

– ¿Porque no le dices que se quede a dormir otra noche? – le dijo a su madre mientras se ponía la chaqueta. – es sábado aún, salid y divertíos, o quedaos y divertíos aún más.

Sunyoung se sonrojó, pero le dijo que lo pensaría.

Efectivamente, estaba sentado en la mesa con su padre, Minki y Audrey, su madrastra inglesa, cuando le llamó su madre.

– Ya he hablado con Baekho y dice que ningún problema con quedarse a Minki, que si quieres ir tu también, pero supongo que preferirás ir con Minhyun. ¿Quieres que llame yo a sus padres?

– No, tranquila, ahora le llamo. Jeje. Pásalo bien mamá.

– Ash… como le dices estas cosas a tu madre con tanto descaro…

– Divertíos. – le dijo otra vez antes de colgar. – y dile a Yixing de mi parte que ya te puede tratar bien, que le estoy vigilando.

Al principio había encontrado un disparate que su madre tuviese novio, al principio hablando de cuando ella se encariñó con Baekho, pero más adelante pensó en eso y se dio cuenta de que su madre no era más que una niña. Era extraño pensar así, pero sentía que era cierto, que ella también tenía que salir a divertirse, que era joven aunque para ellos siempre sería mayor. Sabía que tenía que tener un novio y que le tocaba hacer locuras y tal vez casarse otra vez.

Minki aún no lo entendía, pero porque su hermanito era bastante egocéntrico. No lo encontraba malo, pero sabía que pensaba más en si mismo que en los demás. Tampoco era un problema, aún era poco más que un niño. ¿Había sido él tan crio con once años?

Llamó a Minhyun, a quien le pareció una fantástica noticia tener a su amigo en casa otra noche más, y después de un par de partidas más de uno de los innumerables juegos de mesa de su padre acompañó a Minki a casa de Baekho.

Vio como su hermano saltaba a sus brazos, como Baekho inevitablemente sonreía, como le revolvía el pelo y como él le devolvía el mimo con un beso en la mejilla que solo hizo que Baekho sonriera aún más. Se despidió de ellos preguntándose como algo tan extraño podía parecerle tan normal.

“Costumbre imagino” “Mientras no me obligue a llamarle cuñado…”

Cenaron en casa de Minhyun, con sus padres y luego se arreglaron para salir.

– Sungha y Dojoon están en el centro, en el Zenit. – le dijo JR mientras mirando el chat desde el móvil.

– ¿Vamos a ir con los de clase? – Minhyun se giró hastiado, a medio pintarse los ojos.

– Gyuna también está…

– Oh – exclamó girándose de nuevo frente al espejo. – vale, vale, pero llama a Hyuk y Tao, que si tengo que comportarme como hetero solo me aburro.

– Pues no te comportes como hetero. Tao no lo hace.

– Porque Tao tiene una de pluma que no la esconde ni queriendo.

– Cariño, tu acabas de pintarte los ojos.

Le sacó la lengua mientras guardaba el lápiz de ojos y se acomodaba el flequillo.

– No es mi culpa que no todos estemos divinamente hermosos tal y como nos levantamos.

Fue el turno de JR de sacarle la lengua, luego les mandó un SMS a cada uno.

Consiguió que se decidiera por una camiseta y unos zapatos de entre su extensa colección y cogieron el metro a tiempo para llegar a la hora prevista.

– ¿Oye, vais en serio con Gyuna? – le preguntó Minhyun en el metro.

– De momento no vamos de ningún modo. – respondió algo cortante. Luego bajó la mirada, algo incómodo. – Pero… si, es lo que quiero. Supongo.

– Bueno, – suspiró con resignación – hubiese preferido que fuese un cachas de metro ochenta, pero hay que tolerar a todo el mundo, incluso a los heteros.

Se encogió de hombros justo antes de recibir la amistosa colleja de JR.

– ¿Y tu que? ¿Dónde está tu cachas de metro ochenta?

– Buf… en clase no, desde luego. – se quejó.

– Va, déjame disfrutar a mi por una noche. Yo ya te acompañé a Pantheon cuando quisiste ir a ver el ambiente.

Pantheon, la discoteca gay de la que siempre hablaban sus dos amigos desviados. La verdad es que había sido abrumador, y no precisamente agradable para JR, menos cuando se encontró a Baekho y sus colegas por ahí. Había visto a su hyung con algunos de sus ex novios y sabía de sobras que se acostaba con hombres y todo pero… pero entre eso y verle sin camiseta restregándose y comiéndose a otro tío… Abrumador, había sido simplemente abrumador.

– Ya, pero… ok, ok – se rindió al fin Minhyun. – hoy te toca ligar a ti.

JR sonrió, pensando en su compañera de instituto. Gyuna. Casi podía saborear su nombre. Sus besos…

No iba a su clase, pero aún así se las había arreglado para invitarla a su fiesta de cumpleaños, la misma que había organizado hacía casi un mes aprovechando que su madre se iba a dormir a casa de su nuevo novio.

No era la primera vez que hablaban, ni mucho menos, pero aún así cuando la tubo en su casa, con ese vestidito azul tan poquita cosa y con los ojos pintados apenas se atrevía a mirarla.

Todo había sido más fácil con un par de cubatas, había sido más fácil bailar con ella, besarla y abrazarla, subirla a su habitación para dejar que ocurriese lo que hubiese sido su mejor regalo de cumpleaños.

No pasó nada, nada más que besos y largas horas abrazados en su cama hasta que salió el sol y ella tubo que irse, como todos. Pero JR no se contentaba con eso, porque una noche, por más increíble que hubiese sido, por más intensa y romántica que la recordara, no era “algo serio”, no era nada definitivo. Necesitaba hablar con ella, decirle que la quería a su lado, cada día, que quería verla sonreír, que quería volver a besarla, siempre,  que no quería tener que echarla de menos, que no quería verla de lejos y pensar en lo maravilloso que sería tenerla cerca. Ya no más.

– Estás perdido tío. – Minhyun le devolvió a la realidad tirando de su manga para que bajase del convoy. Cambiaron de andén y esperaron el siguiente.

– Ash… creo que me he enamorado…

– ¿Solo lo crees?

Se reía, pero cuando JR se giró a mirarle con ojos acusadores su sonrisa burlona se convirtió en una dulce y le abrazó con cariño.

– Está bien, es bonito verte así. Algo patético pero bonito.

Se encontraron con Sanghyuk y Zitao en la entrada de la discoteca, arreglados y esperándoles.

Dentro la música era ensordecedora y animada, el DJ desde su tarima saludaba a “su gente” que sonreía, bailaba e intentaba charlar a gritos por encima de los bajos retumbantes.

– ¿La ves? – le preguntó a gritos a Minhyun, parado a su lado.

– ¿A quien? – se metió Tao.

– Buscamos a Gyuna.

Los dos asintieron, concentrados de repente. La encontraron cerca de la barra con todo un grupito de compañeros de clase. Estaban juntas todas las chicas, en mogollón, como iban siempre, pero cuando ella vio a JR se acercó a saludarle aceptando la invitación a bailar incluso antes de que él se lo pidiera. De entre su grupo salieron algunos silbidos, y Sanghyuk se quedó muy caballerosamente a hacer compañía a las amigas abandonadas.

La veía bailar frente a él, cuando le miraba y sus ojos se cruzaban sonreía, y no podía evitar sonreía él también. Se acercó un poco más y bailaron pegados, cada vez más juntos. Sintió sus labios sobre los suyos. Cerró los ojos y enredó los dedos entre su melena oscura mientras de lejos le parecía oír a alguien gritando “viva los novios”. Pegaría a Minhyun cuando le viese. Más tarde.

Cuando salieron fuera el cielo brillaba. Apenas había estrellas, la gente avanzaba a trompicones gritándose impertinencias y un borracho estuvo a punto de vomitarles en los zapatos, pero nada parecía tener importancia más que esos enormes ojos oscuros y esos labios rojos…

– Gyuna, yo…  – Quería hablarlo, quería decírselo, quería oírle un “si quiero”. Pero ella no le dejó seguir.

– Lo se. – Le dijo solamente eso, mirando al cielo. Sonrió, le miró y siguió, enumerando con los dedos. – A mi también me gustas mucho; si, tus besos también son increíbles; y por supuesto que quiero salir contigo.

Oía su propio corazón latiendo con fuerza, acelerado. Desvió la mirada al suelo, luego al frente.

– En realidad iba a pedirte los apuntes para el examen de mates, pero…

Sintió su carcajada instantes después de la colleja. Le sonrió y al fin el dejó que la enorme sonrisa se le pintara en la cara. La sentía venir desde muy dentro.

Y, evidentemente, el lunes ya lo sabía todo el instituto.

Volviendo del baño para clase Minhyun pudo oír los cotilleos por el pasillo, un par de chicas rieron y apartaron la mirada al verle, saludó a unas amigas del grupo A y al pasar frente a su clase vio también allí a Choi Minho, su atlético y atractivo compañero de clase, se giró a mirarle y le sonrió sin detenerse.

– Eh Minhyun – Le paró Dajoon, una amiga de segundo – ¿Es verdad que JR está saliendo con Gyuna?

“Ya es oficialmente el cotilleo de la semana” pensó girándose a responder.

– Ya lo sabe todo el insti ¿no?

– Parece que si – respondió riendo. – Es una pena, nuestro soltero más solicitado abandona el mercado…

– Eh, me ofendes, aún quedamos buenos partidos.

– ¿Tu? – se rió – Ya, claro. – “¿Dis-cul-pa?” Se preguntaba si ese comentario era por su muy obvia (aunque a él no le pareciera tanto) homosexualidad o si era un ataque gratuito a su persona – En verdad hacen buena pareja, Gyuna es casi perfecta.

– Si, también se la echa de menos en el mercado a ella.

– Un par de rompecorazones hechos el uno para el otro… – dijo con un suspiro dramático. – Bueno, felicítale de mi parte. Vuelvo a clase, ¡nos vemos!

– Claro.

Y allí, al fondo de la clase sentados sobre una mesa junto a la ventana estaban la comidilla del colegio entero. Él con su piel morena y su sonrisa brillante, ella con su larga melena castaña y las torneadas piernas asomando por debajo de la falda del uniforme. Hablaban para ellos, en su rinconcito, casi en susurros.

– ¿Desde cuando quieres que contemos que estamos juntos? desde este sábado o desde tu fiesta de compleaños?

-Mmm… pues… no se… – JR jugueteaba con los mechones de su pelo, se enredaban entre sus dedos creando bucles – igual desde la fiesta, que es bonito pensar que empezamos por mi cumple. – levantó la vista y le miró a los ojos, sonriendo – Y es más tiempo.

Ella sonrió también.

– Vale, me parece bien.

Se acercaron lentamente a besarse, enlazando los dedos, acercándose.

– Hey tortolitos. – les interrumpió Minhyun. Gyuna se sonrojó un poquito, pero él solo la cogió por los hombros acercándola, como dejando claro que era suya – ¿Sabéis que tenéis a medio cole deprimido?

Ambos le miraron sorprendidos.

– ¿Y eso?

– Bueno, digamos que las chicas lloran porque se morían por tus huesos y los tíos igual pero contigo – Añadió señalando a Gyuna.

JR solo pudo que sonreír.

– Pues eso son dos mitades Min. – dijo siguiéndole la broma.

– ¿He dicho la mitad? – se disculpó con un amplio giro de muñeca – Quería decir el noventa por ciento, para respetar al colectivo gay y tal…

Su amigo negó con la cabeza mientras la chica reía aún algo sonrojada. “Será colorete ¿no? No puede ser tan mona…” “Seguro que va maquillada”.

– Pues hablando de Gays… – Saltó Gyuna.  – ¿es verdad que besaste a Minho el sábado?

– Ah… – “Mierda” – ¿Choi Minho? ¿del A? No recuerdo estar tan borracho…

Su expresión, su pose y su obvio nerviosismo en general eran más claras que un si rotundo, pero aún así se esforzó en negarlo. Al fin y al cabo oficialmente aún era hetero…

– Pues Eunyoung dice que Jonghyun le dijo que Minho le contó que os habíais liado en el baño…

JR ya no se aguantaba la risa “y así fue como Hwang Minhyun fue echado a patadas del armario…”. Ocultaba su risa con la mano, sentado detrás de ella. Minhyun ni siquiera podía reaccionar, de repente todo su mundo se desmoronaba ¿Que dirían? ¿Que iba a ser de él ahora que todos lo sabían?

– Yo…

– Min, déjalo, en serio no tiene tanta importancia.

– Pero…

Ella reía, él también, no podía evitarlo. La seguridad suprema de medio minuto atrás había cambiado a una expresión de total y absoluto desamparo.

– Dios mío, ¿Que hago? ¿Lo sabe todo el insti ya?

– ¿Que más da? A Tao tampoco le dicen nada y él no se ha molestado nunca en ocultarlo.

– Pero…

– Tampoco Minho está teniendo problemas con nadie – aclaró Gyuna. – Va, no lo hagas tan dramático…

Iba a replicar, pero tampoco le iban a hacer caso. ¿Por qué tenía que verse en una situación así? Siempre podía negar que fuese completamente Gay, Bisexual sonaba mejor…

Después de todo, tampoco fue tan malo. Realmente nada cambió, y aún así tardó un par de semanas en pasársele la paranoia. Pasadas esas dos semanas Choi Minho, que llevaba persiguiéndole desde el primer día, consiguió al fin acercarse a él durante el recreo.

– ¿Me has estado evitando? – Parecía divertirse más que reprochárselo.

– Bueno… – caminaban alrededor del campo de futbol, Minho no dejaba de mirar a sus compañeros jugando – Han sido unos días difíciles…

– ¿Tenías miedo de lo que te dijeran?

– ¿Tu no?

Minho se encogió de hombros.

– Supongo que no he pensado mucho en ello. Mis mejores amigos ya lo sabían y lo aceptaban, el resto del mundo no me importa mucho lo que piensen…

– Que envidia me dais… poder pensar así…

– ¿Hablas de Zitao? – el plural no le pasó desapercibido – Porque lo suyo es muy radical.

Le vino la imagen de su amigo con su jersey rosa de punto todo maquillado y hablándole con sus gestos amanerados, moviendo mucho los labios.

– Bueno, si, pero no le importa lo que nadie piense de él, admiro eso. Tu también lo haces, aunque seas más discreto.

– Tampoco a ti tiene porque importarte.

– Ya pero…

– ¿No te gusta que hablen de ti?

– No es eso…

– Porque podríamos darles mucho de que hablar…

Se detuvo y le encaró, levantó la mano y le acarició la mejilla con el dorso, bajando hasta sus labios. Se tensó al contacto, pero también le gustó. La otra noche solo habían sido cuatro besos inconscientes por culpa del alcohol, ahora era distinto, era más tierno, de repente sintió que añoraba caricias, que quería sentir besos y abrazos.

Se dio cuenta también de que Minho era realmente guapo. Alto, casi tanto como él mismo. Atlético, con unos ojos enormes que podías perderte en ellos “tal vez demasiado grandes…” Con esos aires tan formales de príncipe, tal elegante…

“Realmente ¿Que más da lo que digan? Que piensen lo que quieran”

Se acercó a besarle, muy rápido. Apenas un simple roce.

“Ya, tampoco hace falta morrearle frente a todo el mundo, una cosa es ser gay y otra…”

Pero Minho sonreía, y cuando siguieron andando le cogía de la mano.

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el enero 26, 2014 en Ámame profe y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Ahhhhh, Minhooooo *suspiro de fangirl enamorada* Qué monos estos dos…
    Y adoro demasiado a toda esa tropa de amigos raros de JR^^

  2. Yo cuando le ha dicho cariño tu acabas de in tarde los ojos por un instante se me a pasado el Jmin por la mente y dios con minho es aún mejor .

  1. Pingback: Ámame profe | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: