Ámame Profe. 22: Cotilleos.


Banner AP 22

 

 

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing principal: BaekRen (Baekho x Ren)

 

 

-¡¡¡Miiiiiin!!!!

Minki entró corriendo al aula mientras ellos aún recogían, saltó a los brazos de Minhyun y luego se separó para empezar a dar saltitos delante suyo.

– ¡Minki!

– Ya, no saludes ¿eh? – le espetó JR desde la mesa de al lado.

– ¿Lo has visto? ¿lo has visto? – siguió ignorándole – ¿Es verdad? ¿vienen?

– ¡Siii!!! – respondió Minhyun emocionado – Lo he leído esta mañana. ¿No es genial?

– Vamos a ir ¿eh?

– Si, si. Aún no he pedido permiso pero es que no acepto un no por respuesta. Ni de broma.

– ¡Hay que ir! ¡hay que ir!!!

– ¿Que pasa? – Preguntó Sanghyuk que ya salía con la mochila al hombro.

– Han anunciado que Up in the Sky vienen a hacer un concierto. – explicó JR. Mientras su amigo y su hermano seguían saltando y chillando como niñas.

– Ah…

Taekwoon entró también en el aula siguiendo a Minki, pero se quedó junto a la entrada a esperarle.

– Vamos a ir ¿eh Hyun? – Le preguntaba este a su hermano haciéndole ojitos mientras ya salían al pasillo.

– Bueno, preguntaremos a mamá y miraremos cuanto cuestan las entradas.

– Ya, ya, si, pero vamos a ir ¿verdad? – JR rió mientras abrazaba a su hermano por los hombros andando hacia el patio. “Jo, que alto está”. – Le diré a Baekho si quiere venir también. – siguió el pequeño. – También le gustan. ¿Quieres venir tu también Taek?

– No. – respondió este cortante en su característico susurro.

– Jooo… pero si será muy guaaaai.

– Mucha gente.

– Ya. – Minki no pudo encontrar argumentos contra eso, así que simplemente aceptó la negativa y siguió chillando con Minhyun.

Cuando llegaron fuera los dos pequeños se fueron con Luhan y Sehun y los mayores se sentaron en su banco de siempre.

– Oye, el amigo de Minki es un poco rarito ¿no?

– ¿Taekwoon? – preguntó JR – Creo que es autista. Bueno, realmente no se si han llegado a diagnosticarle nada pero estaba haciendo tratamiento. Creo.

– Bff…

– Pero es majo, – le defendió – a la que se acostumbra a ti es muy tierno. Parece muy leal y protege mucho a Minki.

– Minki también es algo rarito. – se rió Zitao.

– Jaja, si – admitió su hermano. – Será por eso que se llevan tan bien.

– Buaaah, ¿os podéis creer que vienen a hacer un concierto? – exclamó Minhyun de repente.

JR le miró aguantándose la risa.

– ¿Sigues con eso?

– Jope, tengo ganas de llegar a casa y decírselo a mis padres – siguió ignorándole.

– ¿Cuándo salen a la venta las entradas? – preguntó Zitao.

– El jueves. Bff… y aún es martes…

– Estará histérico hasta que la compre – se burló Hyuk.

– Estará histérico hasta el concierto – rectificó JR.

– ¿Cuándo es?

– El veinte.

– Por dios. – se exclamó Hyuk. – Va a estar así todo el mes.

– Va a ser horrible…

– Eh, Min. – le llamó Zitao. – mira quien viene.

Se giró para ver a Minho acercándose con las manos en los bolsillos, mirando al suelo.

– Ugh.

– ¿¿¿”Ugh”??? – saltaron los otros tres.

– Tío, se supone que aun es tu novio, – le increpó Sanghyuk – disimula un poco.

– Yo desde luego no diría “ugh” teniendo un novio así. – siguió Tao.

– Pues sal tu con él – replicó de mal humor. – Ni siquiera tenemos nada de que hablar. No me sirve que solo esté muy bueno.

– Ya, – Hyuk le miraba burlón – no te llena ¿no?

Le fulminó con la mirada y les mandó callar pues él ya se acercaba. JR le dio unas palmaditas en el hombro cuando se levantó para irse con él.

– ¿Va a dejarle?

– Espero que lo haga. – respondió JR preocupado por su amigo.

Regresó diez minutos más tarde con una expresión indescifrable.

– ¿Y? – le preguntaban ansiosos. – ¿Que?

Él se encogió de hombros y se sentó al lado de JR en el banco, justo donde estaba sentado antes.

– ¿Pero has cortado con él? – insistía Tao.

– Bueno…

– No me jodas Min. – se desesperó JR.

– Ha cortado él conmigo. – anunció sin expresión alguna.

– ¿Que? – JR y Tao le miraban incrédulos mientras Hyuk se descojonaba abiertamente.

– Vaya par. – dijo al fin Zitao sacudiendo la cabeza.

– Bueno, está bien así ¿no? – JR sonreía, calmado. Le sonrió también.

– Si, si. Se me hubiese hecho muy difícil.

– Ahora ya tienes vía libre para liarte con Aron. – Le guiñó el ojo Tao.

– ¿Que? – le miró incrédulo.

Se rieron pero insistieron. Al final tubo que admitir que Aron… bueno, sería un muy buen partido. Si no fuese su profesor y si no fuese a volver a américa cuando terminase el semestre.

– Me sabrá fatal cuando se vaya.

– Ya te digo, volveremos a hacer todas las clases con la bruja chillona de Yoora.

– Ya…

 

 

– Ei, Ei, ¿a que no sabéis que? – les llamaron Luhan y Sehun cuando llegaron junto a ellos. Minki seguía pensando en el concierto, pero en seguida preguntó, interesado. – Minseok le ha pedido para salir a Joori.

– ¿¿¿Queeeee??? ¿¿¿A Joori???

– Si, si. – seguía insistiendo Luhan.

– ¡Ala! ¿Y eso? osea… Joori…

Taekwoon le quitó a Sehun la pelota con la que estaba jugando y los dos empezaron una pequeña disputa futbolística. Luhan se unió a ellos.

– Bueno, Joori está muy guapa ahora. – comentó Sehun mientras intentaba hacerse otra vez con el balón.

– Ya te digo.

– ¿Habláis de la misma Joori que conozco?

– La que lleva desde primaria detrás de ti, si.

Taekwoon tenía el control de la pelota y se dedicaba a esquivar a los otros dos, que le atacaban sin tregua por ambos lados.

– Pero si está gorda. Y es una pesada.

– Ya no está tan gorda. Y ahora con el pelo largo es muy mona.

– Si.

Taekwoon le pasó la pelota a Minki e inmediatamente Luhan fue con él a quitarla. Se resistió unos segundos pero al final intentó pasársela a Taek y se la quitó.

– No se que le veis de guapa. – insistió. – Y no se porque alguien iba a querer salir con ella, pero desde luego entre ella y Minseok pueden irse los dos al infierno.

Luhan se rió pero Sehun le miró mal. Taekwoon se dedicaba a dar toques con la pelota en su pequeño mundo.

– ¿Creéis que le dirá que si? – Preguntó Luhan.

– Ni me importa. – se desentendió Minki.

Sehun se encogió de hombros.

– Ojalá se lo hubiese pedido yo.

Luhan le respondió tirándole un puñado de tierra y sacándole la lengua.

– Tu no vas a tener novia hasta que no tenga yo también.

 

 

Esa tarde en su casa Minki no dejaba de darle vueltas a lo de Joori. Nunca le había parecido guapa pero debía admitir que luego la había estado mirando en clase y… Seguía sin ser guapa, pero podía entender lo que le veían.

“Ahora tiene el pelo largo, está más delgada” “Tiene pechos” Se rió por dentro. Era la única niña de clase que ya tenía pechos. ¿Era por eso que la encontraban guapa?

Luhan y Sehun estaban muy tontos con el tema y habían empezado a hacer listas ordenando a las chicas de más guapa a más fea. Chanyeol y un par de compañeros más habían participado y ahora ya se jactaban de tener los rankings oficiales. Minki empezaba a copiar a Taekwoon pasando de todo. “Si las chicas hicieran un ranking de chicos igual participaba…”

Se sentía algo extraño. Tenía claras sus preferencias, y a la vez no le gustaba sentirse diferente. O si, si le gustaba ser diferente, pero a veces no tanto. Cuando iba con su hermano se sentía especial pero integrado, porque Minhyun y Tao eran como él pero seguía siendo el pequeño y era especial por eso. Con los de su edad… él era único, y a veces eso no terminaba de gustarle. También le asustaba un poco lo que pudieran decir. Había pasado muchos años en primaria siendo ignorado por todos, y aunque sabía que seguiría teniendo a Taekwoon y Luhan dudaba un poco de Sehun y no quería volver a ser la victima del bulling de sus compañeros.

Y después estaba Baekho… Si los de clase empezaban a salir con niñas él no podía quedarse atrás. Pero no podía pedirle para salir a Baekho porque era muy mayor.

¿Y porque Baekho?

Se sentía protegido con él, le gustaba como le cuidaba y como le mimaba. Se sentía muy cómodo entre sus brazos y quería que le mirase todo el tiempo, solo a él.

“¿Por qué es tan mayor?”

En el fondo también le gustaba eso, era especial. Pero… ¿Lo conseguiría? Baek no parecía verle más que como un niño. Su niño al que tenía que cuidar. “No podrá verme como un novio. ¿O si?” “No creo…”

En parte se sentía como si ya fuese su novio, porque salían juntos y le invitaba a cenar, le compraba regalos, le abrazaba y le escuchaba cuando necesitaba hablar con alguien. Pero eso no podía ser suficiente ¿no? El resto del mundo no parecía convencido solo con eso. ¿Y que más podía hacer él?

“Tampoco necesito un novio de momento” Se dijo a si mismo “Me basta con que esté conmigo como hasta ahora.”

“… Me basta con que esté conmigo…”

 

 

Corría buscando algo. No sabía el qué pero lo necesitaba. Y en su carrera por encontrarlo caía por las escaleras. Parecía más un abismo que escalones, pero cuando estaba a punto de estamparse contra el suelo Baekho le cogió en brazos.

Se sentía protegido entre sus brazos. Cálido. Caliente. Sentía sus brazos fuertes como le abrazaban. Le besaba y le acariciaba la nuca, enredaba los dedos entre su cabello y enredaba la lengua entre sus labios. Jadeaba. Estaban en su cama y sentía que todo el mundo se reducía a los labios de Baekho. Su cuerpo ardía y todo parecía en tensión.

Se despertó jadeando, con los ojos como platos y incrédulo.

“¿Que… he soñado?”

Se quedó mirando al techo, recordándolo. Se sentía tan extraño… Sentía ese cosquilleo en las tripas, eso que sentía cuando Baekho le abrazaba. Pero más abajo…

“Me ha vuelto a pasar” levantó las mantas para comprobarlo pero estaba todo a oscuras y no veía nada. Bajó la mano por su tripa hasta encontrársela y si, comprobó que se le había levantado. “Uish” La sensación de tocarse había sido muy extraña. No estaba seguro de que le gustase. Apartó las manos a los lados y dio media vuelta, dispuesto a seguir durmiendo.

Pero no.

“Aish… ¿que hago?” “Jooo…” no sabía la hora que era pero seguro que JR dormía. Además, le daba demasiada vergüenza explicarle lo que le había pasado.

“Tampoco será tan raro ¿no? A todos los tíos les pasa.” “¿verdad?”

Cada vez estaba más nervioso. No era la primera vez que le pasaba pero… no se bajaba. “¿Normalmente tarda tanto?”

“…”

Cerró los ojos con fuerza, como si no estuviese ya la habitación a oscuras, y llevó su mano derecha a la entrepierna, por dentro de los pantalones del pijama.

Soltó un alarido cuando sintió el roce, fue como si le hubiese pasado una corriente eléctrica, no, como un temblor, o cosquillas. A decir verdad no tenía la menor idea de cómo describirlo, pero no parecía importar mucho.

“Mmmng…” Empezaba a decidir que si le gustaba. “Esto está mal” Pensó mientras se acariciaba. “¿Está mal? ¿Por qué?” Exacto. ¿Por qué? Se sentía bien…

Ese extraño cosquilleo se hacía cada vez más intenso. Se oyó soltar un ruidito muy raro y se mordió el labio para no hacer ruido. Y de repente sintió como… Como si todo se multiplicase. Tensaba los pies y clavó los dedos entre las sábanas, y sintió algo caliente escurriéndose entre sus dedos.

“¿Que?” “Oh. ¡OH!” “¿¿¿QUE???”

Apartó las sábanas asustado. Seguía estando completamente oscuro pero podía sentirlo.

“Ash que asco…”

Se incorporó a encender la luz.

“Acabo de… mojar la cama?” “¡Ash! ¿¿¿Pero que es esto???” Era espeso y caliente. Blanco. Había salido de su cuerpo y no le gustaba nada.

“¿Que hago ahora?” “¡JODER! ¿QUE HAGO AHORA!!!” Fue a sacudirse el pelo cuando recordó que tenía la mano llena de eso. “¿es semen?” “Supongo pero… ash…”

Necesitaba hablar con JR. Le daba demasiada vergüenza pero… “Mejor Hyun que mamá.” Eso estaba claro.

Su hermano dormía y le echó malhumorado cuando intentó despertarle, pero cuando le explicó lo que había pasado (omitiendo el sueño y que hubiese pensado en nada) sonrió y le revolvió el pelo cariño.

– Es normal, no te preocupes. – Parecía poco, pero le tranquilizó tanto oír eso… – Si a mi me ha pasado un montón de veces. Y a todos. Es normal.

Le ayudó a limpiarse y a cambiar las sábanas, sin poder evitar reírse un poco de él de vez en cuando.

– Ñeee… – se quejaba el pequeño. – No te rías.

– Es que te has asustado tanto…

– Jo, porque era raro.

Se reía más, pero en voz baja para no despertar a mamá.

– No se lo dirás a mamá ¿verdad?

– Tranquilo. Mañana metemos esto en la lavadora y no se enterará de nada.

– Gracias Hyun-ah…

– Nada peque. Vuelve a dormir ahora. – le sonrió removiéndole el pelo.

Le abrazó una última vez y se metió en la cama.

– Gracias Hyun…

Sonrió otra vez y apagó la luz, cerrando la puerta tras él.

 

 

 

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el marzo 5, 2014 en Ámame profe y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Pobrecito, qué mal rato XD
    Me encantó la frase de Luhan : “Tu no vas a tener novia hasta que no tenga yo también.”, jajajaja, qué cabrón…

  1. Pingback: Ámame profe | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: