Ámame Profe. 23: Up On Heaven.


Banner AP 23

 

Categoria: fanfic yaoi

Personajes: NU’EST (grupo kpop)

Pairing principal: BaekRen (Baekho x Ren)

 

En serio, fue tan… ¡Increïble! ¡Alucinante! De verdad.

Después de días de duda Minhyun al fin se había decidido a interceptar a Aron al salir del colegio y regresar con él. Había pasado mucha vergüenza el primer día pero Aron se había mostrado encantado con su compañía y se había vuelto una costumbre.

Ahora, después del épico concierto al que había ido Minhyun había pasado todo el domingo esperando que llegase el lunes para poder contárselo a Aron.

– Es que Jen es tan perfecto – explicaba emocionado – tan magnífico, tan guapo, tan… tiene tanto carisma ¿sabes? 

Y Aron se reía.

Si, si lo sé.

– Es que… Wow. Él… el público era suyo… Y… wow, me vió. Vio mi… disfraz y hizo “wow”.

– ¿Ibas disfrazado?

– Si, si, me hice un cosplay de… la cosa esa blanca del video de “Demon’s heaven”. – Aron pareció impresionado con eso pero Minhyun le quitó importancia con un ademán para seguir explicando lo genial que había sido. – Ya… hay fotos. La gente en general estaba… como “wah, que alucine” y… bueno, estaba muy… pasé muchas horas haciendolo, pero cuando él me vio. Osea. ¡Me vió! Y me hizo así – dijo levantando el pulgar  Y Carl se reía desde la…

– ¿Batería?

– Si. Y… wow.

Aron no podía más que reírse de sus gestos emocionados.

No has dormido en todo el fin de semana ¿verdad?

– En absoluto. – se rió también. – Es que… wow.

Siguió andando con la vista perdida, recordando, y Aron le despertó pellizcándole la oreja.

– Auch.

¿Fuiste solo?

– No, no. Con JR. Jonghyun. Y su hermano Minki, está en primero de media.

– Conozco a Minki – respondió con un suspiro. Como para no acordarse de Minki…

Pues con ellos y con un amigo suyo mayor. Creo que fue su… les cuidaba de pequeños o algo. Nos llevó él y otro amigo suyo. Íbamos los cinco.

 

 

Baekho y Wonsik les habían llevado en coche, iban de responsables del grupo. Sobretodo Baekho que acompañaba legalmente a Minki. Era el único niño de la cola pero no llamó tanto la atención como Minhyun cuando fue a cambiarse al coche y regresó con su túnica blanca y todo pintado.

– Wow. – Exclamó Wonsik cuando le vio regresar. Era el único que no había sufrido el pase del disfraz quince veces para añadirle retoques o cambiarle detalles. – Que clavado chaval.

– Jeje. Gracias. – Estaba orgulloso del disfraz, pero aún estaba más nervioso por el concierto.

– ¡Yo también me quiero disfrazar! – saltó Minki. – ¿Me pintas algo Min?

– Claro.

Mientras Minhyun le pintaba la cara de símbolos pusieron las vallas para entrar y la gente empezaba a ponerse ansiosa. Abrieron las puertas media hora más tarde, todo un logro. Y ahí, todos enlatados en la platea, les vieron aparecer entre una nube de niebla artificial.

 

– ¡¡¡FUI AL CONCIERTOOOOO!!! – Minki llegó gritando el lunes al colegio – Baekho me llevó.

– Ya tardaba en salir Baekho – le espetó Luhan copiando los deberes a última hora.

– Fue muy genial – siguió ignorándole. – Jen tiene una voz… que… wow. Muy wow todo. Y Tom también es genial. Ni siquiera se le ven los dedos cuando toca. ¡¡¡Y Carl está tan chachas!!! Pero es que como Jen… como Jen ninguno. Es brutal. Como saltaba y hacia piruetas mientras no cantaba. Y Como dirige al público. Buah…

 

Levantaba las manos y el público gritaba. A una señal suya el estadio se levantaba en un inmenso coro de aplausos, al ritmo que él marcaba, un inmenso corazón latiendo. Y de repente silencio, y solo el susurro de su voz perfectamente audible llegando directo a sus almas. Y gritando con voz desgarradora, haciendo vibrar haciendo temblar, haciendo volar.

– ¡Let’s Fly, fly, fly fly…! ¡¡¡UP ON THE SKYYYY!!!!

 

– Estuvo muy bien, la verdad. – les contaba Baekho a sus amigos ese mismo lunes. – Hacía muchos años desde la última vez que vinieron y han cambiado mucho. Ahora impresionan mucho más y la música también ha mejorado mucho…

– Estuvo de alucine. – seguía Wonsik con Hakyeon sentado sobre su regazo. – Te hubiesen gustado.

Se encogió de hombros dando otro trago y Baekho pilló el relieve otra vez explicando con todo detalle el concierto. Hacia la mitad del relato Jongin se levantó a perseguir a algún ligue y Hongbin terminó interrumpiéndole para dejar caer el notición.

– Estoy saliendo con alguien…

Hakyeon se aguantaba la risa mientras todos preguntaban interesados.

– Es nuestro jefe. – explicó aún riéndose mientras el primero se sonrojaba.

– Pues a ver si te mima un poco y te pone unos horarios más legales.

Le sacó una lengua y dio un trago, resistiéndose un poco (muy poco) al típico interrogatorio de sus amigos.

 

 

– Cuando se apagaron las luces ya sabíamos que estaban a punto de salir, pero se encendieron esos focos y solo había un mar de niebla y entonces Jen empezó a  cantar y…

– Minki, come.

– Y la niebla se iba disipando y…

– Minki.

La excitación del concierto duró toda la semana, acentuada cada vez que encontraba alguien nuevo a quien explicárselo. Sunyoung empezaba a estar un poco harta, y más en un día como ese que estaban cenando todos en familia, con Yixing y Baekho.

Su hijo pequeño la miró mal antes de seguir comiendo y aunque estaba acostumbrada estuvo a punto de saltar por eso. Yixing le cogió la mano por debajo de la mesa, sonriéndole y acariciándole el anillo nuevo que ahora adornaba su dedo anular.

Baekho les miró, sonrió y siguió comiendo.  Lo había visto, por supuesto.

– ¿Has pensado ya que quieres para tu cumpleaños Minki? – le dijo para distraerle. Estaba al caer y aun necesitaba un regalo…

– Ah. Taek nos ha invitado a dormir en su casa. – explicó – como también es su cumple la semana siguiente decíamos de celebrarlo juntos. Y tal. Y propone que vayamos los cuatro a dormir a su casa.

– Ah, pues estaría bien avisar y tal… – le soltó su madre con mal disimulado sarcasmo.

– Si, si. – respondió sin más. – pues eso. Aun no sé que día pero nos quedaremos a dormir allí. Pero también quiero celebrarlo con vosotros ¿eh?

– Pues menos mal… – Sunyoung cogió el vaso para dar otro trago y vio como el mayor de sus hijos seguía el recorrido de su mano y sonreía. Luego se dirigió a su hermano aún sonriendo.

– Pregúntale a Taekwoon que día quiere que vayáis. ¿vale? Como antes mejor.

– Vaaaale.

– Así podemos invitar a los primos a merendar un día para celebrarlo nosotros.

– No quiero que vengan los primos. Dabin se la pasará berreando y Jibin es un pesado.

– ¡Minki! – exclamó su madre horrorizada. – con lo que te quiere Ji. No digas eso pobre.

– Te persigue porque te quiere. – le explicaba JR. – porque te admira mucho.

– Ya, ya.

Al final aceptó la merienda familiar sobornado por Baekho que le dijo que le llevaría al parque de atracciones.

“Como si fuese una cita” se dijo a si mismo y siguió comiendo feliz.

– Entonces… Sunyoung, Yixing- interrumpió Baekho cuando ya iban por los postres. – ¿Ya hay fecha?

La madre se sonrojó hasta las orejas mientras que él sonrió de oreja a oreja y asintió, sosteniendo su mano.

– Si. Para mayo.

– Felicidades. – les sonrió Baekho sincero.

– ¿Eh? – Minki levantó la cabeza de su postre desubicado. – ¿fecha para que?

– Mamá y Yixing se casan. – le explicó su hermano.

– Oh… – se quedó sin palabras por unos instantes. Cosa extraña. Pero no duró mucho. – ¿Me comprarás un traje?

Sunyoung sonrió, divertida, le abrazó y le besó el la coronilla.

– Claro que si bicho. – y al abrazarle Minki le cogió la mano y se miró el anillo.

– Es muy bonito. – le sonrió. – Mucho.

De algún modo, era su manera de decirle que se alegraba por ellos. Y Sunyoung no pudo evitar sonreír aun más y abrazarle.

 

 

– Mi madre se casa. – les explicó JR a sus amigos durante el recreo.

– ¿Si? ¿cuándo?

– No, en primavera. Lo anunciaron ayer.

– Wow. Mola.

– Si – sonrió.

– ¿Y tu hermana china vendrá a la boda?

– Te he dicho que no voy a presentártela Hyuk.

Le miró mal y se dejó caer sobre el banco, dando otro mordisco a su bocadillo.

– Ah, por cierto. – saltó Zitao. – ¿Sabéis el crío ese de primero que decimos a veces que si es gay o no? Pues es el hermano de Sangmin. Se llama Lee Taemin.

– Oh. – se interesó Min. – ¿Y es gay?

– No se, – se encogió de hombros – no hay tanta confianza. Aunque yo sigo asegurando que si.

– ¿Y de que hablas tu con Sangmin? – le preguntó JR curioso.

– Voy con ella para hacer los trabajos de historia. – explicó.

– Ah. – Minhyun se rió. – A veces me olvido de que nos pusieron por parejas a boleo.

JR se rió también y Hyuk y Tao les fulminaron con la mirada.

– Cabrones. Claro, como a vosotros os pusieron juntos…

– Menuda chorra tenéis…

Ambos sonrieron orgullosos, regodeándose un poco de su suerte.

– Pues hablando de los trabajos de historia – soltó Sanghyuk con desinterés – el otro día fui a casa de Joohyun.

– Anda, que tu también tuviste suerte ¿eh?

– ¿Y que? ¿Pasó algo? – se interesó JR.

Joohyun era bastante mona, popular, simpática, y obviamente coladísima por Hyuk.

– Mala pregunta JR – le corrigió Zitao. – la pregunta es QUE pasó.

Los demás rieron, pero Sanghyuk seguía sin responder, mirando serio al vacío.

– Bueno… igual no… – rectificó Tao ante su silencio. – ¿Pasó algo Hyuk?

– No… – dijo al fin. – Es que su hermana está muy buena…

– Dios. – Se rió Minhyun – vaya uno estás hecho.

– Pobre Joohyun. – se apiadó Zitao medio en broma. – con su propia hermana.

– Es que… en serio… – intentaba justificarse. – Está en la universidad y… Bff…

– Eres un capullo. – se reía JR.

– Ñeh… no es culpa mía. – se excusaba – Las chicas se hacen ilusiones con nada.

– Bueno, si, es normal. Cuando le dices a alguien que le quieres suele interpretar que le vas a querer durante más de un par de días…

– Con JaeHee estuve tres semanas.

– ¡Atención! – se reía Tao – ¡Tres semanas! ¡Dios mío!!!

– Ñeeeh…

 

 

Al salir ese día de clase Minhyun volvió a dejarles colgados para irse a casa con Aron. Ya parecían lejanos los días en que se quedaban los cuatro en el parque charlando después de clases. O no, pero se había acostumbrado a la nueva rutina. Con ellos estaba en clase todo el día, y le gustaba charlar con Aron esos diez minutos que compartían de camino. A veces un cuarto de hora. A veces veinte minutos. Además de que estaba mejorando mucho en el inglés. Eso era importante también ¿no?

He conseguido que me salga “broken Hearts” casi entera – le explicaba orgulloso – aún tengo que practicar mucho pero… me sale.

– Muy bien – le felicitaba Aron. – Algún día quiero escucharte.

– Nah, no toco tan bien.

– Estoy seguro de que si.

– Bueno… – cumplidos así, viniendo de Aron, le hacían sentir tan orgulloso… – en fin, que gracias por las…

– Las partituras.

– Si. – sonrió avergonzado. No conseguía que se le quedase esa palabra.

– Faltaría más. – sonrió Aron a su vez sacudiéndole un poco el pelo. “Aish…”

Caminaban muy juntos, sacando un tema de conversación detrás de otro, y, como siempre, empezaban a ralentizar el ritmo al acercarse al cruce donde se separaban.

– Oh, por cierto. EL profesor Han. ¿Sabes si está casado?

– Ah… Creo que no. – respondió Aron algo confundido. – ¿a que viene eso?

– Em… – Minhyun trataba de explicarse, buscando las palabras adecuadas. – comentábamos en clase si…. ¿crees que puede ser Gay?

– ¿Gay? – exclamó extrañado. – oh, no, para nada.

– ¿Seguro?

– Seguro. Creeme. – se detuvieron ante el cruce, sin intención de dejar de hablar.

– Jo… pues tenía un punto.

– En eso si estoy de acuerdo. – admitió riéndose. – ¿Sabes quien si que es gay? – Minhyun le miró interesado – No se si debería decírtelo, en realidad no se ni como se llama. Kang creo. Está en el edificio de primaria y da clases a párvulos…

– ¿Baekho? – preguntó Minhyun aguantándose la risa.

Si, creo que le llaman así.

– Si, si lo es – añadió ya riéndose. Aron le miraba sorprendido, extrañado de que fuese de dominio público entre los alumnos. Una cosa era que se cotillease y otra que se supiera seguro… – Es amigo de JR y su hermano, el que te dije que… nos acompañó al concierto y tal.

– Ah. Entonces le conoces…

– Si. – se rió.

Pues vaya grupo. Ahora entiendo de donde ha sacado Minki toda su pluma…

– ¿A que si? – se rió Minhyun. – Tan pequeño y es tan… obvio.

Aron se rió, recordando sus clases con el pequeño. Tenía ese aire de diva ya…

– ¿Y JR? – Preguntó Aron – Me parece que ahora tiene novia pero…

– Oh, no. O por lo menos, él asegura que no. – se rió Min – Pero a veces hace bromas con nosotros.

– Eso está bien.

Minhyun se miró los zapatos, dudando. “A estas alturas ya es muy obvio, pero…”

– Tu sabías que Tao y yo…

– Si, sois muy obvios – respondió Aron sin rastro de burla – Tao porque tiene mucha pluma. Y tu te paseabas de la mano con Choi Minho cuando salíais.

No pudo evitar reírse al recordar eso. Había sido un cotilleo bastante extendido incluso entre los profesores. Suponía que eso era en parte lo que le había llevado a fijarse en Minhyun. Eso y sus gestos adorables, intentando parecer seguro de si mismo y avergonzándose a la mínima, esa sonrisa tímida y tan preciosa, esos ojos que brillaban cuando le miraban.

Es muy ilegal liarme con un alumno… ¿no?” Si, si lo era, demasiado, aparte de que era menor y todo eso. Y luego estaba que él tenía que regresar a LA en un par de meses… “¿Y si se enamora? ¿Cómo podré irme entonces?” “¿Y si me enamoro yo?”

Minhyun se miraba los pies ahí junto a él, seguramente buscando algún otro tema de conversación que le diese la excusa para pasar en ese cruce otros veinte minutos. Y Aron no perdió la oportunidad para dárselo.

Ei, tus zapatos. – realmente lo acababa de ver – Son unas “Rollers” ¿verdad?

– Ah, si – sonrió él. “Jo, es que es guapo el jodido…” Pensó Aron sin poder evitarlo – las encontré haciendo limpieza, ni recordaba que las tenía.

– ¿No son nuevas?

– No, que va, son de las originales, las primeras o segundas que… hicieron. – respondió sin poder evitar fardar un poquito.

Wow.

Los zapatos realmente le impresionaban, pero por un momento pensó que aún le gustaba más verle sonreír.

– Si, – Minyun sonreía, algo avergonzado, sus mejillas se sonrojaban ligeramente. “Estás cayendo…” Ya parecía inevitable. “Vas mal…” No me gustaban cuando me las compré. Llevan en el armario como cuatro años…

– Menuda herejía.

Minhyun rió aunque no estaba muy seguro de que significaba eso. Estaba mejorando en su inglés, pero no tanto.

Aron seguía hablando para no dejarle marchar, ni siquiera tenía que esforzarse en hacerlo.

“Sabes que esto no es buena idea”

“Pero…”

“¿Pero?”

“Es guapo…”

Eso no parecía motivo suficiente para tirar una beca por la borda. Porque desde luego si le pillaban liándose con un alumno lo mínimo le quitarían la beca.

“No es solo guapo, es…”

“Deja de pensar en eso” se ordenaba a si mismo. Y lo intentaba. De veras. Pero mientras él le hablaba de cotilleos del colegio, sus clases de música, la última idea loca de su hermana o cualquier tontería por el estilo no podía dejar de mirar sus labios y pensar que lo único que deseaba era besarlos.

Aún era peor saber que él también le gustaba al chico. Que podría pasar. “Si tuviese mi edad ya le hubiese entrado” Pensaba. En el fondo tenía muy claro que la legalidad de liarse con un alumno no le preocupaba mucho. “Bueno, si, un poco si…”

Se imaginó a si mismo besándole, rodeando su cintura con sus brazos… “No puedes, no lo hagas”

Suspiró para sus adentros, miró la hora y fingió darse cuenta de repente de lo tarde que era.

Uf, debería irme, con la de trabajo que tengo para mañana…

– Si que es tarde…  – reconoció Minhyun apesadumbrado.

Aron fue el primero en despedirse, intentando no hacer caso de esa vocecita en su cabeza que le gritaba “no, no te vayas, bésale”. Dudaron unos instantes y luego se dieron la vuelta para alejarse cada uno por su camino.

Minhyun caminaba mirándose los pies. Por un momento le había parecido que Aron le miraba los labios. Muy fijamente. “¿va a besarme?” había pensado. Nada le hubiese gustado más. Pero claro. Eso sería demasiado perfecto ¿no? Aron era el profe guay, el que todos adoraban, el ídolo del colegio entero. Él era solo Minhyun.

Hubiese sido tan perfecto que le besara…

Eh Minhyun. – le llamó Aron cuando apenas había hecho cuatro pasos. Se giró de inmediato, algo nervioso. Él dudaba. – Em… no, bueno, nada.

“¿Nada?” “jo…”

Se giró y siguió andando, y él iba a hacerlo también cuando Aron volvió a darse la vuelta y regresó.

Bueno, si, necesito decírtelo, ya si eso decides tu. – Hablaba rápido y a Minhyun le costaba seguirle. – Seguro que ya lo sabes, porque ya es más que obvio que me gustas, y creo que no me equivoco si pienso que yo te gusto a ti también. Y eso sería pefecto si tuvieses tres o cuatro años más o si yo no fuera a irme en enero pero teniendo que irme me da miedo que intentemos algo y ¡dios! Eres tan joven que podrías enamorarte. No es malo, claro, pero me sentiré fatal si esto funciona y luego tengo que irme y dejarte aquí y si fueses mayor de edad pues probablemente no me lo plantaría pero me pareces vulnerable. Que probablemente yo también lo soy, pero eso ya es mi problema y puedo decidir yo si quiero arriesgarme o no, pero no puedo decidir por ti, así que…

Bajó el tono de voz hasta quedar en silencio mientras Minhyun parpadeaba intentando procesar lo que había dicho. Asumir que se le había declarado, en inglés y soltando esa parrafada casi sin respirar… “Creo que he pillado como la mitad” “Espero que sea la mitad importante…”

– Me gustas – repitió Aron esta vez en coreano – Pero si lo intentamos, y aunque esto funcione tendré que irme en febrero. Enero, perdón. ¿Te quieres arriesgar?

Sentía el corazón a cien mientras esperaba una respuesta. Minhyun le miró durante unos instantes que se le hicieron eternos aunque no duraron ni un segundo. En esas milésimas pudo ver como Minhyun separaba los labios y cogía aire, como su pecho se hinchaba y los ojos se abrían por la sorpresa, como brillaban emocionados y como los músculos de sus piernas se tensaban para dar dos pasos al frente y besarle.

Y en el momento en que sintió sus labios se dio cuenta de que todo era un error, porque sería imposible no enamorarse. Y después de estar en el cielo ¿cómo podría regresar a la tierra?

 

 

 

Anuncios

Acerca de ShirokoToKuroko Fanfics

Somos... Otakus, k-popers, fujoshis, y... bueno, no vamos a poner el resto aquí! XD vale, vale... nos encanta leer y escribir, mirar animes y doramas, dibujar, escuchar música y fangirlear a tope!!!! y si, estamos locas! ^^

Publicado el marzo 11, 2014 en Ámame profe y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Ame este capítulo, literalmente he vivido toda la historia.
    Aron y su declaración en ingles y el beso con Minhyun. Perfecto ♡

  2. .__________. mori con ese final! no me dejes así jaja
    quiero leer mas minron :3
    continualo pronto porfaaaa
    saludos ^^

  3. ¿Por qué me imagino a Jared Leto al escuchar la narración de ese concierto?^^
    MinRon son muy amor, me encantan.

  4. wow en serio m enkanto todo de ste fanfic!!!! parece un dorama. sta super 😀

  1. Pingback: Ámame profe | SHIROKOtoKUROKO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: